Identidad

La primera vez que tuve sexo después de la transición

Después de que Charlie Craggs se presentara como mujer, tener sexo con hombres heteros la hizo descubrir lo poco que les importa el placer de las mujeres.
ÁG
traducido por Álvaro García
Sirin Kale
tal y como se lo contó a Sirin Kale
18.6.21
Dos manos entrelazadas, una con una pulsera de la comunidad LGBTQ
Ilustración por Niallycat

Artículo publicado originalmente por VICE en inglés.

Soy una mujer trans y antes de hacer la transición me acostaba con hombres gays, aunque nunca me identifiqué como un hombre gay porque siempre me sentí como una mujer. Ahora soy una mujer trans y me identifico heterosexual, lo que significa que me acuesto con hombres heteros o bisexuales.

Una de las principales cosas que he notado sobre el sexo ahora es lo diferente que me tratan. He aprendido mucho sobre cómo los hombres heterosexuales tratan a las mujeres, lo cual no encaja bien con mis creencias feministas. No tuve tanto sexo antes de la transición, porque estaba muy deprimida, pero cuando lo tenía, nunca me trataban así. Por ejemplo: a los heterosexuales no les importa si te vienes. Es algo que todas las mujeres saben, pero obviamente no me di cuenta hasta que hice la transición.

Publicidad

La primera vez que tuve sexo después de la transición —aunque en realidad siempre he sido trans, así que supongo que es la primera vez que tuve sexo después de presentarme como una mujer a tiempo completo— fue con un chico con el que había intercambiado mensajes durante algún tiempo. Una de las ventajas de ser una chica trans en los medios de comunicación es que a veces hay chicos lindos que te envían mensajes y si me gustan les contesto. Este tipo en particular me vio en las noticias cuando comencé mi campaña Nail Transphobia y me contactó. Reaccionaba positivamente a mis fotos de vez en cuando y ese tipo de cosas. Después de un tiempo sugirió que nos reuniéramos. Salimos un par de veces antes de tener sexo; soy cristiana, así que no me acuesto con gente en la primera cita.

Cuando finalmente tuvimos sexo, no fue algo bueno. No fue una experiencia agradable. Fue un desastre. En realidad no hay mucho que decir, además de: los hombres son basura. Estábamos en su casa y no estaba planeando que fuera algo importante. Había tenido sexo antes, no me consideraba virgen, solo era mi primera vez después de la transición. Solo quería tener sexo.

Fue muy divertido para él, pero no para mí. Sentí que había sido desconsiderado con mi cuerpo y mis sentimientos. No quería casarme con él ni nada; en todo caso, él estaba más interesado en mí que yo en él, pero al mismo tiempo quería que me respetara. Tuvimos sexo, él se vino y todo acabó, aunque yo no me vine. Entonces le dije: “Oh, ¿ya terminamos? Porque yo no he terminado”. Fue vergonzoso. No voy a acabar ahora que ya has terminado; ya ni siquiera estás sentado a mi lado.

Publicidad

Darme cuenta de que simplemente no le importaba que yo no me hubiera venido me dejó un muy mal sabor de boca. Supe entonces lo que mis amigas me han dicho toda mi vida: los chicos solo te usan como un juguete para estimularse, solo se preocupan por ellos mismos. No lo volví a ver después de eso.

Era diferente cuando tenía sexo con hombres gays. Se sentía más equitativo; ambos terminan de la misma manera. Los gays tienen más empatía y mejores modales para tener sexo; también quieren hacerte venir.

Creo que las chicas deben ser menos respetuosas cuando se trata de tener sexo. Tenemos que instigar las conversaciones sobre lo que nos gusta. Los hombres están de acuerdo con no tener esas conversaciones, porque para ellos no es un problema; pueden venirse con facilidad. Mientras que las mujeres sienten que deben ser respetuosas. Pero imagina si estuvieras teniendo sexo con un hombre y no hiciste que se viniera y te quitaste cuando llegaste al orgasmo y dejaste tus fluidos sobre él y te fuiste. Él diría, “¡Regresa! ¡No hemos terminado!” Ni siquiera lo pensaría dos veces.

Algunos hombres heteros que se acuestan con chicas trans creen ciertos mitos, por ejemplo, que las chicas trans no pueden venirse debido a las hormonas. Quizás algunas no puedan, pero yo sí lo hago. Otros chicos heteros con los que me he acostado no me tocan durante el sexo y cuando les pregunto después me dicen: “Oh, pensé que no querías que te tocara, a la última chica trans con la que me acosté no le gustaba”.

Les sorprendería saber cuántos hombres heteros tienen sexo con chicas trans. Somos deseables; el porno trans es la categoría de pornografía de más rápido crecimiento. Muchos chicos coquetean conmigo y me dicen “Siempre quise probarlo”, lo que personalmente me parece bastante desagradable. Es asombrosa la cantidad de chicos heteros —y me refiero a tipos realmente heterosexuales— que quieren intentarlo. Fui a una escuela de varones bastante ruda y puedo prometerles que lograría tener sexo con la mitad de los chicos de mi año si realmente quisiera. La mayoría de los hombres heteros no quieren llevarnos a casa con sus madres, pero sí quieren llevarnos a casa y tener sexo una vez. A menudo, quieren que los penetremos; son los tipos más heterosexuales y varoniles, pero te dicen: “Quiero que me penetres”.

Hay un grupo de chicos heteros a los que las chicas trans llaman “perseguidores”, porque quieren tener sexo con todas las mujeres trans que puedan encontrar; simplemente pasan por todas nosotras. Fetichizan a las chicas trans, son patanes, solo salen con chicas trans y son unos pervertidos. No es bueno ser un perseguidor; no es lindo. Si solo sales con chicas trans y no con otras mujeres en general, es realmente desagradable para mí, porque la única diferencia entre ellas y yo es un pene, literalmente. Hay una atracción trans, lo cual está bien, pero ser un perseguidor es algo horrible. Creo que con cada grupo demográfico marginado, siempre hay un grupo de hombres obsesionados de manera enfermiza, que nos fetichizan, y no es saludable y no es un cumplido. Además, esos tipos nunca se acostarán contigo una vez que te hayas operado; simplemente están obsesionados con los penes. Quiero encontrar un chico a quien le guste por lo que soy, no porque sea trans, o a pesar del hecho de que sea trans. Simplemente alguien que diga: “Oh, ¿eres trans? Está bien, genial”.

Mi consejo para una chica trans que está a punto de empezar a acostarse con hombres heteros es que inicie conversaciones sobre sexo antes de acostarse con ellos, porque es algo que le concierne. Debes comunicarte. Necesitamos decir lo que queremos y no ser respetuosas al respecto. ¡Las chicas trans también necesitan venirse! Sé consciente de tu valor, tu cuerpo y tus necesidades y deseos. Eres tan digna como el hombre con el que te acuestas. Además, si solo te usa como un juguete sexual para estimularse, ¡roba algo de su casa! Te trató como a una prostituta, ¿por qué no obtener una retribución? Literalmente hago eso ahora. Si el tipo no me trata con respeto, simplemente robo algo de su casa cuando me voy.