Estado por estado, partido por partido. Así están matando a los candidatos mexicanos
Ilustración de Mauricio Santos.
elecciones méxico 2018

Estado por estado, partido por partido. Así están matando a los candidatos mexicanos

No sólo se cuadriplicaron los homicidios políticos con respecto a 2012, sino que la saña anda suelta. Ahora hasta usan granadas.

Los asesinatos de candidatos y precandidatos han marcado las campañas de 2018. Van 39. Pero la violencia también ha segado la vida de representantes electorales, coordinadores de campaña, dirigentes partidistas regionales y, sobre todo, directivos municipales y representantes populares en funciones, que en total suman 125 homicidios en el actual proceso.

De los crímenes contra aspirantes a cargos de elección, la mitad ocurrieron en Guerrero (13) y Puebla (6). En Michoacán cayeron 4. Los partidos con más bajas fueron PRI (10), Morena (7) y PRD (6).

Publicidad

Así ha votado el crimen organizado, sacando de las boletas electorales a 39 ciudadanos que no conquistaron su simpatía.

Para conocer a detalle este nivel de violencia, VICE generó una base de datos donde podemos observar que 20 víctimas eran precandidatos y 19 habían logrado convertirse en candidatos. El 74% de los asesinados buscaban posiciones a nivel municipal; el resto, un banco en los congresos locales y federal.


Adiós a Los Pinos. Los manteles largos de Peña Nieto.


Si hay un segmento del electorado en el que no hay indecisos, ese es el de la mafia: 22 asesinatos se registraron antes de mayo, cuando arrancaron las campañas.

Y es que, por mucho, éste ha sido el proceso electoral más sangriento de la era democrática mexicana, pues en los dos procesos electorales federales más recientes, fueron menores las bajas entre los aspirantes a cargos de representación pública: de acuerdo con la consultora Integralia, 6 candidatos fueron eliminados en la campaña de 2015, mientras que en los comicios de 2012 ocurrieron 5 homicidios.

Visto a la distancia, los asesinatos de candidatos casi se cuadriplicaron entre 2012 y 2018, al pasar de 5 a 19 homicidios en tiempos de campaña.

La cacería de un candidato

Poco antes del amanecer del domingo 6 de mayo de 2018, vehículos que transportaban a decenas de hombres armados llegaron a la cabecera de Zaragoza, un municipio de Chihuahua ubicado a 300 kilómetro de la capital del estado, con población de apenas 7 mil habitantes desperdigados en numerosas rancherías.

Los visitantes quemaron 6 inmuebles, entre casas y comercios, pertenecientes al presidente municipal, Octavio Chaparro, y al candidato del PRD a sucederlo, su correligionario, Felipe Mendoza.

Publicidad

De acuerdo con testimonios recogidos por la prensa, los agresores usaron granadas durante su incursión. Entraron a la comunidad y asesinaron a varias personas en sus domicilios. Quizá eran de los pocos que repelieron la agresión. Una de las casas tenía 600 impactos de armas de fuego. A unos los mataron a tiros. A otro lo colgaron, desnudo.

Algunos intentaron huir, pero no lo consiguieron. Cuando varias horas después llegó la policía, encontró un vehículo en la comunidad de Francisco I. Madero, camino a Zaragoza. Aún ardía. Había tres personas calcinadas en su interior a las que sólo se les distinguía la mueca del miedo entre las llamas.


La factura que mece la cuna. Estos son los contratistas del gobierno que alertan contra el populismo.


Los agresores iban a la caza del alcalde y del candidato, pero ellos consiguieron escabullirse. De hecho, Felipe Mendoza, aspirante a la alcaldía, apareció varios días después, justo cuando iban a denunciar su desaparición. Estaba escondido.

Aquel domingo fueron ultimadas 9 personas en Zaragoza. A la que sí encontraron fue a Liliana García Mendoza, candidata a regidora y coordinadora de campaña del PRD. Su cadáver fue el último que apareció horas más tarde, en las aguas de un arroyo. Tenía huellas de tortura.

Como Liliana, otros 38 aspirantes a puestos de elección popular fueron asesinados entre el 15 de septiembre de 2017 y el 27 de junio de 2018, periodo que marca el arranque del proceso electoral y el cierre de la campaña en el país.

Publicidad

Guerrero, invicto en violencia política

En orden estatal, Guerrero ocupa el primer sitio con 13 asesinatos de aspirantes: 11 precandidatos eliminados y dos candidatos; seguido por Puebla, donde prendió en estos comicios la fiebre de la violencia política, que acumula 6 crímenes de esa naturaleza.

No obstante, es Tierra Caliente, esa comarca compartida por Guerrero y Michoacán la que concentra el mayor número de homicidios contra postulantes a cargos de elección: 19, la mitad del total, 4 de ellos ocurridos en tierras michoacanas, 1 precandidato y 3 candidatos a presidentes municipales.

Esa región concentró un tercio de los asesinatos políticos del país entre 2005 y 2014, que fueron 29.

Están después, con tres asesinatos, Estado de México, Guanajuato, Jalisco y Oaxaca. Coahuiila, Quintana Roo, Chihuahua y San Luis Potosí registran uno por entidad.


Las elecciones nos están dividiendo y tenemos que hablarlo.


PRI, con más bajas

PRI, Morena y PRD reúnen el mayor número de bajas. Al tricolor le mataron 10 aspirantes, 4 ellos eran precandidatos y 6 candidatos. A Morena le causaron 7 bajas en Puebla, Jalisco, Guerrero y Oaxaca. El PRD tiene el tercer sitio, con 6 aspirantes asesinados, 4 de ellos en Guerrero. PAN y Movimiento Ciudadano (MC) tienen 4 víctimas cada uno.

Un dato inquietante es que el crimen no sólo se ha ensañado contra los candidatos de los partidos políticos, sino también contra los independientes, ya que 3 cuadros fueron asesinados, 2 en Michoacán y 1 en Guerrero, todos ellos postulados para alcaldes. Al PVEM y al PES les asesinaron 2 aspirantes a puestos de elección, y 1 al PT.

Publicidad

En muchos estados, las alianzas nacionales que nominaron candidatos presidenciales no postularon candidatos a nivel local. No obstante, casi todos los partidos que conforman dichas coaliciones a nivel federal han tenido bajas. Por México al Frente (PAN-PRD-MC), 14; Juntos Hacemos Historia (Morena-PES- PT), 10; y Todos por México (PRI-PVEM), 12.


La televisión ya no vota como antes. AMLO encabeza tiempo de cobertura.


Disputa municipal, la más sangrienta

De los 39 aspirantes asesinados, 29 (74%) pujaban por un cargo de representación dentro de los ayuntamientos, 22 de ellos en la disputa por ser presidente municipal, y 7 iban en busca de un asiento dentro de los cabildos, como regidores o concejales.

Si a estos últimos se suman los 8 crímenes contra aspirantes a una curul en las legislaturas estatales, puede establecerse que 92% de los asesinatos se ha dado en el ámbito de la disputa electoral local, que concentra 36 de los 39 crímenes.

Sólo 2 de las víctimas buscaban posiciones legislativas federales, una en Guerrero y otra en Coahuila.


El candidato Meade es el campeón de las campañas… a puerta cerrada.


Sigue a Esteban David Rodríguez en Twitter: @estedavid Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs