Vitalic
Foto por Santiago Sepúlveda | Noisey en Español.

Sónar Bogotá 2018: Laurent Garnier, Vitalic y la vuelta a las entrañas de la ciudad

La cuarta edición en Colombia del festival de música electrónica de avanzada dejó gratos recuerdos cargados de bass, techno y nostalgia electroclash.
19.11.18

La Carpa de las Américas, adyacente al Centro Internacional de eventos Corferias, dio paso a un festival en el que se volvió al corazón de una ciudad. El Sónar Bogotá regresó, en su cuarta edición, quizá con más bombo y energía que ambición musical, algo a lo que había acostumbrado a su público en años anteriores. De igual manera, los bogotanos cumplieron la cita desde temprano con el festival de música electrónica de avanzada, a pesar de la inclemencia del clima capitalino.

Publicidad

Mientras las nubes chocaban y la lluvia llegaba de forma intermitente, el festival abría sus puertas. Los héroes locales Verraco y Julio Victoria cumplieron con creces sus presentaciones vespertinas, acompañados de un público que siempre ha estado pendiente de quienes han ganado un nombre en los escenarios colombianos a lo largo de los últimos años. Entrada la noche, el aforo se movió en péndulo entre el Sónar Hall y el Sónar Club; el desangelado Sónar Village fue descartado por muchos, por el clima o tal vez por la variedad sonora. Las presentaciones de Giorgia Angiuli y HVOB subieron los ánimos desde temprano, fueron aclamados desde que entró la noche con sus expresiones de techno ligero en el Club. Los live acts fueron la carta de invitación del Hall: Fatima Al Qadiri, Benjamin Damage y Vitalic conglomeraron a los más inquisitivos, con un jugoso insumo de bass, techno y nostalgia electroclash. Una fiel muestra de la verdadera esencia detrás de Sónar

El Sónar Village dio cabida a géneros que han ido surgiendo esta década como el trap y el electro latino: fue el escape al tumulto. Triunfaron Cerrero y Ha$lopablito, con emotivas puestas en escena para los que se quisieron salir del molde electrónico. ¿La gran decepción? Yung Beef, una cátedra precisa de postureo, y nada más.

Se hizo tarde, la noche más negra y fría, condiciones propicias para que el maestro Laurent Garnier y el emergente Kobosil dieran rienda suelta al poder del techno. El calor del baile frenético invitaba a vivir y a bailar con mucha energía las selecciones hipnóticas del francés y la crudeza del alemán.

Publicidad

Eso fue todo, la evidencia de una cuarta edición donde la abstracción que tenemos de Sónar se iba diluyendo en una fornida y variopinta oferta technera. Tal vez estas latitudes están acostumbradas a eso, pero quedó la sensación de que algo faltó. En resumidas cuentas, Sónar Bogotá 2018 lo hizo bastante bien, y la gente salió feliz.

1542655446016-_MG_6651
1542655541887-JV
1542655589594-_MG_6680
1542655616098-_MG_6703
1542655673261-_MG_6817
1542655699045-_MG_6857
1542655723570-_MG_6873
1542655748000-_MG_6904
1542655780042-_MG_6975
1542655798383-_MG_7044
1542655821416-_MG_7247
1542655864219-_MG_7341
1542655902490-_MG_7400
1542655936241-_MG_7440
1542655969699-_MG_7461
1542655995906-_MG_7508
1542656017533-_MG_7531
1542656083940-_MG_7597
1542656122346-_MG_7614
1542656165928-_MG_7730
1542656204441-_MG_7777
1542656287406-_MG_7837
1542656315189-_MG_7916
1542656347151-_MG_7923
1542656395517-_MG_7949
1542656430531-_MG_7956
1542656519149-_MG_7991

*Todas las fotos por Santiago Sepúlveda.

Conéctate con Noisey en Instagram.