Esta chica pidió a 25 países que mejoraran su imagen

Hablamos con la periodista autónoma Esther Honig sobre su serie fotográfica que se ha convertido en un fenómeno viral.

|
ene. 8 2018, 8:27am

Esther Honig está llevando a cabo la labor de explorar la belleza a nivel global. Como periodista autónoma y gestora de redes sociales, Honig se encuentra frecuentemente obligada a manipular fotografías que aparecen en la web y así se le ocurrió la idea de comparar las interpretaciones estéticas que se hacen en diferentes culturas. Para una serie fotográfica titulada Before and After, que se ha vuelto viral y está apareciendo por todas partes en la web, lanzó una sencilla petición a diseñadores gráficos de 25 países diferentes:

"Hola, me llamo Esther Honig y me gustaría mejorar esta imagen [de mí] utilizando Photoshop. Confío en que tomes cualquier paso que consideres necesario. Hazme guapa".

Los resultados de los diseñadores de cada país son asombrosamente diferentes. El color de los ojos, la ropa, el pelo e incluso el tono de su piel fueron sometidos al bisturí digital de los diferentes artistas gráficos del mundo. Como era de esperar, la Honig pakistaní, la Honig serbia y la Honig filipina son enormemente diferentes. Cada detalle podría revelar algo de la cultura del diseñador o quizás solo responda a su criterio personal de belleza. "Aunque el planteamiento global era la belleza", nos comentó Honig, "los participantes, independientemente de su cultura, tenían diferentes perspectivas de lo que significa la palabra belleza".

El cerebro (y rostro) tras este proyecto conversó largo y tendido con The Creators Project sobre el proceso de ser íntimamente reinterpretada en más de 20 formas distintas, sobre la influencia del Photoshop en la sociedad moderna y sobre lo que ha aprendido de este proceso.

Estados Unidos

The Creators Project: ¿Qué fue lo que te inspiró para crear la serie Before and After? ¿Hubo algún álbum de fotos o proyecto claramente basado en Photoshop que te diera la idea?
Esther Honig: Quería meterme en la conversación y utilizar mi propia imagen como punto de partida para el experimento. Constantemente aparecen online nuevas historias y colecciones de imágenes que examinan las implicaciones del Photoshop. Yo no diría que hubo una historia particular que me inspirara, sino más bien me di cuenta de que había una forma en la que podía pasar a formar parte de esa conversación de forma literal. Soy una lectora empedernida y gran consumidora digital, así que he leído mucho acerca de cómo Photoshop genera imágenes de belleza inalcanzable. Lo que no se había discutido es cómo los estándares de lo inalcanzable varían de persona a persona y de cultura a cultura.

La idea me vino mientras trabajaba como gestora de redes sociales en una pequeña empresa local. Mi jefe me descubrió Fiverr, una plataforma internacional de autónomos que te permite contratar a trabajadores autónomos de todo el mundo, desde diseñadores gráficos, dobladores, animadores y hasta traductores. Me pidió que utilizara el sitio para contratar a trabajadores a bajo precio para los proyectos que me asignaba. Me familiaricé con la plataforma y me encontré con cientos de personas de más de una diez países diferentes que ofrecían sus servicios de Photoshop. Se me ocurrió que cada uno de estos trabajadores tenía una idea estética diferente. Si enviaba la misma imagen a algunos de ellos, la alterarían de formas diferentes, influenciados según sus conceptos culturales y personales de belleza. La introducción relativamente reciente de plataformas para contratar a autónomos haría posible la realización por primera vez de un experimento como este.

Empecé por enviar mi imagen a unos cuatro o cinco autónomos a la vez y en todos los casos recibí productos interesantes. Aunque no pude ver los patrones o arquetipos de belleza que esperaba, decidí convertir esto en un proyecto para examinar cómo los estándares de la belleza inalcanzable varían en cada cultura del mundo.

Filipinas

¿Puedes hablarnos de las conversaciones que tuviste con los colaboradores internacionales? ¿Les pediste simplemente "hazme guapa con Photoshop" o les diste indicaciones más amplias? ¿Cómo escogiste a los participantes?
Esta fue la petición que les envié en un principio:

"Hola, me llamo Esther Honig y me gustaría mejorar esta imagen [de mí] utilizando Photoshop. Confío en que tomes cualquier paso que consideres necesario. Hazme guapa".

En algunos casos el diseñador quería que le enviara una imagen que pudiera tomar como ejemplo. Les dije que imaginaran cómo se manipularía mi foto si fuera a ser publicada en una revista de moda de su país. Quería que mi petición fuera lo más abierta posible para poder darles una libertad creativa total. Quería que su trabajo fuera auténtico con la menor influencia posible.

Escogí a los trabajadores autónomos de forma aleatoria. Muchos de sus perfiles en Fiverr mostraban imágenes de su "portfolio" pero algunas de esas imágenes debían de haber sido tomadas de otras páginas web. Fue algo aleatorio. Contactaba a alguien para que manipulara mi imagen con Photoshop y una persona podía añadir un filtro y un poco de aerógrafo, mientras que otros la transformaban completamente. He escogido las imágenes que fueron más manipuladas para publicarlas en mi colección. Quería conseguir una representación amplia y trabajar con personas de tantos países como fuera posible. Cada vez que encontraba a un autónomo de un país del que todavía no tenía representación, le echaba el guante.

Kenia

¿Cuáles son tus sentimientos hacia el proyecto ahora que ha concluido? ¿Salió como te lo imaginabas?
No, no salió para nada como tenía planeado. No vi los patrones que esperaba y estuve a punto de abandonar el proyecto. Entonces empecé a verlo desde otro ángulo; estas personas no estaban solo influenciadas por sus prejuicios culturales sino también por su estética personal. Empecé a pensar que aunque el planteamiento global era la belleza, los participantes, independientemente de su cultura, tenían diferentes perspectivas de lo que significa la palabra "belleza" .

¿Cuál fue la parte más estimulante del proyecto? ¿Cómo te enfrentaste a las barreras lingüísticas? ¿Alguno de los participantes se encontró con dificultades para crear lo que le pedías?
Sí que creo que el idioma fue una barrera para la creación de estas imágenes. Cuando te comunicas a través de mensajes indirectos no puedes estar seguro de lo que entiende la otra persona. Por lo general pude escribir en inglés a cada uno de los autónomos, aunque en algunas ocasiones estoy segura de que ellos utilizaban el traductor de Google.

Algunos de los participantes me enviaron imágenes que apenas habían modificado. Podían haber aplicado un filtro o clonación, y aunque todavía las veía como representaciones válidas para este proyecto, no eran tan interesantes como otras.

¿Te ha revelado o destacado este proyecto alguna diferencia cultural o percepción de belleza de alguna parte del mundo que no esperabas? ¿Los resultados reafirmaron alguna noción preconcebida que tuvieras de cómo la gente evalúa la estética en diferentes partes del mundo? ¿Hubo alguna imagen de algún país que te sorprendiera en particular?
Es importante recordar que cada una de las fotos ha sido manipulada por una persona diferente. Es difícil decir qué es cultural y qué es personal, eso es lo que resulta interesante, ordenar las posibles influencias. Muchas de las fotos parecían recurrir a diferentes eras, atascadas en ciertos periodos o modos, retocadas con influencias de los 70 o al estilo glam rock de los 80. Empiezan a revelar en qué momento diferentes ideales de belleza alcanzaron diferentes lugares del planeta, y luego cómo fueron seleccionados y transformados.

Pakistán

¿Alguna de las imágenes manipuladas es tu favorita? ¿Por qué? ¿Y alguna es tu menos favorita?
Marruecos envió la imagen más dinámica. La elección del autor de vestirme con un hijab introdujo un nuevo elemento a la noción de belleza y costumbres religiosas que no había considerado. Por el contrario, la imagen que recibí de los EE UU (con el pelo rubio) me espantó cuando la abrí. La manipulación era tal que me sentí como si me estuviera mirando al espejo y no pudiera reconocer mi rostro.

¿Qué es lo que has aprendido del proyecto de forma personal? ¿Crees que ha cambiado la percepción que tienes de ti?
Al repasar la colección de Before and After, uno puede ver tendencias en los modelos de belleza que representan la cultura de origen de cada diseñador, pero eso se basa completamente en la interpretación personal de cada uno. En general, lo que aprendí de este proyecto es que el Photoshop nos permite conseguir nuestros estándares de belleza inalcanzable. Cuando comparamos esos estándares a un nivel global, conseguir el ideal resulta más impreciso todavía. Casi llega a neutralizar la creencia en una belleza universal.

Para ser sincera, este proyecto ha afectado de alguna forma la percepción que tengo de mí misma. Busqué esta oportunidad de forma voluntaria y quedé satisfecha de cómo salió, pero me hizo más consciente de ciertos aspectos como el tono irregular de mi piel, que prácticamente todos los editores retocaron. También me recordó que mis cejas son más gruesas de lo normal, puesto que en muchas ocasiones las hicieron más finas y les retocaron el color.

Before and After fue un proceso muy diferente en comparación con mi trabajo habitual. Encontré un lugar especial entre la autoreflexión, los comentarios sociales y el periodismo fotográfico que se hace para canales de redes sociales. En el futuro me gustaría traducir más parte de mi trabajo como periodista a estas plataformas en expansión. Después de todo, esto parece ser el futuro de cómo interactuamos y descubrimos información.

Marruecos

¿Qué ideas tienes para tu próximo proyecto? ¿Cuál ha sido la influencia de Before and After sobre tus planes futuros?
Cada hora personas extrañas me envían decenas de imágenes después de haber descargado mi foto original y haberla manipulado para mí por "cortesía". El objetivo original se vio casi siempre influenciado, puesto que las nuevas manipulaciones han sido construidas sobre la base de los artículos que se han publicado sobre el proyecto. Esto no niega que no aporten algo, puesto que todavía son interesantes y reveladores en todo su derecho. La gente que me está enviando las nuevas imágenes podrían incluso haber considerado en mayor profundidad sus visiones culturales y personales de la belleza. Este proyecto tiene definitivamente el potencial para ser ampliado. He considerado cómo podría reestructurar el proyecto para incluir, por ejemplo, la imagen de otra persona o trabajar con profesionales del Photoshop en lugar de los autónomos aficionados que encontré online.

Chile

Imágenes cortesía de la artista.

Vía DesignBoom

Más VICE
Canales de VICE