Cultura

Hablamos con la primera mujer que se desnudó en el cine colombiano

A Esther Farfán no le dio miedo desnudarse para la pantalla grande en los setenta y se convirtió en la primera diva del país.

por Santiago Riomalo
31 Julio 2017, 6:36am

Todas las fotografías cortesía de Esther Farfán

Este artículo fue originalmente publicado en VICE Colombia

Por allá en los setenta, una mujer hizo lo que pocas —o quizá, ninguna— hubieran hecho: se desnudó en la gran pantalla. Esther Farfán, hoy por hoy, puede proclamarse como la primera diva que tuvo este país conservador.

Amazonas para dos aventureros (1974) y Esposos en vacaciones (1977) fueron su manera de mostrarse, literalmente, ante Colombia. En la primera película personificaba a una indígena, en la segunda a una joven escueta y genuina.

Se casó con Andrew Loog Oldham, el primer mánager de los Rolling Stones, y vivió en diferentes partes del mundo mientras se codeaba con mentes brillantes del arte (Andy Warhol o Pierre Cardin) y continuaba formando su carrera como modelo. Para Esther la clave de la belleza es la armonía a todo nivel y es por eso que con más de 60 años sigue siendo una diva que, por más que ya no aparezca en las portadas, marcó toda una generación y pavimentó, así fuera un poquito, la dura trocha que las mujeres han tenido que recorrer en este país.

Esther y Andrew Loog Oldham. Foto tomada por Mick Rock.

VICE: Esther, ¿cuál era el prototipo de mujer bonita en la Colombia de los años sesenta y setenta?

Esther Farfán: En cada década hay un estilo de belleza que se impone y diferentes aspectos determinan si una mujer es bonita en su época. En los sesentas y setentas tuvimos la belleza clásica, la moderna, la salvaje y la andrógina.

¿Te criticaron mucho después de tu desnudo en cine?

El impacto del desnudo fue fuerte. A mí me pareció ridículo que algunas personas no diferenciaran el personaje que yo interpretaba en la película —es decir, una niña hippie amante de la naturaleza, que se bañaba en un río— a la actriz que era yo. Me parecía absurdo que me juzgaran sin analizar que yo simplemente era un personaje en Esposos en vacaciones y ya.

¿Te gustaría ser una diva colombiana en esta época?

No, la diva es una persona que se caracteriza por su misterio, por su talento y en este momento hay demasiadas divas. En mi época había menos y era algo más raro, más selecto y, sobre todo, diferente.

"Antes, aunque había muchas menos modelos, tocaba esperar la revista o a que saliera la película. El proceso era muy lento"

¿Cuáles eran los lugares a los que iba una mujer como tú en los setentas bogotanos?

Al cine, al club y a las discotecas. Había una discoteca especial que se llamaba El Unicornio, otras como La Margarita y La Mamut Rosa. Todos eran lugares que estaban de moda en ese momento y donde ponían, también, la música del momento, que eran los Beatles, los Stones y música tropical.

Hoy por hoy hay más modelos, más competencia y todo el mundo se desnuda. ¿Crees que ahora es más difícil triunfar en tu oficio?

No, ahora creo que es más fácil por los medios de comunicación, la tecnología y las redes. Cualquiera puede subir una foto a Facebook o algo así, entonces es mucho más factible llegarle a la gente. Antes, aunque había muchas menos modelos, tocaba esperar la revista o a que saliera la película. El proceso era muy lento.

¿Te produce temor crecer y envejecer?

Realmente no. Para mí lo que es importantísimo es mantenerme vital, eso es lo esencial. Todos los seres de cada edad son bellos y la belleza es subjetiva, viene de lo más profundo de nuestro ser, entonces lo espiritual, lo físico y lo mental constituyen la vitalidad. Si el cuerpo está sano y la mente está despejada, la persona va a estar bien. Lo demás es superficial.

¿Te has sentido igual de bella toda tu vida?

Sí, en diferentes décadas he visto diferentes tipos de belleza en mí y en las otras personas. Una de las razones por las cuales yo comencé a tomarme fotos y modelar era para conocerme a mí misma y ahora cuando miro en retrospectiva y veo fotos mías de diferentes épocas, me gusta lo que veo. Cada época tiene su belleza.

Actualmente, el modelaje es un antónimo de inteligencia. ¿Antes era sinónimo de qué?

Era sinónimo de elegancia, de distinción, de glamour y de suerte. Ahora como hay tantos y tantas modelos, todo se distorsiona un poco.

Estuviste en Europa y en Nueva York en los mejores años del rock. ¿Cuál fue el mejor concierto al que fuiste mientras vivías afuera?

Estando por allá pude ir a muchos conciertos de música clásica y de rock. Lo que más me gustó, definitivamente, fue ver a los Rolling Stones.

¿Cuántas veces los has visto?

Como unas diez veces, pero no cuando vinieron acá el año pasado porque tuve que salir de Bogotá.

Pocas personas pueden decir que trabajaron junto a personajes como Pierre Cardin y Andy Warhol. ¿Qué aprendiste o qué te marcó de ellos?

Cuando conocí a Pierre Cardin lo que hice fue entrevistarlo porque yo era freelance para la Revista Cromos y después pude trabajar con él haciendo fotos de accesorios. Yo no hablaba mucho francés, él no hablaba mucho inglés, pero aun así hubo química y una buena conexión. Es un tipo realmente interesante y, al igual que yo, ama el teatro.

Yo trabajé en una película que se hizo en la casa de Andy Warhol, así que me volví más cercana a él. Era muy excéntrico, cálido y muy profesional. Me lo solía encontrar en una discoteca de Nueva York que se llamaba 54 y siempre estaba muy actualizado y con la cabeza en muchas cosas, pero siempre siendo igual de sencillo. La esencia de esas personas tan famosas es igual que la tuya o la mía.

Esther grabando una película junto a Andy Warhol en la época de The Factory.

Muchos podrían considerarte una feminista líder de este país. ¿Qué significa el feminismo para ti? ¿A qué otra mujer colombiana admiras?

A mí me tocó los inicios de la mentalidad de la liberación sexual. Me acuerdo que en una entrevista dije que las relaciones extramatrimoniales eran importantes y necesarias para que las personas convivieran antes de casarse y se conocieran realmente. Eso fue un escándalo y hoy en día eso no puede ser más normal.

Yo admiro a muchas mujeres colombianas: Fanny Mickey, Gloria Valencia, María Mercedes Carranza, Patricia Aldara, Beatriz González, Ivonne Nicholls, Margarita Rosa, y muchas otras que son admirables porque tienen el coraje de llevar la voz y hacer sus cosas de una forma original. Todas han logrado marcar un terreno siendo profesionales con lo que hacen.

Sin lugar a dudas fuiste y eres una progresista, pero me imagino que hay cosas de hoy en día con las que te sientes la más conservadora…

Sí, yo soy algo conservadora. Me parece importante conservar la pureza del idioma. A mí no me gusta como la gente ha empezado a hablar y a usar el español. También soy conservadora con el cuidado hacia la naturaleza y hacia los animales. Siento que se han perdido los modales, antes se era más formal con los demás y no se decían tantas groserías.

¿Cuál es el plan preferido entre la primera diva de Colombia, el primer mánager de los Rolling Stones y su primer y único hijo?

A nosotros nos gusta mucho estar en Apulo, ir a conciertos o simplemente estar juntos mientras cada uno trabaja en lo suyo. Somos muy de ser y dejar ser. Hacemos lo mismo que las demás familias, creo yo.

¿A quién definitivamente no te gustaría ver desnudo y a quién sí?

Me gustaría ver desnudo a cualquiera que se sienta cómodo dentro de su piel. Si te sientes bien dentro de tu piel y quieres hacer un desnudo, pues está muy bien. Y definitivamente no me gustan los que son faltos de estética, grotescos o burdos. De todas formas a este mundo llegamos sin ropa, así que bienvenidos todos los desnudos.