ESPAÑA

El Prat del Llobregat y el sambenito de la ciudad sin ley de España

Según datos del gobierno es la población con la mayor tasa de delitos: 511,47 por cada 10.000 habitantes. Una realidad que solo es cierta en términos estadísticos y no coincide con el verdadero impacto delictivo y criminal que vive el municipio.
4.10.16
Un coche policial en frente de una playa de El Prat de Llobregat. (Imagen vía Mossos d'Esquadra)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El Prat del Llobregat, a menos de 14 kilómetros de Barcelona, es un pequeño municipio que alberga infraestructuras de gran importancia para la capital catalana como el aeropuerto y una parte de su zona portuaria. Con poco más de 63.000 habitantes, la población costera, situada en el delta del río Llobregat, es conocida en la zona por sus celebradas alcachofas y la raza autóctona de gallos y gallinas denominados pollos de pata azul.

Publicidad

Lo que ni sus vecinos, ni las autoridades, ni siquiera la Wikipedia le habían atribuido jamás es el infausto título de ser el municipio con mayor tasa de delitos de España, concretamente 511,47 por cada 10.000 habitantes, de acuerdo con los datos facilitados por el Ministerio del Interior y detallados por El Confidencial relativos al primer semestre de 2016. En números absolutos: un total de 3.223 delitos, entre leves y graves.

Una realidad que, sin embargo, solo es cierta en términos estrictamente estadísticos y no coincide con el verdadero impacto delictivo y criminal que vive el municipio. Una de las principales razones —entre muchas otras— es que los delitos cometidos en el aeropuerto, que acoge a cerca de 40 millones de pasajeros al año, engrosan la cifra total correspondiente al municipio.

Formas de esconder y transportar droga: el ingenio de los narcos no tiene límites. Leer más aquí.

"La mayoría de detenidos en el aeropuerto, no tienen vinculación alguna con el municipio, de hecho, la mayor parte de los pasajeros ni siquiera son españoles, sólo están de tránsito y pisan el Prat del Llobregat de una manera simbólica y nunca vienen a la ciudad. Pero, a efectos legales, si delinquen, a menudo por temas fiscales y de tráfico de drogas, lo hacen en nuestro término municipal", se lamenta Ramón Dosaigues, inspector jefe de la Policía Local de El Prat del Llobregat.

Tanto Dosaigues como Joaquim Bartolomé, teniente de alcalde del Área de Seguridad Ciudadana del municipio, reciben las periódicas estadísticas del Ministerio del Interior como un jarrón de agua fría. Aseguran a VICE News que se tienen que comer con patatas el sambenito de "la ciudad sin ley" justamente cuando el municipio pasa por uno de sus momentos "más dulces", sobre todo, coinciden, desde hace algunos años cuando el históricamente problemático barrio de San Cosme dejó de ser "un pequeño infierno".

Pasajeros hacen cola en las mesas de facturación del aeropuerto de El Prat. (Imagen por Albert Olivé/EPA)

Cansados del estigma que pesa sobre El Prat, hace poco más de un año trasladaron sin éxito una queja al Ministerio del Interior, a través de los Mossos d'Esquadra, el cuerpo de policía autonómico catalán. Pretendían solicitar un cambio en cuanto a los parámetros utilizados para calcular la mencionada tasa de criminalidad. De nada sirvió, pues este verano se publicaron los mismos datos con idénticos resultados para El Prat, que volvió a liderar la estadística.

"Los artículos de prensa que han salido a nivel nacional se han limitado a copiar los datos que el ministerio facilita desde una perspectiva muy poco elaborada", critica el jefe de la Policía Local.

Publicidad

Dosaigues asegura que "no hace falta ser ingeniero nuclear para saber que no es lo mismo comparar un municipio que dispone no solo de un aeropuerto internacional, sino también de una parte de la zona portuaria, un campo de fútbol de primera división y uno de los centros comerciales más grandes de Cataluña con otro que, con sus mismos habitantes, no tiene este tipo de infraestructuras, más propias de grandes capitales con mucha población".

En este sentido, resultan clarificadoras las cifras sobre delincuencia facilitadas por el Departamento del Interior del gobierno de Cataluña y que, a diferencia de las del ministerio, no incluyen los delitos cometidos en el aeropuerto, donde se concentra la mayor parte de la actividad de la Policía Nacional y la Guardia Civil en El Prat.

Así, solo los Mossos d'Esquadra y la Policía Local, sin incluir las cifras de la Benemérita y la Policía Nacional, contabilizaron un total de 2.298 actos delictivos durante el primer semestre de 2016 y un 46 por ciento de ellos correspondían a hurtos, es decir, a robos sin violencia. Detrás, se situaban los daños, delito también leve relativo a la destrucción o deterioro de bienes ajenos.

Además, de estos casi 2.300 actos delictivos, el 32 por ciento tuvieron lugar en el centro comercial SPLAU, uno de los mayores de Cataluña y que reúne unas características en relación a su ubicación que lo convierten en una auténtica anomalía dentro del municipio.

España en la ruta del tráfico de drogas que podría estar financiando a Estado Islámico. Leer más aquí.

De hecho, el centro comercial está separado del núcleo urbano de El Prat por la C-31, la B-20 y la A-2, y forma parte de una pequeña punta de tierra en forma de "n" o de montículo que, aún sobrepasando el citado autopista por el norte, sigue perteneciendo al municipio.

Debido a esta irregular demarcación, también la mitad del campo del Real Club Deportivo Español y su calle trasera forman parte de El Prat, que en estas coordenadas geográficas, linda con Cornellá y Hospitalet de Llobregat.

Publicidad

"Esta zona limítrofe y alejada de la ciudad de El Prat está territorialmente más integrada en Cornellá y, de hecho, la mayoría de los visitantes del centro comercial son de allí o de Hospitalet de Llobregat simplemente porque el acceso es más fácil desde allí", explica Dosaigues.

"Si a todas estas especificidades, le sumas la actividad delictiva registrada en la zona portuaria que se extiende de Barcelona a El Prat del Llobregat y queda separada del núcleo urbano por el río, ya puedes entender mejor porque las cifras estatales dicen que somos el municipio con una mayor tasa de delincuencia en España", asegura Bartolomé.

Para completar el cuadro, añade Dosaigues, el hecho de que aquí operen al menos seis cuerpos con competencias policiales [a los antes ya mencionados, debe sumarse la policía portuaria y los agentes de la agencia tributaria] implica "una mayor interacción entre ellos y, por consiguiente, una mayor detección de delitos".

Ya ves, afirma irónico el inspector "lo peligroso que es vivir en El Prat".

Sigue a Maria Altimira en Twitter: @MariaAltimira

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs