FYI.

This story is over 5 years old.

Identidad

¿Puede ser aconfesional un Estado que concede medallas al mérito policial a una Virgen?

La Audiencia Nacional ha confirmado la decisión del Ministerio del Interior de conceder una medalla a la Virgen del Amor. Éste y otros aspectos que vinculan actos religiosos con actos políticos y militares cuestionan la aconfesionalidad de España
10.2.16
Momento en el que pusieron a la virgen María Santísima del Amor la Medalla de Oro al Mérito Policial en febrero de 2014. (Imagen por Daniel Pérez/EPA)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El febrero de 2014 el ex ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz, rubricó una Orden Ministerial para conceder a la Virgen María Santísima del Amor una Medalla de Oro al Mérito Policial con carácter honorífico. Dos años después, la Audiencia Nacional ha resuelto el recurso de la asociación Europa Laica, avalando esta decisión del Gobierno. El tribunal español entendía que la beneficiaria del reconocimiento era una cofradía, y no la figura sagrada.

En la orden firmada, Fernández Díaz, miembro numerario del Opus Dei, afirma compartir valores con la congregación religiosa condecorada tales como la "dedicación", el "desvelo", la "solidaridad" y el "sacrificio". El que fuera titular de la cartera de Interior ya fue objeto de mofa a finales de 2015 cuando dijo tener un ángel de la guarda llamado Marcelo que le ayudaba a aparcar.

Publicidad

España es un estado aconfesional, según su propia Constitución: no reconoce ninguna religión como oficial, sin perjuicio a los acuerdos que puedan existir con los representantes de creencias determinadas. Pero la influencia y la intervención pública del catolicismo, mayoritario en el país, genera episodios como el que se explica en estas líneas.

El recurso ante la Audiencia Nacional era un trámite necesario para llevar el caso al Tribunal Constitucional, de acuerdo a la organización demandante, el presidente de la cual recuerda a VICE News que los cuerpos policiales no deberían estar vinculados a ninguna confesión.

"En un estado democrático y de derecho es evidente que los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado no pueden estar vinculados a ninguna confesión religiosa de la naturaleza que sea", declara a este medio Francisco Delgado, presidente de Europa Laica.

El Vaticano abre la puerta a los divorciados pero rechaza las uniones homosexuales. Leer más aquí.

Ámbito militar

Y es que la Policía Nacional, fuerza de la que Interior es competente, no es la única institución española con vínculos con la Iglesia católica. A finales de marzo del año pasado trascendió que la Guardia Civil, un cuerpo de seguridad que pende del Ministerio de Defensa, destinó casi 11.000 euros a la peregrinación de una docena de agentes al santuario de la Virgen de Lourdes.

La organización profesional mayoritaria en el cuerpo, que tiene el derecho de sindicación prohibido, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), recordó que con esta cifra se podrían haber comprado "20 chalecos antibalas". Este colectivo se ha significado varias veces por pelear por la aconfesionalidad de la institución armada.

Publicidad

"Estamos totalmente en contra de vincular actos religiosos al cuerpo de la Guardia Civil. De hecho, en muchísimos acuartelamientos se encuentran imágenes religiosas católicas, dentro, como si fueran hermitas o santuarios en lugar de edificios públicos y de acuartelamiento. Eso confunde", declara a VICE News Juan Fernández, portavoz de la AUGC.

Fernández evoca el caso de Yamal, un agente al que el grupo apoyó para que le fuera financiado su peregrinaje a la Meca, un supuesto que, finalmente, le denegaron. Fue una forma de denunciar la doble vara de medir de la pretendida aconfesionalidad del Estado, de acuerdo al guardia natural de Melilla, un enclave español en el Norte de África.

En las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, parte geográfica de Marruecos, alrededor del 30 por ciento de los efectivos de la Guardia Civil profesan el Islam.

La también mayoritaria Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), dentro del área castrense, se ha posicionado en alguna ocasión en favor de una verdadera aconfesionalidad.

"Nosotros seguimos reafirmando la necesidad de mantener la aconfesionalidad en las Fuerzas Armadas, respetando la voluntad de los ciudadanos que han decidido tener un estado aconfesional y garantizando el ejercicio de la libertad religiosa de los militares, que no tienen por qué identificarse con un credo determinado", explica a VICE News Marco Domínguez, miembro de la AUME.

Publicidad

"En un país plural las instituciones tienen que reflejar el mensaje de que aquí cabemos todos, y en las Fuerzas Armadas estamos todos representados", añade el militar.

Evangelistas convertidos en justicieros en mitad de la violencia que asola Honduras. Leer más aquí.

Religión pagada con dinero público

La Iglesia católica recibe 11.000 millones de euros anuales del erario público a la vez que está exenta de pago de determinados impuestos, según un informe del Observatorio del Laicismo y la Laicidad presentado en 2015. Esta cifra resulta de juntar subvenciones directas y la suma correspondiente a la exención de tributos.

Cada residente en España, católico o no, debe pagar 20 euros al mes a la Iglesia. O lo que es lo mismo; el equivalente a una cifra que supera el 1 por ciento del PIB.

El mismo documento recuerda que en los Acuerdos Económicos de enero de 1979 se estableció que la institución se comprometería a producir los recursos suficientes para garantizar la autofinanciación. Los autores del informe entienden que el no cumplimiento del compromiso tras más de 35 años obligaría al Estado a dejar de suscribir el acuerdo.

Una de las cuestiones más espinosas respecto al papel preeminente de la religión católica en España es el hecho que el reglamento de la Ley hipotecaria considera la Iglesia un organismo público y a los obispos diocesanos funcionarios. Esto les permite inscribir como propios inmuebles y terrenos sin títulos de propiedad conocidos.

Publicidad

La apropiación de la Mezquita de Córdoba, considerada patrimonio de la humanidad por la UNESCO, se dio al amparo de esta doble condición de instrumento público e institución religiosa.

Perjuicios a conversos y apóstatas

En 2011 el Constitucional rechazó un recurso de la Agencia Española de Protección de Datos en nombre de un apóstata que pidió que en su libro bautismal figurara su decisión de romper con la Iglesia.

La institución alegó la "inviolabilidad absoluta de los registros de la Iglesia Católica frente a la acción del Estado" por considerar que las actas bautismales no tenían consideración de ficheros de datos. El alto tribunal dio por buenos estos argumentos. En el último estadio de la apostasía la decisión de dejar constancia de esta renuncia pende del obispo de turno.

También los conversos deben pasar por esta figura si quieren que se les deje de contar como católicos.

"Las personas que lo hacen lo han hecho por amor propio. Más que nada por tesón. Me convierto y quiero dejar mi constancia para que no me computen como parte de la Iglesia católica, por así decirlo", explica a VICE News Montse, una mujer conversa al judaísmo.

No fue su caso, pero sí le consta que algunas personas que, como ella, abrazaron esta religión abrahámica, tuvieron que entrevistarse con un alto jerarca de la Iglesia para justificar su decisión y que ésta se materializara.

LGBTQI e Islam: musulmanes y sexualidades disidentes. Leer más aquí.

Sigue a Quique Badia en Twitter: @qbadiamasoni

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES