500 euros para decir 'sí quiero' sobre la tumba de Franco

Una decena de parejas se casan cada año en la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, donde yacen más de 33.000 víctimas de la Guerra Civil.

|
25 mayo 2017, 4:15am

Una boda en el Valle de los Caídos. Imagen vía Wikimedia Commons

Es una posibilidad real, y de hecho la próxima boda allí se celebra a primeros de junio. Casarse en la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos es, cuanto menos, curioso. Al fin y al cabo, allí todavía yace —polémicas aparte— el cuerpo de Francisco Franco Bahamonde y cualquiera con dos dedos de frente sabe todo lo que eso representa.

Además hay otros elementos perturbadores a tener en cuenta. El primero es que, por mucha iglesia que sea, el sitio tiene tanto de santuario religioso —donde los cristianos celebran el sacramento— como de fosa común —donde hay enterrados más de 33.833 fallecidos de la Guerra Civil, 12.410 de ellos no identificados—. El caso es que aquí, en este acogedor entorno, consuman su matrimonio entre 10 y 12 parejas al año. Para casarse, pueden elegir entre la capilla de la hospedería y la basílica, aunque "la mayoría de parejas eligen la basílica, que es enorme y mucho más lucida", me cuenta Rosario, que atiende mi llamada desde la hospedería Santa Cruz. "Para conocer más detalles tienes que hablar con el padre José Ignacio".

Aparentemente, hablar con el padre José Ignacio, el prior claustral de la Abadía de la Santa Cruz, no es nada sencillo, según comentan en un foro especializado en bodas donde hablan del tema con total naturalidad, como si se tratara de la iglesia del pueblo y no de un monumento presidido por los restos de un dictador. De hecho, una de las parejas asegura que tuvo que pagar los nueve euros de entrada para plantarse delante del prior. En mi caso, tardé solo un día en poder contactar vía telefónica para hablar de mi "futura boda". Con mucha amabilidad, el sacerdote atendió mi llamada y me explicó los detalles más importantes a tener en cuenta antes de cerrar nada.

Casarse en el Valle de los Caídos

Imagen vía Wikimedia Commons

"Casarse aquí cuesta 500 euros, y cuando uno ya tiene las cosas claras avanza 100 para que no le quiten la fecha". Para que puedas comparar, casarse en el Monasterio de El Escorial cuesta 2.000 euros más extras. "Otra cosa importante es que tenéis que buscaros el sacerdote que oficie la ceremonia", me dijo el padre, que compartió que ellos no podían estar pendientes de todo lo que implica una boda. ¿Y la ideología importa? No según ellos, los monjes benedictinos que defienden la tesis del Valle como monumento a la reconciliación nacional. El fotógrafo, a modo de apunte final, no puede ser cualquiera y tiene que consensuarse con Patrimonio Nacional.

Para casarse, pueden elegir entre la capilla de la hospedería y la basílica, aunque "la mayoría de parejas eligen la basílica, que es enorme y mucho más lucida"

La otra opción, más sencilla, es quedarse con la capilla de la hospedería, que sale gratis y se pone a disposición de cualquiera que quiera celebrar allí su enlace (dentro de los cánones cristianos). La gracia está en que "las instalaciones" del Valle de los Caídos pueden dar cobijo a todo el festejo. Los menús para el banquete van de los 45 a los 100 euros y en las instalaciones pueden pernoctar hasta 220 invitados. La noche en una habitación doble estándar con desayuno sale a 68 euros, 95 la pensión completa. En definitiva, la hospedería es también todo un negocio —del que el Estado no publica las cuentas— propiedad de Patrimonio Nacional, y la cosa no solo va de bodas. "Contamos con dos auditorios y ocho salas equipadas para todo tipo de eventos, conferencias, reuniones, cursos y seminarios", anuncian a través de su cuenta en Twitter. Desde la hospedería nos confirman que también hacen bodas de oro y comuniones, mientras que en la basílica hay espacio para bautizos y funerales —cada 20 de noviembre se celebraban exequias en recuerdo de Primo de Rivera y Franco, algo que teóricamente dejo de ocurrir en 2009.

¿Una boda especial?

¿Y cómo es casarse en el Valle de los Caídos? Si dejamos de lado la historia que esconde hay que reconocer que es un paraje monumental y único. Al final también es cuestión de gustos, aunque irremediablemente el pasado y la ideología acaban entrando en escena. "Pese a todos los obstáculos, la boda fue en el Valle, como corresponde al ideario de ambos contrayentes con toda la carga simbólica que entraña el lugar", escribía Ana Montaña, escritora y poeta, en una entrada de su blog personal. En el Valle se casó su sobrina, y el relato habla por sí solo:

Lo cierto fue que el hecho de acceder a la Iglesia donde tendría lugar la ceremonia se convirtió en una aventura espeleológica, pues todos los invitados —alrededor de trescientos— teníamos que recorrer una considerable distancia por galerías heladoras hasta llegar a un ascensor en el que descendíamos de diez en diez y, una vez en las profundidades, seguir peregrinando un buen trecho por aquellas catacumbas que desembocan en el recinto sagrado.

Algunas partes de la basílica, todavía hoy, están valladas por el mal estado de conservación, y en 2010, cuando Montaña asistió al enlace de su sobrina, la Piedad de Juan de Ávalos, la escultura que corona el pórtico principal, estaba a punto de desprenderse. De allí su "aventura por las catacumbas", una manera curiosa de describir su paseillo entre las sepulturas de la Guerra Civil.

"La boda resultó preciosa y con un puntito como de clandestinidad de cristianos perseguidos. No cabe duda de que el entorno ya de por sí es sobrecogedor y el Aleluya de Haendel resonando entre los muros al paso de la novia en semipenumbra, todos tan pequeñitos en aquella inmensidad subterránea, apretaba el corazón...

500 euros por casarse en el Valle de los Caídos

La tumba de Franco, en la parte posterior de la Basílica de la Santa Cruz. Foto de Santiago Pastor, Flickr

Y atención que llega la guinda del pastel:

Las voces de los novios al formular las palabras que les unían en matrimonio sonaron nítidas e inequívocas sobre la tumba de Jose Antonio. En el momento de la consagración se apagaron las luces y sólo quedó iluminado el impresionante Cristo que pende sobre el altar, mientras se escuchaban de fondo las notas del Himno Nacional, que es de todos, de los azules, de los rojos y hasta de la roja".

Bueno, queda claro que en esa familia la ideología corría de un bando, por mucho que el himno sea "de todos". Además, ¿quién escucha el himno de su país el día de su boda? Será cosa de reyes y militares, supongo.

La verdad es que el relato de Montaña deja helado, y es que toda esa inmensidad subterránea, considerado el contexto, suena muy poco festiva y más bien sectaria. En todo caso, el detalle más importante es el siguiente: los novios, en el Valle de los Caídos y como en el resto de iglesias, juran el sacramento ante el altar. Y justo en el altar, en un detalle que no debería pasar desapercibido, es donde yacen los cuerpos de Primo de Rivera (parte anterior) y Franco (parte posterior).

boda en el Valle de los Caídos

Invitación a una boda al Valle de los Caídos. Imagen cedida a VICE

Pero bueno, que si te ponen una tarjetita cuqui, a lo mejor te olvidas del resto de cosas. "Independientemente del tema político, el año pasado fui a verlo y reconozco que es un lugar impactante y muy bonito, a mi me encantó", apuntaba en esta línea otra usuaria del foro de bodas, que censuró mis mensajes de consulta sobre este tema. Yo lo de bonito todavía no lo tengo claro, la verdad, y lo de casarme tampoco.

"Generalmente solo hay una boda en los tres meses del verano", me avisa el padre prior. Para el año 2018, el Valle tiene programadas de momento tres bodas. La mía, si fuera cierta, sería la cuarta, así que todavía tenéis hueco.

Sigue al autor en Twitter: @GuilleAlvarez41

Más VICE
Canales de VICE