Publicidad
tus derechos

Qué hacer cuando tu casero no te devuelve la fianza

Si en un mes no te han devuelto la fianza, puedes pedir intereses.

por Alba Carreres
10 Julio 2019, 4:00am

Fotografía vía usuario de Flickr John Bensons/ CC by 2.0

Si alguna vez habéis pasado por el mal trago que supone dejar un piso sin saber si te devuelven la fianza o no, sabréis cómo de incómodo es el momento. Está claro que cada uno vela por sus intereses y que más de una vez estos están enfrontados. Pero ambos sabéis que el casero es quien tiene la sartén por el mango.

Que si la caldera ya no funcionaba y además tiene 25 años y ya toca repararla, que si quiero la pintura de las paredes del mismo color de la que estaba hace cinco años, o un “el horno va a cargo vuestro porque seguro que habéis hecho un mal uso”. Lo ideal es, como nos comenta Laura González de Paoli, abogada de referencia del Sindicato de Llogateres y especialista en temas inmobiliarios, que tengas fotos del estado del piso al entrar y las hubieses adjuntado al contrato o enviado por mail y que las hagas también a la entrega de llaves.

Aun así, a veces los propietarios se enrocan porque quieren reformar el piso con tu fianza. En ese momentos te planteas dejar de pagar y vivir los dos meses que te quedan en el piso con la fianza porque estás seguro que no te la van a devolver, así que al menos la aprovechas tú y no ellos. Según González de Paol, aunque “cada vez hay más personas que recurren a no pagar los últimos meses de alquiler en función de la fianza, pero no es para nada aconsejable". Así que no la líes. Si no te devuelven la fianza, así es como debes actuar:

Reclama

“Si al cabo de un mes el dueño no ha comunicado la existencia de desperfectos imputables al inquilino o compensación de algún gasto como luz, agua, etc., el arrendatario debería reclamarle la fianza verbalmente y, si se opone o no responde, enviarle un burofax”, nos explica de Paoli.

Y añade que, si tampoco la devuelve con este requerimiento, deberías iniciar un procedimiento judicial para reclamársela. El propietario tiene la obligación de ingresar la fianza en el organismo administrativo competente en la comunidad. autónoma en que radique el inmueble. En el caso que el arrendador no haya depositado la fianza se le puede llegar a sancionar incluso hasta dos años después de haber finalizado el contrato.

Exige tus intereses

En el caso que transcurridos los 30 días el inquilino no reciba la fianza de vuelta podrá reclamar el dinero con un interés que corresponderá al interés legal del dinero (que de momento, en este año 2019 es de un 3%).

Pongamos que a María le deben 800 euros de fianza. Han pasado ya 90 días desde que entregó las llaves, es decir hace 60 días que su casero le debe el importe de la fianza. Si el interés está en un 3% la operación que deberíamos realizar para saber cuánto dinero real le debe el arrendatario sería calcular el 3% de 800 (24 euros), y como tenemos que calcular el interés por cada día de retraso (serían 30 días de retraso, los 30 primeros son los permitidos por la ley), el cálculo se efectuaría de la siguiente manera: 24/365= 0.065 x 30 días= 2 euros. Sí, puede que sea poca pasta, pero que sepas que la puedes reclamar.

Si no lo rompes, no lo pagas

En principio y según la ley, el arrendador está obligado a hacer todas las reparaciones necesarias para garantizar unas condiciones de habitabilidad óptimas. Aunque si se trata de un deterioro causado por el arrendatario eres tu quien deberá asumir los costes. “El criterio no está claro y tenemos que fijarnos en la interpretación que hacen los jueces sobre estos asuntos tan delicados”, nos explica la abogada.

La Audiencia de Zaragoza determinó que el cambio de una lavadora que se había alquilado con el piso corría a cargo del propietario, en cambio una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid en el que hubo una avería en una caldera que inundó toda la vivienda que las reparación la debería haber hecho el inquilino.

“En este caso, el tribunal consideró que elementos tan presentes en las casas como calderas o lavadoras son aparatos de uso muy frecuente que requieren un mantenimiento y una conservación adecuados, sustitución de piezas, etc. por parte del arrendatario. Si bien la sustitución (completa) de este tipo de electrodomésticos sí que correspondería al arrendador", nos cuenta Laura González de Paoli.

En el caso que haya desperfectos que sí correspondan al inquilino, los que impliquen un desgaste del día a día, el propietario solo podrá quitarte el importe de la reparación y le puedes pedir una factura de ello para saber qué le ha costado.

Denuncia si es necesario

Según nos explica la abogada Laura González de Paoli, ante un abuso se ha de acudir a los Tribunales. “A veces hay conflictos que pueden durar años, por lo que está claro que hay que valorar el tiempo y el dinero que cuesta. Una solución sería la que ya tienen algunos países: tener unos Juzgados que se destinen a dirimir conflictos entre arrendadores y arrendatarios que no fuesen la falta de pago de la renta”, nos dice.

Si tienes algún problema relacionado con la vivienda no dudes en ponerte en contacto con el Sindicato de Llogueteres.

Sigue a Alba en @albacarreres.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

Tagged:
dinero
alquiler
vivir de alquiler
fianza