americas

'No necesitamos al imperio': la mordaz respuesta de Fidel Castro a la visita de Obama

En una carta de 1.500 palabras titulada "El Hermano Obama", el líder revolucionario no se mostró satisfecho con la reciente vista del presidente de Estados Unidos.
28.3.16
Imagen por Alex Castro/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El expresidente de Cuba, Fidel Castro acusó este lunes al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, de endulzarle el oído al pueblo cubano durante su visita a la isla la semana pasada y de ignorar los logros del régimen comunista, a través de un artículo de opinión del periódico a cargo del gobierno, Granma.

La visita de Obama tenía el propósito de consolidar una distensión entre quienes alguna vez fueron los enemigos en la Guerra Fría y el presidente estadounidense, quien dijo en su discurso hacia el pueblo cubano que era tiempo de que ambas naciones dejaran atrás el pasado y enfrentaran el futuro "como amigos, vecinos y como una familia, juntos".

Publicidad

"Se supone que cada uno de nosotros corría el riesgo de un infarto al escuchar estas palabras del presidente de Estados Unidos", escribió Castro en su columna, tachando los comentarios de Obama como "almibarados" y recordándole a los cubanos de los varios intentos de EE.UU. por derrocar y debilitar al gobierno comunista.

Castro, de 89 años, escribió su artículo de opinión con sentimiento nacionalista y ante el enfado de la propuesta de Obama por ayudar a Cuba, dijo que el país es capaz de producir sus alimentos y riquezas materiales necesarias con el esfuerzo de su gente.

"No necesitamos que el imperio nos regale nada", se lee en la carta de 1.500 caracteres la cual tituló "El hermano Obama".

Raúl Castro denuncia el doble rasero de EEUU en materia de DDHH durante su reunión con Obama. Leer más aquí.

Fidel Castro tomó el poder en la revolución de 1959 y lideró al país hasta el 2006, cuando enfermó y heredó el poder a su hermano Raúl Castro. Ahora vive en relativo aislamiento, pero en ocasiones se hace escuchar a través de artículos de opinión o aparece en programas de televisión y en fotos de reuniones con mandatarios.

La influencia de la icónica figura ha decaído durante su retiro, al igual que la introducción de reformas de estilo de mercado realizadas por Raúl Castro, pero Fidel Castro aún cuenta con una autoridad moral entre muchos de sus residentes, en especial las generaciones más viejas.

Publicidad

Obama no se reunió con Fidel Castro, de 89 años, durante su visita de tres días, ni tampoco lo mencionó en alguna de sus apariciones públicas. Fue la primera visita de un presidente estadounidense en activo en 88 años.

Raúl Castro pide a Obama que levante el embargo a Cuba — y que devuelva Guantánamo. Leer más aquí.

Fidel Castro arremetió contra Obama por no referirse en su discurso a la exterminación de pobladores nativos en Estados Unidos y Cuba, por no reconocer los logros de Cuba en el sector salud y educativo, y por no decir la verdad sobre lo que podría saber en torno a la obtención de armas nucleares por parte de Sudáfrica antes del final del apartheid, presuntamente con la ayuda del gobierno estadounidense.

"Mi modesta sugerencia es que reflexione (sobre el papel de EE.UU. en Sudáfrica y Cuba en Angola) y no trate ahora de elaborar teorías sobre la política cubana", dijo Castro.

También apuntó a la industria del turismo en Cuba, la cual ha crecido desde el acercamiento de Obama con Raúl Castro en diciembre de 2014. Dijo que la industria fue dominada por grandes corporaciones extranjeras que dieron por hecho ganancias de miles de millones de dólares.

La carta, al igual que muchas de las "reflexiones" de Castro publicadas periódicamente en Granma, se adhiere al estilo laberíntico por el que sus prolongados discursos eran conocidos cuando estaba en el poder. También contiene un curioso comentario sobre corporaciones no especificadas que ganan "miles de millones de dólares per cápita". Mientras que muchas compañías a nivel mundial en efecto generan ganancias anuales dentro de ese rango, no trata de cifras absolutas y no "per cápita"—una métrica extraña que no tiene sentido desde un ángulo financiero—.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs