FYI.

This story is over 5 years old.

americas

Los narcos pueden comprar legalmente leones, macacos y otros animales exóticos

Muchos animales exóticos distintos pueden comprarse legalmente en México, gracias a un sistema cuya permisividad ha sido condenada por sus detractores como “inhumana”.
2.9.15
Imagen vía LIBERO Wildlife Sanctuary

Más allá de los tenderetes alineados en que uno puede hacerse con una poción amorosa o con una estatuilla de la Santa Muerte, el laberíntico mercadillo de Sonora, en ciudad de México, acoge a miles de animales enjaulados.

Hileras de animales visiblemente perturbados, como gatitos, cerdos, corderos, cabras y conejos gigantes están hacinados en las celdas más minúsculas imaginables. Junto a ellos hay terrarios que contienen iguanas, tortugas, pirañas y enormes sapos utilizados para ceremonias de brujería; además de una inmensa variedad de pájaros enjaulados, como canarios, guajalotes y pavos reales.

Publicidad

Claro que los animales más exóticos son aquellos que no están al alcance de la vista.

"El mercado de Sonora es el núcleo del tráfico de animales en Ciudad de México", explica a VICE News la doctora Leonora Esquivel, cofundadora de AnimaNaturalis México, un grupo de protección de los derechos de los animales. "Es un mercado donde puedes conseguir cualquier tipo de animal. No todos los tienen exhibidos pero si tienes contactos puedes conseguir tucanes, monos, leones, etcétera…"

Cuando VICE News consulta discretamente, un vendedor alcanza una pelota de trapo esmeradamente envuelta. La extrae de una estantería plagada de tubos opacos y cajas de cartón.

Al desenvolverla, descubre una serpiente de cascabel texana que ha sido envuelta tan apretadamente que no se puede mover. El vendedor pide 700 pesos. O unos 40 dólares. Momentos después, una agente de policía pasa por delante. Parece completamente inalterable ante el caos que la rodea, bajo la estridente e implacable cacofonía de los alaridos orquestados por los animalitos.

Cuando se le pregunta si todo esto es legal, la agente Jiménez elude la pregunta con un suspiro. "Para mí es inhumano", dice. "Ha habido denuncias, pero no hacen nada. Es la cosa más terrible".

'Es muy sabido que en este lugar se venden estos tipos de animales, y nunca hacen operativos para capturar a los traficantes ni para rescatar a los animales'

La autoridad responsable para investigar el tráfico de animales se llama Procuradoría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) y es la agencia federal mexicana de protección del medio ambiente.

Publicidad

"Es muy evidente que el PROFEPA y el mercado de Sonora están coludidos: son cómplices", explica Esquivel. "Es muy sabido que en este lugar se venden estos tipos de animales, y nunca hacen operativos para capturar a los traficantes ni para rescatar a los animales".

A pesar de que muchos animales exóticos pueden obtenerse legalmente en México, Esquivel cuenta que el tráfico ilegal de animales es uno de los negocios ilegales más lucrativos del país, después del tráfico de armas y del de drogas.

Al igual que sucede con el tráfico de drogas, México es un enclave estratégico de salida para el mercado de animales exóticos de Estados Unidos. "Alrededor del 60 por ciento de los animales que llegan a México de Sudamérica se dirigen a Estados Unidos", explica Esquivel.

Esquivel advierte que el 70 por ciento de los animales transportados ilegalmente mueren durante una travesía que se realiza en condiciones "auténticamente despiadadas". Pese a todo, las ventas del 30 por ciento restante son suficientes para establecer un mercado altísimamente rentable, cuenta.

El mercado legal también está muy boyante.

Según la ley mexicana, cualquiera puede tener animales exóticos — claro que tienen que proceder de criadores acreditados por el secretariado de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Muchos negocios, como DS ExoticsObsidian ReptilesAnimales Exóticos venden toda suerte de animales salvajes, aparentemente legales, a través de Facebook. Otra empresa, Los Ciervos, incluso alquila especies como elefantes, rinocerontes, jirafas y tigres para su uso en "anuncios de publicidad, películas y eventos privados".

Publicidad

En Guadalajara, la segunda ciudad más grande de México, la tienda de mascotas Exotic Planet vende reptiles, arácnidos, pájaros tropicales, e incluso lémures y monos. Por 200 dólares los clientes se pueden llevar a casa una cría de cocodrilo Morelet de 30 centímetros, una especie nativa de México y de Centroamérica que puede alcanzar los tres metros de largo.

En Exotic Planet incluso pueden organizar la venta legal de leones y tigres procedentes de criaderos mexicanos. Los cachorros se pueden comprar por 4.070 dólares, mientras que los adultos pueden comprarse por 7.000 dólares, según cuenta un miembro del personal.

"Mientras que sea legal, te puedo conseguir el animal que quieras", asegura.

En el interior de la tienda, los animales tienen buen aspecto y su número de registro está claramente expuesto a la vista. Y pese a todo, el personal de la tienda insiste en que no es responsabilidad suya si los clientes se pueden responsabilizar de los animales y mantenerlos en un ambiente saludable.

Esquivel dice que muchos propietarios terminan abandonando a sus animales cuando descubren que no tienen tiempo, espacio ni dinero para ocuparse de ellos como es debido.

Tal es el caso de Chuy, un cocodrilo de dos metros que ahora reside en el zoo de Guadalajara. Un vecino tuvo al gigantesco reptil en el patio de su casa durante 12 años antes de deshacerse de él.

PROFEPA solo investiga a los propietarios cuando hay alguna queja de sus vecinos. Esquivel señala que, a menudo, los inspectores son sobornados para que no confisquen a los animales.

Publicidad

Además del daño físico y emocional que padecen los animales, los animales exóticos también suponen un riesgo para la seguridad. Así lo explica María García Domínguez, una activista que lleva años rescatando a animales abandonados.

"El año antepasado rescaté a una leona de una casa en la Ciudad de México", cuenta a VICE News. "Un día se brincó de la barra y apareció en el jardín del vecino. Imagínate que tengas un hijo ahí".

Incluso los jaguares, una especie contemplada por el PROFEPA en la categoría de animales en peligro de extinción, pueden llegar a obtenerse legalmente si proceden de los criadores acreditados.

"Te puedo conseguir un cachorro de jaguar por entre 4.650 y 5.320 dólares", explica el propietario de un criadero que aloja a animales domésticos de pura raza en una espaciosa y recóndita propiedad en las afueras de Guadalajara.

El criador muestras las imágenes del jaguar en su teléfono a VICE News. Cuenta que también ha vendido monos, pitones, panteras y tigres. El último cachorro de tigre lo vendió hace seis meses por 5.800 dólares.

El vendedor solo consigue especies exóticas si hay un encargo previo, pero insiste en que dispone de todos los permisos necesarios, aunque no quiere desvelar su procedencia.

Habida cuenta de la mínima normativa mexicana, muchos activistas por los derechos de los animales están más enfocados en la ética de la práctica que en sus tecnicismos legales.

Publicidad

"El cuestionamiento va más allá que el hecho de tener los papeles y mostrar que eres el 'legítimo dueño' del animal. El cuestionamiento va a si deberíamos de tener estos tipos de animales conviviendo con nosotros en nuestras casas. Y la respuesta, nosotros creemos, es no", cuenta Esquivel.

Sin embargo, gran parte de la demanda de animales exóticos procede de criminales a los que no les preocupa demasiado la ética.

Agustín plebes — Alfredo Guzmán (@AlfreditoGuzma)Mayo 13, 2014

José Luís Montenegro, el autor de Narcojuniors: Los herederos del poder criminal en México, explica a VICE News que los animales domésticos se han convertido en símbolos del estatus de los jóvenes narcotraficantes. Estos utilizan a sus mascotas para alardear de riqueza y poder en las redes sociales.

"Él que no publica fotos con animales exóticos no es narco-junior. Las panteras, los tigres y los jaguares son los constantes. Entre más exótica sea el especies más llama la atención", cuenta Montenegro.

'Los hijos de los grandes capos lo hacen como forma de mostrar su impunidad del gobierno'

Poseer semejantes animales es una herramienta para los miembros de menor rango del cartel de hacerse un nombre, observa Montenegro. "Los hijos de los grandes capos lo hacer como forma de mostrar su impunidad del gobierno", añade Montenegro.

Montenegro cuenta que los animales exóticos son los que están más de moda entre los miembros más jóvenes del cartel de Sinaloa, el cartel liderado por "el Chapo" Guzmán, quien escapó por segunda vez de una prisión de máxima seguridad hace un mes, para escarnio de las autoridades de su país.

Publicidad

El hijo de el Chapo, Alfredo Guzmán ha colgado decenas de fotos en la que se cree que es su cuenta personal de Twitter. Allí han aparecido leones, tigres y monos. Los felinos más grandes aparecen a menudo hechos un ovillo en el interior de los automóviles deportivos de lujo del joven Guzmán.

Casi a 200 y esta cabrona no se awitaba — Alfredo Guzmán (@AlfreditoGuzma)octubre 2, 2013

Tales animales son a menudo incautados después de redadas en laboratorios de drogas o en ranchos que pertenecen a los miembros del cartel

En marzo PROFEPA se incautó de un león, un tigre y de un oso en una propiedad vinculada al Cartel Jalisco Nueva Generación. Sucedió en la ciudad de Ocotlán, en el estado de Jalisco.

Solo en los dos últimos meses PROFEPA se ha incautado de 36 animales sin licencia de un zoo en Guanajuao, de 29 reptiles y de anfibios de una residencia privada de Aguascalientes, además de haber rescatado a varios leones, tigres, jaguares y pumas por todo México.

La tareas de reubicación de los animales se han convertido en semejante problema que el miércoles 26 de agosto la armada mexicana participó por primera vez en una operación de transporte de 11 grandes felinos y de un coyote hasta el santuario de Vida Salvaje de Denver, en Estados Unidos.

Bajo el lema "el viaje a la libertad", PROFEPA señaló que reubicará a un total de 25 grandes mamíferos rumbo al santuario estadounidense este mismo año, en lo que será la operación más grande en la historia de Latinoamérica.

Y pese a todo, muchos activistas siguen mostrándose escépticos. El problema de México, como afirma Esquivel es "una falta en la educación en el tema de la tenencia de animales", exacerbada por "una enorme corrupción de las autoridades".

Víctor Hugo Ornelas colaboró en esta información.

Sigue a Duncan Tucker en Twitter: @DuncanTucker