Cultura

Por fin podemos disfrutar de la última historia escrita por J. R. R. Tolkien

Beren y Lúthien es el relato de un amor prohibido entre un humano y una elfa de la Tierra Media.

por Drew Schwartz
07 Junio 2017, 4:00am

Fotos vía Wikimedia (Izquierda) y Haywood Magee/Picture Post/Getty Images (Derecha).

Después de cien años siendo objeto de cavilaciones y ponderaciones, y tras finalmente haber sido aparcada, la que posiblemente sea la obra más personal de J. R. R. Tolkien, Beren y Lúthien, fue publicada en todo el mundo el pasado jueves.

Esta historia sobre un amor prohibido entre un humano y una elfa por fin está disponible en librerías en inglés, a la espera de que los incondicionales de El Señor de los Anillos se hagan con un ejemplar. El libro —que consta de un cuento de hadas, un poema narrativo, algo de prosa y otros fragmentos, todo centrado en la misma historia— fue editado por el hijo y compañero literario de Tolkien, Christopher.

Christopher Tolkien tomó todos esos fragmentos dispares y compuso una obra coherente en la que se narra la historia de Beren (el humano) y Lúthien (la elfa), que se enamoran perdidamente pese a que el padre de esta no aprueba semejante relación. La edición cuenta con las ilustraciones de Alan Lee, ganador de un Óscar por la dirección artística de El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey.

Puede que el argumento de Beren y Lúthien suene algo pasteloso —con elementos como el amor verdadero, canciones élficas, un perro mágico y los nueve anillos—, pero estamos ante una obra tremendamente personal que, en muchos aspectos, constituye un reflejo de la relación de Tolkien con su esposa, Edith. El escritor se enamoró de Edith cuando él tenía 19 años y ella 16, pero el tutor de Tolkien impedía constantemente que ambos se vieran. Finalmente contrajeron matrimonio cuando él tenía 24 años, poco antes de que lo mandaran al frente en la batalla del Somme, durante la Primera Guerra Mundial.

Cuando volvió de la guerra, tras superar un terrible episodio de fiebre de las trincheras, Tolkien se reunió con su esposa y empezó a escribir esta historia poco después de regresar a casa. Tolkien dedicó al relato el resto de sus días hasta su muerte, en 1973.

"A mis noventa y tres años este es (presumiblemente) el último libro de una larga serie de ediciones sobre los escritos de mi padre", señala Christopher en el prólogo. "Se ha elegido esta historia in memoriam debido a la presencia fuertemente arraigada de la misma en su vida".

Sigue a Drew Schwartz en Twitter .

Traducción por Mario Abad.