Construye puentes, no muros: Camila Cabello, Ricky Martin y J Balvin en los Grammys

Bajo esta poderosa consigna, una cubana, un puertorriqueño y un colombiano lograron estremecer la 61ª edición de los premios más importantes de la industria musical.
Grammys
Imagen tomada de Getty Images.

Este 10 de febrero se volvió a celebrar la noche más grande en la industria de la música: el Staples Center de Los Ángeles recibió, una vez más, a los Premios Grammy en su 61ª edición.

La Academia logró reunir nuevamente a lo mejor de lo mejor del ámbito musical en una velada antecedida por algunas cuantas polémicas. Según informó hace unos días The New York Times, varios artistas de renombre, entre los que destacan Ariana Grande, Kendrick Lamar, Drake y Childish Gambino, rechazaron la invitación de los Grammys por diversas razones. En resumidas cuentas: muchos artistas han perdido interés en los premios debido a las diferentes problemáticas que los han afectado en los últimos años. Cabe recordar que en la edición de 2018, solo una mujer ganó premio en una categoría solista.

Publicidad

Este ejemplo dio pie a que la Academia reflexionara sobre varios aspectos previo a esta cita de 2019, tratando así de sostenerse como un espejo influyente y relevante de la cultura actual.

Tal vez por eso, la primera presentación de la noche estuvo a cargo de un contingente latino capaz de transmitir, cada uno, poderosos manifiestos a través de su música. Camila Cabello, la artista cubana que irrumpió en el mercado musical luego de su aparición en el reality estadounidense The X Factor de 2012, logró juntar en el mismo escenario a tres estandartes de la música latinoamericana: Ricky Martin, Arturo Sandoval y J Balvin.

Cuba, Puerto Rico y Colombia. Una representación fidedigna de los más de 58 millones de latinos que residen actualmente en los Estados Unidos. Cabello, quien junto al rapero de Atlanta Young Thug interpretó "Havana", llevó una esquina del colorido pequeño barrio cubano de Miami al Staples Center. A ellos se sumó el papá de los pollitos: Ricky Martin, quien tras de 20 años de haber interpretado "La copa de la vida", regresó a un escenario de Premios Grammy para presentar "Pégate", uno de sus temas más conocidos en compañía del legendario trompetista cubano, Arturo Sandoval.

Como si el éxtasis latino no fuera suficiente, J Balvin de repente aparece sentado leyendo un periódico con el titular "Build bridges, not walls" ("construye puentes, no muros"), para luego enloquecer al recinto con su hit de hits: "Mi gente". El mensaje era claro: el latino gang está presente, y no solo en un escenario de los Grammys, sino en un mercado dominado claramente por la industria anglosajona, y en un país gobernado por un presidente que quiere bloquear la entrada de la comunidad latina a su casa, a la casa de todos.

La presentación de Camila Cabello y compañía, además del galardón otorgado a Cardi B –de raíces dominicanas– por Mejor álbum de rap, se convierte en un portentoso llamado de aliento a la comunidad latinoamericana a lo largo de EE.UU. "Latino hasta la muerte", exclamó Balvin en medio de su vibrante intervención, una frase que deberíamos portar con más orgullo por estos días.

Mira la estremecedora presentación latina a continuación:

Conéctate con Noisey en Instagram.