Actualidad

Un zoológico japonés descubre por qué sus tucanes se cortejan pero no se reproducen

Durante cinco años, Toto y Poko mostraron un comportamiento de cortejo, pero dejaron huevos infértiles, lo que confundió a los cuidadores del zoológico.
5.5.21
pájaro, tucán, japón, zoológico
Un zoológico japonés en Sapporo estaba desconcertado porque Toto y Poko no se apareaban después de pasar 5 años juntos en la edad adulta . Foto: cortesía del zoológico Maruyama de la ciudad de Sapporo.

Toto y Poko, una pareja de tucanes del zoológico de Maruyama en la ciudad de Sapporo, en el norte de Japón, han estado compartiendo hogar desde 2013. Después de alcanzar la madurez sexual en 2016, se esperaba que las aves se reprodujeran. Cada año, los cuidadores del zoológico descubren dos o tres huevos en su jaula, pero ninguno ha eclosionado.

Para fomentar su reproducción, los desconcertados cuidadores desempeñaron el papel de creadores de la atmósfera ideal. Les construyeron nidos más grandes y cambiaron sus dietas, pero seguían sin polluelos. De hecho, el personal del zoológico nunca vio a los pájaros montarse entre sí, aunque asumieron que podrían haberlo hecho cuando nadie los miraba.

Publicidad

No fue hasta 2020 que los cuidadores del zoológico decidieron realizar una prueba de ADN en los tucanes. A principios de este mes, el zoológico anunció que Toto, el tucán más grande y que se suponía que era el macho, es una hembra al igual que Poko.

Toto and poko .jpeg

Toto (abajo), el presunto macho, es un poco más grande que Poko. Foto: cortesía del zoológico Maruyama de la ciudad de Sapporo

“Cuando los compramos en 2013, nos dijeron que eran un macho y una hembra”, le dijo a VICE World News Hideaki Yamamoto, directora de crianza de la exhibición del zoológico.

"Es difícil determinar su sexo a partir de sus características físicas, así que realmente no sabíamos", dijo.

Para hacer aún más confusas las cosas, los tucanes exhibieron un comportamiento de cortejo, el cual generalmente se ve entre parejas de apareamiento.

“Toto le daba comida a Poko. Y si Poko se salía volando del nido, Toto la seguía para estar cerca de ella”, dijo Yamamoto. "Ahora sabemos que las aves del mismo sexo también pueden exhibir esos comportamientos".

El comportamiento de cortejo entre aves del mismo sexo, que puede incluir bailes, obsequios o mostrar partes específicas del cuerpo, se ha documentado en más de 130 especies de aves. Esto ha suscitado interrogantes entre los científicos sobre el propósito de esos actos: si no ayudan a producir descendencia, ¿por qué molestarse con todo ese canto y baile?

Pero investigaciones realizadas por académicos como Geoff MacFarlane, biólogo de la Universidad de Newcastle en Australia, muestran que es posible que las aves tengan un comportamiento homosexual, o incluso sexo gay, simplemente porque pueden.

Publicidad

En un estudio de más de 93 especies de aves, MacFarlane notó que cualquiera que fuera el sexo que tuviera menos responsabilidades parentales, por lo general sería el que tendría un comportamiento más homosexual. Más tiempo en sus manos significaba más libertad para explorar sexualmente, lo cual, en el estudio de MacFarlane, significó que fueran los machos los que se permitieran esas conductas.

Las aves no son los únicos animales que se involucran en sexo homosexual.

El comportamiento homosexual de las hembras entre los macacos japoneses, un género de monos del Viejo Mundo, está bien documentado. Algunos científicos incluso han identificado a macacos machos que compiten con macacos hembras por las parejas sexuales también hembras.

En el zoológico de Maruyama, Yamamoto espera aumentar la cantidad de tucanes y está considerando agregar un macho a la ecuación. Cuando llegue ese día, el zoológico descubrirá si Toto y Poko son tan inseparables como parecen.

Sigue a Hanako Montgomery en Twitter e Instagram.