omar apollo
Omar Apollo. Fotografía: Nate Guenther

Omar Apollo: un latinx muy chicanx

Una plática sobre su debut discográfico, el tributo que le hizo a Selena Quintanilla, y sobre qué significa ser parte de una nueva generación latinx.
16 Octubre 2020, 2:19pm

El cantautor mexico-americano Omar Apollo nació en 1997, por lo que hoy día tiene 23 años. Durante los últimos tres se ha dedicado de lleno a la música y ha publicado dos EP’s llamados Stereo (2018) y Friends (2019). Siguiendo con su animado ritmo de trabajo, este año presenta Apolonio, su álbum debut.

Además, junto con miembros de la Filarmónica de Los Ángeles, hace unos días colaboró en un tributo a la icónica Selena Quintanilla, como parte de su tercera intervención en el encuentro anual de Solidarity for Sanctuary, una organización dedicada a amplificar las voces de las comunidades de inmigrantes a través del poder de la música, la defensa y las artes.

A propósito del recital, del lanzamiento de Apolonio, y del estreno del video de su sencillo “Kamikaze”, tuvimos una conversación en la que combinamos ambos idiomas: inglés y español, en una especie de entretenido intercambio cultural. Recordemos que la lengua madre de Omar es el inglés, pero recientemente ha estado publicando música en español, prueba es el corrido “Dos Uno Nueve” y “Frío”, un reggaetón que presentó el año pasado.

VICE: Me encantó escuchar un corrido de Omar Apollo, sobre todo porque algunas personas piensan que la cultura que acompaña este tipo de música, es la de la delincuencia o el narcotráfico. ¿Crees que más jóvenes deberían animarse a entrarle al género para dar otro tipo de mensaje?

Omar Apollo: Sí, pues… I mean, a mí me encantan todos los tipos de corridos, y eso es lo que quería hacer y así lo escribí, es mi historia. Mis tíos y mi papá me ponían corridos y siempre estaban tocándolos en la casa, en cada Navidad o cualquier you know, pachanga que había.

Hay una frase que utilizamos en México y que dice “no hay lugar como el hogar” o there’s no place like home en tu caso, por lo que me pareció interesante que llamaras al corrido “Dos Uno Nueve (219)”, que es el código de área de tu estado natal en Indiana. ¿Cómo es la vida ahí?

La vida en Indiana es muy simple, hay muchos caballos y like cornfields (campos de maíz), es muy campirana. Todos conocen a todos, la ciudad está bien pequeña… yeah, es muy despacio, se siente muy despacio. Las personas que están ahí nomás trabajan, no hay personas que tocan o personas que cantan y es como… lo ven como algo raro, no respetan cuando alguien dice que quiere cantar o que quiere ser un bailador o un director o lo que sea, era muy raro crecer en ese ambiente.

¿Y cómo lo lograste? ¿Cómo pasaste de eso al punto en que estás presentando tu álbum debut y tienes una base de fans súper entregada?

De verdad ni sé cómo pasó todo, nomás estaba tocando en algunos parties, pero ya cuando puse mi música en Spotify surgió todo solo. No conocía a nadie ahí o que estuviera trabajando en L.A. o New York, nomás con la música se logró. Yo no tenía conexiones ni nada, entonces colgué mi música en Spotify o Apple Music, la pusieron en una playlist y desde ahí empecé a hacer shows y tocar más, y luego me invitaron a hacer un show en Nueva York para una escuela y desde allí firmé con mi mánager, nomás me mandó un mensaje en Twitter y yeah, eso era todo. Desde ahí hice mi primer EP que se llamó Stereo, lo hice todo en la casa, solito, bueno con unos amigos pero… casi solo. Luego fui de gira por unos meses, hice otro EP (Friends) y fui de gira como por un año. No me di cuenta de cómo pasó todo.

En Apolonio encuentro refrescante la versatilidad de ritmos y que hayas incluido más el español. ¿Cuál es el trasfondo de este material?

Crecí escuchando mucho R&B, mucho soul, mucho funk, y también crecí escuchando románticas de Pedro Infante o de Estela Nuñez y Chalino Sánchez, you know, Los Bukis, The Beatles. La cosa es que yo amo todos los tipos de música, todos los genres, de lo que sea, yo amo todo, so me pongo bien aburrido si nomás hago una cosa, so I’m like pues me encanta todo, ¿por qué no hago todo?

¿Un reggaetón harías?

Ya hice una que se llama “Frío”, pero ya tengo muchos más que todavía no salen pero van a salir.

En cuanto al homenaje a Selena, generalmente vemos que son cantantes mujeres quienes le hacen tributos, por eso me encantó que tú hayas participado. ¿Por qué te uniste al proyecto?

La verdad no me acuerdo de quién me enseñó a Selena, pero siempre supe quién era. No me acuerdo de momentos como “oh, eso es Selena”, pero siempre veía fotos de ella donde fuera y sabía quién era. Luego vi la película cuando salió y la música siempre la escuchaba y la conocía, so era alguien que siempre estaba en mi vida, bien importante para toda nuestra familia. Cuando me preguntaron cuál canción quería cantar, elegí esas (“Como la flor” y “Dreaming of you”) porque siempre quise cantarlas y por fin pude hacerlo. Le enseñé el tributo a mi mamá y estaba llorando, y mi papá también, Selena era muy importante para nuestra familia, desde el bailar, la cumbia, todo el ser de ella.

Selena fue de las primeras en poner en el alto el nombre de la música latina en Estados Unidos, y su impacto sigue tan fresco como aquellos días. ¿Te ves así en unos 20 años, te gustaría ser un ícono?

I mean sí, claro. Ella era la primera para todos nosotros, la que cantaba en inglés y cantaba en español y eso es lo que yo hago, era como un ídolo, yeah, I mean, no sé lo que va a pasar en 20 años, pero lo que pasa, pasa.

Como Selena, tú también eres chicano. ¿Qué significa para ti?

Creo que ser chicano es que creces con papás que traen la cultura de México y lo traen acá a los Estados Unidos, o a donde sea, si estás en Europa o en Japón, donde sea. Es esa cultura que se queda por generaciones y que sigue, seguimos con la música, seguimos con la comida, y lo pasamos a nuestros hijos y a sus hijos y a sus hijos, se queda. Algo que traes en la sangre aunque no estés en la tierra, eso es ser chicano para mí.

OA - APOLONIO ALBUM COVER 1111.jpg

'Apolonio'. Cover art por Aidan Cullen.

En cuanto a tu música, se ha notado que hay una gran influencia de Prince. Cuéntame de dónde salió.

Conozco casi todas las canciones de Prince, hay muchísimas, pero conozco casi todas, y esa influencia se puede adherir a mi música porque siempre lo estoy escuchando y es lo que aprendes. Si oyes o ves algo mucho, te inspiras y lo trasladas en partes chiquitas a algo tuyo, in your version of it.

Por ejemplo, la portada de Apolonio se inspiró en Lenny Kravitz (Baptism, 2004), es casi la misma, solo que la suya es roja y tiene las piernas pintadas.

Ahora háblame sobre ‘Apolonio’. Tienes colaboraciones interesantes con Ruel y Kali Uchis, ¿cómo fue trabajar con ellos?

Kali Uchis y yo nos hicimos amigos bien rápido, era como… se siente como alguien que he conocido toda mi vida, so nomás estaba tocando todas las canciones para ella en el carro, cuando estábamos manejando, íbamos a ir a comer, y luego toqué esa canción de “Hey Boy” y dijo “yo quiero poner un verso en esa” y yo dije ok, y pasaron unos días y dijo “hey vente, voy a hacerlo” y lo hizo. Y luego, con Ruel fui de gira en Australia, y ahí conocí a todos los que estaban en la gira, era como un traveling festival; le pregunté “you wanna get on this?” y dijo que sí, aunque ahora ya con el COVID no se pudo estar en el mismo cuarto, entonces nomás se lo mandé por correo y él me regresó su participación.

Finalmente, cuéntame sobre el video de “Kamikaze”, que acabas de estrenar.

Lo hice en Indiana, en todos los lugares en los que crecí, estuvo bien bonito. De hecho lo grabamos en el 219 también.

Apolonio de Omar Apollo ya está disponible en plataformas digitales.

Para más música sigue a Noisey en Español: Twitter, Instagram y Facebook.