FYI.

This story is over 5 years old.

Lätt: La música concebida desde el diseño sonoro

En Eón, el estudio de Ságan, se está cocinando una serie de propuestas emergentes que revelan una nueva faceta de la música electrónica en el país.
21.11.16

Foto por Luis Eduardo Sampedro

Ságan llegó a la escena musical colombiana a pavimentar caminos, a construir pistas con las que hizo despegar su dream pop, su electrónica repleta de detalles y texturas que le hacen un guiño a la inmensidad del cosmos. Abrieron nuevas fronteras para la música que se hace en el país, y despertaron así un apetito voraz que quizás estaba rugiendo de forma silenciosa en los estudios caseros de varios artistas.

Publicidad

El estudio que vio nacer a Ságan, Eón, y donde trabaja uno de sus integrante, Felipe Ortega, planea convertirse en el epicentro de una nueva escena, de una nueva propuesta. Felipe, en papel de productor, le está abriendo las puertas a proyectos emergentes, a una nueva generación que ya digirió y ahora quiere sorprender. Así nace Lätt: una apuesta por construir un nuevo combo, quizás mediante la formulación de un portafolio con una identidad definida; quizás consolidándose como un sello; o convirtiéndose en una plataforma de apoyo mutuo. Eso lo irá diciendo el camino. El punto es la búsqueda, ir detrás de un concepto, de un diseño sonoro que siga creando esos paisajes que Felipe y María Mónica han logrado crear con Ságan, aunque, claro, partiendo siempre de la estética de cada artista que llega.

Lätt, que significa luz en sueco, y que va de la mano con ese tono profundo o hasta espiritual que caracteriza lo que se está produciendo allí adentro, se plantea como un espacio de diálogo en el que artistas y el productor llegan a puntos de encuentro y arrancan a crear. Felipe, que siempre lo ha movido más la textura sonora que la armonía y que luego de diez años produciendo música electrónica ha desarrollado una obsesión por las frecuencias, se sienta a compartir referentes con los artistas. Él les haba de MUM, de Air, de James Blake, de Bjork o hasta de los Meridian Brothers y Los Priañas. Y de la misma manera escucha los universos musicales que trae cada artista. Alimentan la curiosidad, comparten e imaginan hasta crear un nuevo lenguaje. Uno que igual mantiene un hilo conductor que une todas las propuestas que han llegado. Uno que, desde una estructura simétrica, casi que matemáticamente calculada, es siempre capaz de crear imágenes, de traer escenas a la cabeza.

Publicidad

Aquí les vamos adelantando, dándoles cortos previews, de lo que Lätt está cocinando.

***

Juan Urrea

Llegó al estudio con una guitarra acústica y su voz como único recurso. Sus temas tenían una estructura más rockera, pero quería traducirlas a algo ambient. Su primer producto contará con seis canciones y se caracterizará por tener un sonido dinámico, que se mueve entre la euforia y la contemplación; con sonidos electrónicos oscuros, pero también con toques tropicales: y con una preocupación lírica que le da una faceta literaria.

Kalo Eva

Julio Escacllón, a quien quizás conozcamos más por su trabajo como actor, es tecladista y lleva seis años haciendo música. Con un sonido muy funkero decidió pasarlo todo a un live act electrónico. Desde un tono atmosférico logra encarnar ese espíritu contundente del funk, del soul, aunque también tiene unos pasajes de pop ochentero. Al oírlo se lo imagina uno moviendo la cabeza, apretando los ojos y bailando con todo el punch del caso sobre el escenario. Con su música, cantada tanto en inglés como en español, pinta tanto paisajes coloridos como otros de aura más misteriosa. Piensa tener el álbum para marzo de 2017.

IO.KID

Una de las propuestas donde la calidad del diseño sonoro logra mover las entrañas y hacernos viajar con la mente. Con cierto tono melancólico y reflexivo, es capaz de llevarnos lentamente a momentos de explosión, de euforia contenida que nos hace querer gritar para adentro. Tiene algo de Radiohead, algo de Bjork, algo skrillex y algo de infected mushroom. Una propuesta que nos lleva por recorridos introspectivos y con gran tacto a la hora de hacernos experimentar sensaciones. Su música ya anda rodando, por lo que les podemos mostrar un track completo.

Saraviado

Una propuesta que tiende más hacia la estructura tropical sin serlo. Su nombre, que significa que "tiene el plumaje manchado o moteado" es bastante preciso, pues el proyecto arma una atmósfera pintada de muchos colores, con herramientas del jazz, de pop, de la salsa y de otras músicas latinas. También tiene un tono funkero que invita a la fiesta, a los viajes paradisiacos, algo que el artista ha calificado dentro del mellow pop. Su EP está próximo a ver la luz.

Diana Aponte

Desde Villavicencio, Diana trae la cara más pop del proyecto. Con una voz potente, es muy interesante ver como la propuesta logra mantener la intención de llegar a los diferentes universos musicales desde el diseño sonoro. Esto hace que el resultado sea un pop con una profundidad diferente, compuesta con texturas que le pueden dar, incluso, una cara ambient, consiguiendo un sonido más sutil y fresco dentro de la propuesta.