Misterio y melancolía: Una noche con Molly Nilsson

Misterio y melancolía: Una noche con Molly Nilsson

En su presentación este fin de semana en la Ciudad de México junto a Sean Nicholas Savage, la sueca interpretó una tras otra canción creadas para corazones rotos.
14.11.16

​A Molly Nilsson​ la encontré en el infinito universo musical de YouTube. Esa noche tenía el corazón marchito y escuchaba a John Maus; ahí descubrí que "Hey Moon​" fue escrita por Molly, y con sólo escuchar tres canciones más me quedé enganchada. No sólo me dejé envolver por su melancolía obscura y ochentera; me sentí comprendida, como cuando platicas con tus amigas de corazones rotos y ríen y lloran juntas. Su lenguaje es sencillo y profundo a la vez, sincero y conciso, lleno de resentimiento, pero también de amor infinito.

Publicidad

Ese día decidí que en lugar de seguir mojando mi almohada con lágrimas iba a sacar a pasear mi corazón en luto, a escuchar más historias de amor acompañada de mucho alcohol, y terminar bailando sola en una pista hasta el amanecer.

El sábado pasado Molly vino a México y se presentó en El Imperial, un foro pequeño e íntimo —no habría mejor forma de disfrutarla. Llegué puntual para poder verla de cerca, y me di cuenta que es mucho más bonita en persona, pero también más humana. De inmediato noté su personalidad tímida y reservada, y sólo me sentí más identificada. En el escenario Molly es igual de misteriosa y sencilla que en sus grabaciones: pone a sonar su pista y comienza a bailar y cantar. Prefiere no ver las caras de su público, pero intenta mantener una corta conversación entre canción y canción. Sus movimientos son cortos y sutiles y su voz sale fluida y grave sin ningún problema.

Molly Nilsson no se presentó sola; antes de su show, Sean Nicholas Savage​ interpretó sus algunas de sus intensas y apasionadas baladas. Sean es un personaje muy interesante en el escenario: se derrama totalmente en la pista y concentra toda su energía en sus largos agudos y sus peculiares pasos de baile.
Fue una gran noche. Terminé satisfecha de haber escuchado en vivo a una chica que admiro, no solo por su música, sino por su capacidad creativa y la forma en que se adueña totalmente de sus proyectos, llevando con orgullo una verdadera bandera indie. Además, escuché mis tres canciones favoritas de Molly: "1995", "The Power Ballad" y "Take Out Tonight". Al final supe que aunque mi corazón lleva años cicatrizando, no dejará de sentir esa melancolía romántica que Molly Nilsson y sus melodías de sintetizadores detonan. Espero sentirme así hasta el final de mis días.

Publicidad

Gracias Molly, por hacer música ochentera en el 2016.​

Sean Nicholas Savage

Molly Nilsson