FYI.

This story is over 5 years old.

DJ Shadow o la breve historia del hip hop instrumental

Como ya nos urge verlo este viernes en el Plaza Condesa, hicimos este repaso. De Grandmaster Flash a Prefuse 73.

foto de B+, alias Brian Cross

DJ Shadow es una figura interesante en el hip hop. Por un lado representa una escuela en decadencia: la del sample, el scratch: dedo contra el vinilo. Por el otro, sigue vigente como producer, label man, sidekick de figuras como Run The Jewels y G Jones, músico de culto. Le ha entrado al flow del trap con su one man band Nite School Klik y en su más reciente material The Mountain Will Fall (2016); siempre muy a su estilo, evitando a toda costa la caída predecible del beat, el lugar común, construyendo en vez un verdadero viaje sónico.

Publicidad

A no pocos ha educado DJ Shadow. Y aunque ostenta algunas coronas postizas como tener sesenta y tantos mil vinilos en su colección, o ser su debut Endtroducing….. (1996) “el primer disco de hip hop instrumental”; no es para menos: sus sencillos en la Mo-Wax: “In/Flux” (1993) y “Lost and Found” (1994) con el japonés DJ Krush, ayudaron a consolidar este subgénero. ¿Pero qué es el hip hop instrumental? En pocas palabras: aquel que carece de un MC y que fue producido en una tornamesa por un DJ; o por una banda de músicos. O ambas cosas juntas, pero sin rap. Esta forma de hip hop no siempre gozó de la categoría que tiene hoy, ni el DJ gozó la de músico, ni la torna de instrumento. Fue paulatino. Para entender mejor: repasemos.

En el principio fue el DJ. Como sabemos: en el Bronx a mediados de los setenta, los hoy viejos bisontes Kool Herc, Afrika Bambaataa y otra decena de DJ's se disputaban el turf con sus potentes sonideros. Descubrieron el break –esa parte de la canción que es un puente que dura unos segundos–, y por medio de la tornamesa cómo cortarlo y repetirlo para que nadie parara de bailar. Entonces la idea era tener el sound system más grande, el más potente. Sendas anécdotas hay en la literatura y en la calle sobre estos años: sus batallas, sus rapiñas, sus criminales y sus héroes. Pero alrededor del 76 el juego empezó a cambiar: Grand Wizard Theodore ganó una batalla en el Bronx por mezclar esposado, y Grand Master Flash se ganó su nombre por hacerlo rapidísimamente y de manera continua. La skill, la maestría técnica, era ahora la bandera. Mark Katz en su Groove Music: the art and culture of the hip hop DJ considera a estos dos –Flash y Wizard– como los primeros instrumentistas de la tornamesa (del hip hop, al menos); antes, la turntable era un reproductor, no un instrumento. Se puede decir que este par inventó las técnicas modernas para los DJ's de hip hop.

Publicidad

Llegado el final de la década, con la industria musical olfateando alrededor de este nuevo fenómeno, y con la formación de los crews de MC’s, la figura del DJ entró a un segundo plano. En las primeras grabaciones del hip hop: "Rapper's Delight", "Rappin and Rockin the House" del 79, no hubo ningún DJ involucrado. Los Furious Five llevaban el nombre de su DJ Flash, pero al principio él pasaba ante el estudio como una sombra. Los "años oscuros del DJ" son relativos: en esa época el scratch, el quickmixing, la needle drop maduraban y en 1981, a través de Sugar Hill Records, tenemos "The Adventures of Grandmaster Flash on the Wheels of Steel", el primer sencillo en solo de un DJ (y en realidad, un live DJ mix de Flash grabado con tres tornamesas). Un año después sale el video de Blondie “Rapture” con Fab 5 Freddie y Lee Quinones y la famosa línea “Flash is fast, Flash is cool”; y también la participación de todos (Flash incluido) en la cinta icónica Wild Style.

1982 es también importante porque fue un año de expansión para la escena. El hip hop llegó a Inglaterra y a Japón. Fab 5 Freddie, por medio de Ruza Blue (mejor conocida como Kool Lady Blue), armaba reventones en la disco de Manhattan Roxy, a donde llegaban punkers, rockers, hipsters, skaters, models, blacks, whites, reds; verdadera torre de babel, de donde salieron Grand Mixer D.ST, Bambaataa y el propio Freddie a un tour por Inglaterra y Francia. Para promocionar el tour, en la Celluloid Records editaron 5 singles. Destaca “Change the Beat”. En el lado A rapeaba Fab 5 Freddie en un francés cagado (y, huelga decir, la primera canción de rap en francés), y en el lado B rapeaba Beside a.k.a Ann Marie Boyle. Al final del lado B se escucha la voz de Freddie decir “Ah, this stuff is really fresh!” a través de un vocoder. Esa voz robotizada es un estándar del scratch (y una de las líneas más sampleadas en la historia del rap), un pibote para el tornamesismo.

Publicidad

En 1983 Herbie Hancock, siguiendo con la estela funki-futurista de su pasada década, al lado de Bill Laswell, editó Future Shock. No sólo es un ejemplo temprano de hip hop instrumental, el sencillo “Rockit” es la cumbre del scratch de la vieja escuela y una de las grabaciones más influyentes de los años ochenta. En su presentación en vivo en los Grammy Awards del 84 Grand Mixer D.ST pasaría a la historia. ¿Qué estaba scratcheando D. ST? "Change the Beat".

En el 85 se celebraría en Inglaterra la primera batalla de DJ's de la DMC. Aunque la New Music Seminar Battle for World Supremacy tenía años celebrándose, con la creación de la DMC el fenómeno DJ, scratcher, sería ecuménico. Basta con ponerse a ver los videos de los ganadores de cada año para apreciar la variedad de nacionalidades, gustos, y la maestría técnica a la que llegaron los scratchers. Precisamente una de estas batallas, la de la NMS del 87, celebrada en Manhattan, entre DJ Cash Money y DJ Joe Cooley, sería la inspiración de Qbert, Mix Masta Mike, y DJ TaShi. Pero vamos por partes: a partir de este momento, como lo apunta Mark Katz, dos escenas serían importantes para el posterior desarrollo del DJ: la de Filadelfia y la de San Francisco.

La escena de Filadelfia sería la casa del citado Cash Money y de DJ Jazzy Jeff. Ellos fueron las cabezas del riddim scratching, el transforming, chirping, avanzadas técnicas de la tornamesa; y Jazzy Jeff de manera particular, un foco de atención internacional por ser el amigo inseparable de Will Smith en The Fresh Prince of Bel Air. Aparte de los 42 episodios en los que vemos al DJ ser aventado por la puerta (o la ventana) de la mansión del tío Phil, Jazzy Jeff y Fresh Prince ayudaron a reivindicar la figura del DJ con su álbum Rock the House y posteriormente con He’s the DJ, I’m the rapper, el primer álbum doble de rap en la historia.

Publicidad

Y la escena de San Francisco sería la casa del llamado "Factor Filipino", en alusión a la enorme importancia de la comunidad filipino-americana en el desarrollo del DJ: las figuras de DJ Babu, de los Beat Junkies, y los ya mentados Qbert y Mix Master Mike, de los Invisibl Scratch Piklz. DJ Babu fue de hecho quien acuñó el término turntablist, que designa a una nueva clase de DJ, uno que no sólo mezcla discos sino que hace música nueva en tiermpo real con los mismos discos. Uno que hace música, no para bailar, sino para escuchar, para meditar. Desde luego, la semilla del turntablism la conforman todos los ancestros de lo que aquí venimos hablando, pero como lo entendemos hoy, el turntablism no fue posible sino hasta mediados de los noventa, cuando las tornamesas mismas cambiaron. Se implementaron nuevos y mejorados mixers, crossfaders flojos y más rápidos, y que resistían el abuso, nuevas agujas especiales para scratch. Vaya, los DJ’s tuvieron que esperar a que la industria ensamblara equipos especiales para ellos.

Estos años serían los más favorables para los crews de DJ’s. Se formarían los Beat Junkies, el FM2.0, el Dream Team y los Scratch Piklz. En palabras del DJ Shadow, los Piklz fueron los primeros en remover la secrecía alrededor del DJ. Hasta antes, el juego se trataba de nunca revelar la estirpe, los colores, pero ellos revelaron cada detalle de su arte.

En el 96 se formó también la ITC: International Turntablist Federation que armaba batallas cara a cara, en cuya primera edición cayó derrotado DJ Babu a manos de Total Eclipse, de los X-Ecutioners. De esta escena de San Francisco también sería importante el trabajo del empresario Dave Paul y su revista Bomb Hip Hop, que editó en el 95 el álbum de culto The Return of the DJ. Esta compilación es la primera vez que regresa el énfasis al DJ, prácticamente desde las aventuras de Grandmaster Flash. Y precisamente también del área de la Bahía y de este contexto de efervesencia y libre experimentación en el hip ho instrumental, es que saldría el hombre de quien hablamos: DJ Shadow.

Publicidad

Otro de los nombres interesantes de esta etapa es el japonés DJ Krush. Entrados los noventa, cuando las batallas internacionales de DJ’s estaban en su pico máximo, el body trick y el scratch atascado llegaron a su límite. Nuevos gustos entraron en escena, a manos de DJ’s japoneses, que con su sabiduría zen trajeron la calma al desmadre. Baste nombrar aquí a DJ TaShi, que ganó la versión japonesa de la DMC en el 92, y a Krush, que debutó con su homónimo en el 94. Álbum producido enteramente en las tornas.

Esta segunda etapa de los noventa es la que consolidó el llamado hip hop instrumental: estarían en la cima de sus poderes Pete Rock, Dan The Automator, DJ Spooky, DJ Premiere, y desde luego J Dilla y Madlib; pero también figuras menos conocidas como DJ Hi-Tek, Count Bass D, Fat Jon The Ample Soul Physician o J.Rawls. Todos ellos legaron discos para la historia, y ayudaron a consolidar la entidad del producer, hoy en día tan venerada y que se encarga no sólo de samplear, sino de hacer beats, mezclar, cohesionar, dar forma y color a proyectos y personajes enteros.

Y no pasaron ni veinte años cuando la revolución tecnológica y comercial mandó a estos DJ’s a la vejez. Hoy en día cualquier cabrón DJ a los vinilos ni sabría cómo tocarlos. No pidamos ya que se ponga a scratchear. Si queda duda sintonicemos cualquier DJ en la Boiler Room. El propio Shadow ahí es el grano negro en el arroz. Su forma de mezclar, aguja contra acetato, se ve como algo ancestral. No vayamos más lejos, en su presentación de “Nobody Speak” –sencillo de su último material– en el programa nocturno de Jimmy Fallon, él junto con Run The Jewels, se ponen a decir que se juntaron porque tenían las mismas “referencias musicales”: casi todos de la misma edad, el Shadow un poco mayor, arman su charla de viejos.

Por otro lado, el hip hop instrumental está en su mejor momento: no acabamos de escuchar la versión de estudio cuando ya nos cayó el instrumentals. Los mismos Run The Jewels se dieron el lujo de sacar la versión gatuna de su álbum. La gente consume ahora hip hop instrumental y tenemos figuras como Damu The Fudgemonk, Apollo Brown, Prefuse 73, y un larguísimo etcétera. Sellos como Ninja Tune, que en el 95 editó Remedies, debut de la banda Herbalizer; o Brainfeeder, que en conjunción con el primero, sacaron la pieza maestra de Kamasi Washington: The Epic. Esta forma de hip hop ha ido poco a poco penetrando en los géneros que colindan con él y se eleva ahora como una forma autónoma de música. De Flying Lotus a Raphael Sadiq y de RJD2 a The Avalanches.

Este joven-viejo, DJ Shadow, es probablemente la figura más importante. ¡Qué decir de su debut, el “primer álbum de hip hop instrumental”! Sin duda el referente primero,y aunque el resto de su discografía es siempre ecléctica y arriesgada, no tiene ni remotamente el mismo peso. Su último material, por otro lado, y lo que podremos disfrutar el 19 de agosto en el Plaza Condesa en Ciudad de México, es una delicia: mezcla perfecta de lo old, lo new, con el sello inconfundible del Shadow en la batería, bueno en la drum machine, en la torna.