Fotos de cosas de la infancia que las personas no han podido tirar
Fotos

Fotos de cosas de la infancia que las personas no han podido tirar

26.7.16

Algunas personas tienen problemas dejando ir las cosas. Algunas de estas personas terminan en programas de televisión que tienen un argumento: limpiadores obsesivo-compulsivos van a sus casas y se sienten mal de ver todas las cosas que esta gente ha acaparado, porque "seguro en algún momento van a servir". Tú sabes, planchas viejas, pedazos de metal, limpiadores de espejos. Ese tipo de cosas. Cosas muy útiles.

Pero esto es el extremo. Muchos de nosotros acaparamos en nuestra propia forma, ya sea por que tenemos una "caja de recuerdos", de notas del colegio que leemos una vez cada 15 años, o un objeto de nuestra infancia el cual no podemos botar. Le pedí a muchas personas traer algunos de estos objetos al estudio, para que pudiera tomarles una foto y preguntarles por que no pueden dejar estos objetos atrás.

MIKE Y SU BATA

VICE: ¿Cuál es tu objeto?
Mike Es una bata que compré para mí y mi mamá, y la he tenido por lo menos 22 años, sino 23 o 24.

¿Por qué la tienes todavía?
Cuando era chiquito no podía dormir si no estaba todo negro. Solo la idea de alguna luz no me dejaba dormir. Entonces, para evitar esto, siempre dormía con algo cubriéndome la cara ––y ese algo siempre era mi bata––. Se siente muy rico: es casi como una toalla, y como ha sido usada tantas veces se volvió súper suave. Si me pongo la bata sobre mis ojos podría quedarme dormido acá inmediatamente.

Esa es la razón por la cual no la he botado, todavía la uso, pero como está tan destruida, ya no se siente tan rico. No se siente bien. Entonces ahora me pongo cualquier camiseta que esté usando en mis ojos. Es una lástima, de verdad, es un poco triste. Las personas creen que es una "manta" , y eso es un poco tonto para un hombre grande. No es por que me dé bienestar emocional, es solo por que me gusta ponerme algo sobre los ojos. Pero como la he tenido tanto tiempo, ahora no la quiero botar. La voy a guardar de por vida.

OOBAH Y SU CARTERA de SLIPKNOT

¿Cuál es el objeto?
Oobah: Una billetera Slipknot en una cadena. Me la compró mi tía de regalo cuando tenía 13 años.

Entonces, ¿hace cuanto tiempo la tienes?
Doce años. La misma cantidad de tiempo en la que no he comido carne. Se podría ver esta billetera de Corea como mi cinturón de castidad del vegetarianismo.

¿Por qué la tienes todavía?
No he querido botarla. Pienso que si la boto estaría dejando ir esa parte de mí. Yo era un gran fan de Slipknot y he botado todas mis chamarras, mis camisas de ellos… Pero mi cartera nunca la podría botar.

Volvió a ser útil, entonces la empecé a usar otra vez. Y hay algunas razones para esto. Primero que todo, yo sé que es ridículo: yo estaba en una tienda de licores el otro día y me di cuenta de que la gente se empezó a burlar de mí. Yo pensé, "¿por qué yo?". Estaba en Brighton y yo casi nunca voy a Brighton, entonces empece a odiar Brighton. Caí en cuenta de que era porque se estaba viendo mi billetera de Slipktnot. Se estaban riendo de mí por que yo era un hombre grande buscando cambio en mi billetera de Slipknot.

La otra razón es por que es muy práctica. La cadena está agarrada a mí, por lo cual no la puedo perder. He perdido cinco billeteras en el último año: la he recuperado en un intento de reconectarme con mi ser no estúpido, cuando era pobre.

ELLA Y SU ROSARIO

¿Cuál es tu objeto?
Ella: Este rosario me lo dieron para mi comunión, cuando yo tenía ocho años.

¿Cómo es que todavía lo tienes?
Me lo dio mi abuelo. Tengo una extraña relación con la fe católica ––he sido cristiana, bautizada, todo eso––. He crecido en ella, aunque no he podido creer en ella, porque no la he podido entender. Todavía la tengo como un recuerdo de mi familia, que son muy católicos. El rosario siempre ha estado en mi armario.

Lo raro es que aunque me han llevado hacia la fe católica y yo nunca he creído, a veces cuando las cosas me salen mal, pienso que de pronto podría creer. Entonces tener mi rosario es algo muy reconfortante. Mi nana todavía nos tira alguna bendita cada vez que nos vamos de Irlanda.

IAN Y SU CRÁNEO

¿Qué clase de cráneo es ese?
Ian: Es un cráneo de un venado rojo.

¿Cómo llegó a ti?
Me lo encontré en el bosque. Yo solía recoger cráneos y huesos cuando era pequeño. Yo los colecciono. Me tocó botar muchos de ellos por que a mis papás no les gustaba que yo tuviera pedazos de animales muertos en la casa. Pero este lo guarde.

Estaba un poco sucio cuando lo encontré al comienzo: creo que había un poco de cavidad cerebral, y se puede ver cómo algo se lo estaba comiendo, porque tiene marcas de dientes encima. Pero esa no es la clase de cosas que te preocupan cuando eres chiquito.

¿Hace cuánto lo tienes?
Creo que lo encontré cuando tenia seis o siete: entonces como unos 17 años.

¿Y por qué lo tienes todavía?
Creo que es porque me dejaron conservar unas cuantas cosas de mi colección de huesos y cráneos. Para un niño es una cosa un poco morbosa coleccionar esto, pero no hay mucho que hacer en el campo. Por una parte, me importa sentimentalmente porque es algo del campo, que me recuerda en donde crecí, que me ha seguido a donde he ido.

MARI Y SU VIOLÍN

¿Has guardado un violín?
Mari: Sí. Yo iba a un conservatorio, entonces me lo tomaba muy en serio. El piano ha sido mi principal instrumento, pero el violín fue mi segundo estudio. Mi piano está todavía en Japón con mi familia. Mi violín es más pequeño, entonces lo puedo llevar a cualquier parte: es algo que puedo guardar aunque no lo toque.

¿Entonces a qué edad conseguiste este?
Cuando tenia como 11 años. Yo toque hasta que tuve como 18, pero después empece a tener problemas en los tendones. Nadie lo ha tocado desde hace nueve o diez años.

¿Entonces por qué lo tienes todavía?
Aunque ya no lo puedo tocar, todavía amo ese instrumento. Hay muchísima música que me encantaría tocar si pudiera. Creo que, si llegara a venderlo, una gran parte mí se perdería. Uno tiene una relación con su instrumento. Uno crece con su instrumento y se alimenta el cuerpo con él; es una relación de doble vía. No estoy diciendo que botarlo sea como terminar con mi novio, pero sí se siente como si se perdiera una gran parte de mí.

MICHAEL Y SU OSO DE PELUCHE

¿Qué es esto, entonces?
Michael: Es "noche-noche", mi osito de peluche.

¿Dónde lo conseguiste?
Me lo dieron mis papás cuando tenía menos de un año de nacido. Creo que las primeras palabras que aprendí a pronunciar fueron "noche-noche" y solo las repetía mientras lo abrazaba, entonces me aprendí su nombre.

¿Hace cuánto lo tienes?
Hace 20 años, supongo.

¿Y por qué no lo has tirado?
Hmm, porque me consuela cuando estoy solo en mi cama y está haciendo frío. A veces, cuando la gente se queda en mi casa, me toca esconderlo, porque no quiero que la gente lo vea. Una vez alguien lo encontró y fue muy incómodo porque lo empezaron a agitar en la cama.

Realmente no le tengo ningún apego a mi infancia. Yo no volví a donde crecí después de que mis papás vendieron mi casa. Desde que me fui a los 18 no volví allá, y no tengo nada de esos años tampoco. Él es como mi única conexión con toda mi infancia. Es muy tierno y adorable.

BEKKY Y SU CADENA

¿Tu objeto?
Bekky: Es una cadena de oro que una vez fue de mi mamá

¿Cómo llego a ti?
Mi mamá se murió cuando yo era una adolescente: la encontré en su mesa de noche y desde ahí me la pongo todos los días.

¿Hace cuánto lo tienes?
Hace como ocho años.

¿Como un recordatorio de tu mamá?
Para mí es lindo sentir que estoy cargando un pedazo de ella todos los días conmigo.Yo pienso que porque la uso desde que murió, me hace sentir segura. Siempre tengo que saber que está cerca de mí. Me permite sentirme conectada a ella, así sea solo un collar. Se ha convertido en una parte de mí y estaría perdida sin ella.

KATE Y SU HERRADURA

¿Cuál es el objeto?
Kate: Una oxidada herradura de "Birdie".

¿Cómo lograste tenerla?
Esta debió caerse en alguna montada o se cayó cuando le estaban cambiando las herraduras. Como sea, es vieja, entonces decidí quedármela.

¿Hace cuánto la tienes?
Desde que tenía nueve, entonces 27 años.

¿Y porqué lo tienes todavía?
Porque ella fue una gran parte de mi vida. Yo crecí en el campo. Mi abuelo era un granjero que montaba a caballo para ver toda su finca y todos los animales.

Mi mamá nos animó a aprender a montar una vez fuimos lo suficientemente grandes como para poder cuidarlos. Birdie se convirtió en el centro de mi vida por los siguientes siete años, hasta que me volví muy grande para ella. Eso fue cuando cumplí 14.

@Cbethell foto

Tagged:Vice Blog