FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

"Los griegos no aceptan cadenas": el país se prepara para el referendo definitivo

Hablamos con ciudadanos griegos antes del importante plebiscito del próximo domingo 5 de julio.
3.7.15

¿Qué votarán los griegos en el referendo del próximo domingo 5 de julio? Todo el mundo se pregunta lo mismo. Los acontecimientos se han desencadenado de forma vertiginosa a lo largo de esta última semana. Se ha visto cómo cerraban los bancos, cómo se incumplía el pago adeudado al Fondo Monetario Internacional (FMI) y hasta cómo cambiaban las condiciones del rescate hasta el último minuto. Y aún así, y pese a que los grandes titulares involucraban las decisiones y los comunicados proclamados por los pesos pesados de las finanzas y la política europea, este domingo la decisión de aceptar o no los términos del rescate —cuyos resultados decidirán el futuro de Grecia en la eurozona— está en manos del pueblo.

Thymios Angouras tiene 31 años, no tiene trabajo y vive en Atenas. Hizo dos posgrados, y lleva desempleado desde abril de 2014.

"Llevamos los últimos cinco años viviendo bajo una austeridad interminable", explicó a VICE.

"A lo largo de estos cinco años hemos experimentado las consecuencias del 'sí'. Votar 'no' es lo único en lo que tengo esperanza, no tengo nada que perder. Estoy desempleado, no tengo trabajo ni perspectivas de futuro. Sé que si voto 'no' lo puedo perder todo, pero también sé que será la oportunidad para empezar de nuevo".

La pregunta del referéndum deja mucho que desear; o mejor dicho, que entender. Les pregunta a los griegos si prefieren aceptar el ahora caducado rescate europeo, que propone medidas de austeridad que incluyen reformas fiscales y recortes en las pensiones. El enunciado de la pregunta es críptico y hace referencia al título de los dos apéndices que siguen: "Reformas para completar los programas actuales y más allá" y "Análisis preliminar de la sostenibilidad de la deuda".

Las cifras sugieren que alrededor de 1.2 millones de griegos no tienen trabajo. Y las cifras empeoran entre los más jóvenes. El 50% de la población de entre 15 y 24 años no tiene trabajo. Y sin embargo, mientras que para algunos, como Angouras, el referendo constituye un potencial de cambio para la deprimida economía del país; otros piensan que votar 'no' sólo llevará a que la depresión empeore.

Filiagkou Kyriaki Maria, estudiante de 22 años, declaró a VICE que la posibilidad de que salga el "no" —lo que conduciría a la salida de Europa y al regreso al dracma— sería desastrosa.

"¿Quién querría comerciar con una moneda tan débil? Yo estoy en contra del referendo", declaró la joven a VICE.

"Creo que no lo deberían hacer. Veo el pánico y la inseguridad en mucha gente. La gente del común no tiene un conocimiento técnico de la economía. Yo creo que actualmente hay mucha gente que no entiende el desastre que supondría volver a la moneda nacional".

El resultado del plebiscito del próximo domingo sigue siendo —por ahora— incierto. Según una encuesta publicada el miércoles 1 de julio por el periódico Efimerida ton Syntakton el "no" estaba a la cabeza, con un 54% de la expectativa de voto. El "sí" al rescate está cerca al 33%. La encuesta, sin embargo, anunciaba que el margen se comenzó a estrechar, después de que el pasado domingo los bancos cerraran y restringieran los retiros de cajeros automáticos a 60 euros al día, una medida que no será levantada hasta el día después del referendo.

Los miembros del partido gobernante, Syriza, hicieron un llamado público a los suyos para que voten "no". Su líder, el primer ministro Alexis Tsipras, proclamó el miércoles por televisión la necesidad de votar "no". Tsipras explicó que el voto era simplemente para resolver la crisis de la deuda griega, no para decidir si salir o no de la eurozona.

En declaraciones a la emisora ABC Radio, el ministro de economía griego, Yanis Varoufakis, replicó a las especulaciones que apuntan que Grecia podría ser expulsada de la eurozona. El ministro dijo que el gobierno no podría producir dracmas: "Destruimos todas las rotativas, así que no podríamos producirlos".

A pesar de ello, algunos países europeos —como Gran Bretaña, Francia y Alemania— han insistido en que votar "no" en el referendo del domingo significaría la salida de la eurozona.

Las amenazas parecen caer en oídos sordos. George Georgeopoulos, profesor de economía de la universidad de Nueva York, que se encuentra actualmente en la ciudad griega de Patras, declaró a VICE que los votantes con los que ha hablado en distintos lugares de Grecia parecen ignorar las amenazas.

"La gente con la que he hablado que votará 'no', me dice que no está diciendo no a la Unión Europea o a la eurozona. Está diciendo "no" a las propuestas actuales. Me han dicho cosas como 'Sabemos que no nos van a echar. Nos están tomando el pelo con ese cuento'", aseguró a VICE.

"Existe el riesgo de que Grecia salga, pero es como si pensaran que la eurozona no quiere que eso suceda. Sinceramente, creo que están en lo cierto —no creo que si gana el "no" los países de la eurozona nos peguen la patada para que salgamos".

Georgopoulos sostiene que, de cualquier forma, si gana el "no", no habrá lugar para la satisfacción. "La situación económica ha empeorado como nunca antes durante los últimos cinco días bajo el gobierno de Syriza. La gente está enfadada. Me están diciendo: 'Elegimos a este partido para que las cosas mejoraran. Pero, en realidad, han empeorado'".

"Las cosas solo pueden empeorar si se vota 'no'", aseguró a VICE.

Y pese a todo, para la pensionada Efi S, de 67 años, los acontecimientos de los últimos cinco días están eclipsados por los que llevan sucediendo durante los últimos cinco años.

"Estoy a favor del 'no', pues a lo largo de los últimos cinco años y con otros gobiernos nos prometieron un crecimiento que nunca se produjo. Lo único que hemos enfrentado en los últimos cinco años es un dramático recorte de mi pensión y un aumento de los impuestos".

"Han subestimado mi dignidad", declaró a VICE. "Soy una científica, soy una persona con estudios y educación que trabajó toda su vida. Y quiero decir que en los últimos días me han venido a la cabeza las palabras de un poeta: 'Los griegos no aceptan cadenas'".

Este artículo fue publicado originalmente en nuestra plataforma de noticias, VICE News.