Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Noticias

La batalla de Atocha

Demos un fuerte aplauso a la policía por no parar de cagarla.

por Felipe Hernández
26 Septiembre 2012, 10:48am


El gran momento “WTF” de ayer no sucedió cerca del Parlamento, sino en la estación de Atocha. La mayoría de vosotros ya habréis visto el vídeo de aquí arriba de la policía arremetiendo contra la gente que estaba parada en el andén. Nosotros también, pero lo que no logramos entender es, para empezar, qué narices estaban haciendo allí dentro. Nuestro fotógrafo Felipe estaba allí, así que le hemos llamado para que nos iluminara al respecto.

VICE: Hey, Felipe, ¿qué estabas haciendo en Atocha?
Felipe Hernández: Sobre las 10 de la noche te acababa de enviar unas fotos desde un bar en el Paseo del Prado. Iba a volver a Neptuno, pero me dijieron que ya no quedaba nadie por allí. Entonces vi dos lecheras yendo a toda hostia hacia Atocha y decidí seguirlas.

¿Qué pasaba?
Habia un grupo pequeño de chavales yendo hacia Embajadores. Estaban tirando piedras a la policía, y acabaron subiendo hacia el monumento al 11M. La poli les siguió, claro. Sólo eran 6 o 7 chavales y cuando les persiguieron se metieron en la estación, y los antidisturbios les siguieron adentro.

¿Pueden hacer eso? Parece un poco desproporcionado.
Pueden, sí, pueden. De hecho, los seguratas privados de Atocha les ayudaron.

Sí, eso lo vi en el vídeo. ¿Y luego qué?
Se ve que los manifestantes se bajaron a los andenes de enmedio. Yo estaba con otros fotógrafos justo enfrente. Y entonces fue cuando la policía se bajó a los andenes a repartir hostias.

Y lanzar bolas de goma…
Pues sí. Rebotaban por toda la estación. Mucha gente se quedó flipando. Los viejos, algún tío con pinta de arquitecto,... La respuesta general de la gente era “¿Pero qué coño hacéis?”

Lo estuve viendo en el live feed de El País. Era bastante raro ver cómo la policía actuaba en grupos pequeños. Esta mañana leí que la idea era ‘atomizar’ la mani.
Ya, es una estrategia nueva. Van con las porras por delante y la escopeta detrás. A mí me recuerda a los romanos. También parecía haber muchos infiltrados.

¿Cómo acabó?
Para mí y para los demás periodistas que estaban por allí acabó con un registro de documentos. Creo que se llevaron a uno que trabaja para Diagonal.

¿Te fuiste a casa después?
Qué va. Volví a Neptuno. Aún había unas 1.000 personas allí. Me quedé hasta las 00:00. Basta decir que en Sol y más abajo de Gran Vía, hasta Plaza España, no había problemas.

Queda anotado. Gracias, Felipe.