Noisey

Nada pueden las bombas donde sobra el corazón. Seis canciones sobre la Guerra Civil

Ayer se cumplieron 80 años del inicio de la Guerra Civil, ​y hemos querido hacer un paréntesis en la actualidad semanal para recuperar algunas de nuestras canciones favoritas sobre esos años.
19.7.16

Soldados de la marina republicana tocando sus instrumentos a bordo del Jaime I, en febrero de 1937. Fotografía de Gerda Taro vía.

Síguenos para descubrir tu música favorita

Ayer se cumplieron 80 años del inicio de la Guerra Civil, y hemos querido hacer un paréntesis en la actualidad semanal para recuperar algunas canciones antiguas que hablan de esos años. La semana que viene volvemos con más canciones nuevas.

ROLANDO ALARCÓN: Si me quieres escribir

Muchas de las canciones de la guerra mutaban según el frente en que se cantasen, cambiando los lugares o las personas para hacerlas más reales entre la gente que las cantaba en ese momento. "Si me quieres escribir" empezó a cantarse en la Batalla del Ebro, y en seguida se convirtió en una de las canciones más populares del frente. En ella se intuye el día a día de las tropas, transformando con ironía y orgullo los crudos bombardeos que recibían por parte de las tropas llegadas del norte de África (los regulares, aquí convertidos en los moros de la fonda que sirven platos de "granadas moledoras" y "metralla para recordar memorias"). Esta es la versión del cantautor chileno Rolando Alarcón, quien grabó un disco con canciones de la Guerra Civil a finales de los años 60, pero no podemos dejar de recomendar la emocionante versión de Marina Rossell, donde habla de la tercera brigada mixta y canta desde el punto de vista de una miliciana: "Aunque me tiren el puente y también la pasarela/ me verás cruzar el Ebro en un barquito de vela./ Diez mil veces que lo tiren, diez mil veces que lo haremos./ Aquí estamos las mujeres, aquí estamos, compañeros."

ELENA RUBIO: A las mujeres

En muchas de las canciones de la Guerra Civil, las mujeres aparecen como abnegadas madres que quedan cuidando de la casa mientras los hijos y maridos parten al frente. Un atraso respecto a algunas de las coplas que se cantaban durante la República como "La diputada" ("Llegó la hora del feminismo (…)¡Viva el divorcio! ¡Vivan mis manos que aún no han cosido ni un calcetín!"). Pero aún se guardan ejemplos bastante más positivos como este himno comunista libertario donde se cantaba "mujeres, necesitamos vuestra unión el día que estalle nuestra grande revolución/ Hermanas que amáis con fe la libertad habéis de crear la nueva sociedad".

THE EX: Ay Carmela

En el 50 aniversario de la fugaz Revolución Española liderada por la CNT y la FAI, el grupo de post-punk The Ex grabó un doble 7" con canciones de la Guerra Civil como esta encendida "Ay Carmela", acompañadas de un libreto con fotos inéditas de esos días y varios ensayos en inglés y castellano. La canción se empezó a cantar al principio del siglo XIX por los guerrilleros que luchaban contra las tropas napoleónicas, y fue sobreviviendo y mutando a través de los años hasta su versión –de momento- definitiva, con la Batalla Del Ebro como protagonista. "Nada pueden bombas donde sobra el corazón", cantan. La canción daría título a una de las mejores películas sobre la Guerra Civil, e incluso nombre a un grupo de indie-pop que se autodefinen como queer, vegano y anti-capitalista.

WOODY GUTHRIE: Jarama valley

Excombatientes de las Brigadas Internacionales recordando una de las batallas más cruentas de la Guerra Civil, sobre la música de la canción popular "Red river valley". De eso trata esta canción escrita por Alex McDade, del batallón británico, que contiene algunas de las líneas más emocionantes sobre el conflicto, hablando con orgullo de sus muertos y sobre la promesa que se hicieron entonces de que "el fascismo nunca reinará". Hay varias versiones de la canción: durante y después de la Guerra. La segunda es la más devastadora. La cantaron entre otros Pete Seeger y Woody Guthrie, y en ella contaban, sabiéndose ya perdedores: "Ahora estamos lejos de aquel valle de dolor/ pero nunca olvidaremos su memoria". Es importantísimo no olvidar.

CHICHO SÁNCHEZ FERLOSIO: Romancero de Durruti

El romancero de Durruti es como una vieja historia de bandoleros. Allí se explican sus gestas, se canta sobre obreros en huelga por su encarcelación, las persecuciones que sufrieron por parte de los socialistas, el triunfo de las derechas, más solidaridad y más huelgas, muchas de ellas previas a la Guerra Civil pero que fueron caldo de cultivo de la Revolución. Estas canciones formaron parte de una obra de teatro dels Joglars y no se editaron nunca. De hecho las pocas grabaciones que existen de Chicho Sanchez Ferlosio salieron en ediciones limitadísimas fuera de España y como podéis imaginar, fueron silenciadas por la dictadura, pese a lo cual algunas de ellas llegaron a ser himnos de la lucha anti-franquista que la gente cantaba pensando que eran canciones populares de la Guerra Civil. Esa es probablemente una de las metas más elevadas de un cantautor político: que su autoría se pierda entre el pueblo.

EL COLETA: Contad los muertos

La asociación Jueces Por La Democracia estima en 114.000 los muertos que siguen desaparecidos en fosas comunes. Uno de los números más vergonzosos de nuestra democracia. Todavía sin una ley que ampare a los familiares de los desaparecidos, El Coleta cantaba "Nuestros abuelos perdieron la Guerra/ Hoy algunos aún están en cunetas" para a continuación enumerar varios de los silencios más graves de una transición que parece no acabar nunca. "En qué quieres que crea", se pregunta, y no podemos culparle por ello.