“Puta Real Madrid”, Coldplay y esteladas: estuvimos en la fan-zone del Barça

FYI.

This story is over 5 years old.

deportes

“Puta Real Madrid”, Coldplay y esteladas: estuvimos en la fan-zone del Barça

Los fans del Barcelona se reunieron para preparar la final de Copa en el Matadero. "Puta Real Madrid" y Coldplay fueron los grandes éxitos del día.
23.5.16

El día empezó con una imagen curiosa, cerca de Callao, a la salida de un after (club privado, ponía en la puerta) solo para chicos, un grupo de aficionados del Sevilla preguntaban dónde comprar una "nevera de corcho para meter unas cervezas y tenerlas fresquitas". Y, a su lado, otro grupo del Barcelona buscaba una terraza para conseguir el mismo avituallamiento. Tras la movida nazi del sábado, el domingo se desperezaba con aires futboleros: tocaba disfrutar del ambientazo de una final de Copa.

Publicidad

Por el centro, muy buen rollo. Poca cosa, la gente de las dos aficiones más preocupada por reservar un sitio para comer que por meterse con sus rivales. Así que decidimos trasladarnos a la fan-zone del Barça por varios motivos. Porque los habían mandado cerca del río, al Matadero, que es una zona muy buena para pasar el día, porque tener a miles de culés en Madrid siempre despierta algo de curiosidad insana y también porque queríamos ver si se producía esa supuesta invasión de esteladas, que tanto había asustado a la delegación del Gobierno. Tanto que intentó prohibir que la gente entrara con ellas, pacíficamente, a animar al Barça al Vicente Calderón.

Éramos novatos en esto de las concentraciones de fans multitudinarias. Además, para nuestra primera vez, ni siquiera habíamos elegido la fan-zone de nuestro propio equipo. Así que no sabíamos muy bien qué nos íbamos a encontrar. Tras pasar los controles policiales nos vamos a por las primeras esteladas. Dos chicos de Lleida nos dicen que las hubieran llevado igual, aunque las prohibieran. "Es nuestra bandera, teníamos pensado llegar hasta el estadio y haber hablado tranquilamente con el de seguridad, y explicarle. Todo a través del diálogo".

No han tenido que llegar a este punto. Otro chico, de Barcelona capital, nos dice que esto no tiene nada que ver con el fútbol, que es otra cosa, "una cuestión de identidad y también de presentarme en Madrid con mi propia bandera, justo aquí". La verdad, es que hay un buen desfile de esteladas, también algunas banderas de España, que se llevan sus pitidos correspondientes, y camisetas del Sevilla.

El Matadero de Madrid parece Las Ramblas, pero con un Dj al fondo que anima a la gente con canciones de Coldplay (ese Viva La Vida, que ponía tanto a Guardiola y a los suyos), un poquito de Human, de The Killers, y Billy Jean, en homenaje para Michael Jackson.

El ambiente de verbena solo se ve interrumpido por la gente que espera a aprovisionarse de litros de cerveza en la carpa (pega el sol, bien) y que, de vez en cuando, se suelta un "puta, Real Madrid", "Guti, Guti, Guti maricón" y otras rimas en las que también pillan el Espanyol y el Sevilla. Silencio. Los speakers, Pep Callau y Robert Gobern, que están recordando todo el rato que antes de las 7 de la tarde hay que desalojar, interrumpen de vez en cuanto los cánticos para ir saludando a las peñas de los pueblos que se han dado cita aquí -de Torrelavega a Castelldefels.

El éxtasis se alcanza cuando se anuncia la alineación que ha decidido poner Luis Enrique esta noche: todo el mundo con sus cachis al aire coreando cada nombre de los suyos.

La verdad es que una fan-zone es parecida a una verbena de pueblo, con su pradera y todo. Con su gente dormitando ya reventada aunque todavía quedan dos horas para el partido. Las peñas eufóricas haciéndose selfies con un japonés que luce una bandera del Cádiz por lo de Cheryshev. Hinchas luciendo sus mejores galas (camisetas de cuando el Barça vestía Meyba y estaba Johan en el banquillo) y los puestos en los que llevarse un buen recuerdo del día. Especialmente entrañable nos pareció ése en el que te podías cortar el pelo como tu jugador favorito de los culés.

El speaker, ya un poco hasta los huevos, vuelve a repetir que las puertas del Calderón están abiertas y que, por favor, la gente comience a marchar de una vez para el estadio. Pero de aquí no se mueve nadie, es donde está la fiesta. Y una buena fiesta, la verdad.