tech

Construí mi propio robot sexual por un precio razonable

Conseguí crear en un solo día el robot más adecuado a las necesidades sexuales y las economías domésticas del S.XXI.

por Oobah Butler
23 Agosto 2016, 3:00am

Somos una especie lamentable, ¿verdad? Una especie muy, muy lamentable cuya existencia se ha convertido en un castillo de naipes construido con túneles carpianos, series de televisión que no podemos dejar de ver y hamburguesas precocinadas. Y ni siquiera lo disfrutamos realmente. La única ocasión en que no estamos distraídos o somos miserables es cuando practicamos sexo, y al parecer, cada vez practicamos menos y peor sexo. Para el caso, podríamos dejarlo del todo; dejar que la humanidad se hundiera en un lodo de monotonía, miseria e impotencia.

Según las noticias, solo nos queda una última esperanza: un mesías para la humanidad, que emerge de las orillas de Hong Kong. Y ese mesías tiene un nombre: robot sexual.

Después de toda una vida fantaseando con combinar la robótica con la forma femenina, Ricky Ma Wai-Key ha cumplido su sueño. Mark I es un esqueleto 3D —con un parecido espeluznante a Scarlett Johansson—cubierto de piel de silicona y capaz de responder a cumplidos y órdenes por igual. También puede mover las extremidades y está diseñado con todos los detalles de la anatomía femenina.

Wai Key está convencido de que este tipo de robots nos puede librar de la soledad, la depresión y el estancamiento que han caído como una maldición sobre los jóvenes. Y está tan seguro de ello que ha publicado un manual para ayudarte a construir tu propio Mark I.

Creo que tiene razón. Este podría ser el invento más importante de nuestro tiempo: una creación que podría dar una razón de ser a este planeta. Pero Ricky, me temo que todavía no has llegado a ese punto. No creo que Elon Musk te vaya a dar un cheque en blanco en un futuro cercano, por un par de razones simples.

La razón número uno: el robot está hecho a tu medida, ¿verdad Ricky? No todas las personas de la tierra son hombres heterosexuales que han visto 43 veces Los Vengadores.

La razón número dos: teniendo en cuenta que estamos en época de austeridad y la mayoría de los seres humanos tienen que pagar hipotecas, alquiler, comida y mantener una familia, ¿en serio crees que todo el mundo se puede permitir pagar los 43.000 euros? No. Si vas a cambiar el mundo con un robot sexual, tiene que apelar a las masas.

Lo sentimos Rick, pero Mark I simplemente no cumple los requisitos. Mal que me pese decirlo, tu invento es una mierda y estoy a punto de mejorarlo en un solo día. Mundo, prepárate para el Mark II: al estilo Oobah.

PRIMER PASO: INVESTIGACIÓN

Todo lo que un robot sexual debe ofrecer, por supuesto, es satisfacción sexual, pero como alguien que ha fingido saber lo que son las bolas anales durante casi una década, voy a necesitar algo de ayuda con esto. Así que me sacudo los grilletes puritanos de mi linaje católico irlandés y me lanzo al Soho, la capital sexual de Londres, para hablar con el experto calificado en este tipo de asuntos, Dan.

"¿Qué es lo más importante de un juguete sexual, Dan?" Le pregunto.

"La gente debe sentir que tiene el control, tener sensación de estabilidad. Y supongo que tiene que cumplir los requisitos adecuados. Ni siquiera hace falta que vibre. [Puede estimular] el punto G masculino, la próstata, los pezones; lo que sea. Depende de lo que le guste a cada uno".

"¿Cuáles son los más vendidos?".

"Me atrevo a decir que los vibradores, pero tenemos dildos que son réplicas de los miembros de estrellas porno que gustan a mucha gente. No es específicamente la forma del pene lo que provoca excitación, sino la idea de que pertenezca a alguien famoso o conocido".

"Interesante. Y supongo que la pregunta del millón es: ¿si tuvieras que diseñar un juguete sexual, una criatura mítica que representara algo más allá de tus sueños más salvajes, qué le pondrías?".

"Yo soy muy visual. Me encanta la idea de un casco de realidad virtual que incorpore pornografía y juguetes sexuales. Pero, en principio, supongo que se trata de la combinación de algo visual y mentalmente estimulante y que parezca la vida real. Tiene que ser impredecible y sacar a la gente de su zona de confort".

Asiento con la cabeza y miro al infinito. Finalmente, Dan me pide los detalles de la misión: información secreta que lamentablemente no podía divulgar. Sin embargo, se olió que me traía algo importante entre manos y me invitó a que echara un vistazo a su catálogo. Y eso hice.

Tras este encuentro, mi mente hervía de ideas. Por supuesto, el acompañante perfecto va mucho más allá de un par de tetas, un culo y un pene, aunque es difícil determinar exactamente qué. Me paseo por las calles del Soho preguntándome eso, pero todas las personas con las que hablo parecen tan desinformadas como yo.

Una mujer me dice que solo basta con encontrar a alguien que tenga chispa, pero eso suena peligroso y probablemente no cumpla con las regulaciones de la Unión Europea.

Finalmente me topo con un pareja que brilla con el inconfundible halo del amor. No dejaron que les hiciera una foto, pero me invitaron a compartir una copa de vino bajo el sol. Este maravilloso dúo jordano, unidos desde hace 17 años, se encuentra de vacaciones para celebrar una buena noticia personal. Con un tono ameno, me cuentan los detalles que adoran de su otra mitad. "Me gusta un cuerpo fuerte", "quiero a alguien con quien me pueda reír", "algo tiene que hacer clic", "mi pareja perfecta no aguanta tonterías de nadie". Comienzo a hacer una lista con esos puntos.

Una vez que he resuelto los aspectos del atractivo sexual y emocional, ahora solo queda dilucidar lo más importante: la apariencia física. Nadie sabe más sobre cómo otorgar belleza a alguien de manera artificial que los médicos de Harley Street, así que decido visitar a los expertos. Tras pasar un rato en la sala de espera, me llevan a la clínica y un médico me pellizca los labios, me pregunta si bebo mucho y me tira de las bolsas de las ojeras. Sí, tengo arrugas en la boca a y el contorno de los ojos igual que el de Andy Serkis (el actor que interpretó a Gollum), pero no he venido aquí por eso. Necesito averiguar con exactitud qué facciones y atributos busca el público en general.

"¿Cuáles son las operaciones más comunes a las que se somete la gente que entra por esta puerta?", le pregunto mientras me levanta el brazo.

"Bueno, depende. El más común para las personas jóvenes serían los implantes mamarios, seguido tal vez de las rinoplastias. Con la generación de mayor edad está el tratamiento de la piel; quieren que parezca lo más natural posible".

"Entonces, ¿de qué sirve?"

"Quieren tener un aspecto fresco y lleno de vida, sentirse vitales".

"¡Por supuesto! Ahora lo entiendo. Gracias".

PASO DOS: CONCEPCIÓN

Aprendí más sobre el espécimen óptimo en estas tres horas que durante mis 25 años en este planeta. Pero ya habíamos hablado suficiente: era momento de pasar a la acción. Me parecía que el amor, la belleza y el placer sexual no tenían por qué costar una fortuna. No iba a gastarme 46.000 euros en mi robot. Calculé que podía conseguir todo lo que necesitaba con 14 euros. Así que, con la cabeza llena de sueños, una receta para el éxito y mi cerebro de científico, me lanzo directo al lugar donde se fabrican todos los sueños (asequibles): los supermercados y tiendas de baratijas.

Hay muchas cosas aquí. En cada pasillo se respira un mar de posibilidades: ¿puede una regadera distribuir de manera uniforme desinfectante de manos? ¿Puede un conjunto de correas soportar el peso corporal de la persona media? ¿Es posible sentir atracción por tu propio reflejo en el espejo? ¿Tocar un chicle es como tocar un ano?

Fijo la mirada en el abismo del olvido —cada objeto comienza a tomar la forma de un pene, cada uno mira dentro de mi alma— pero tengo que mantener los ojos en el objetivo. Consigo aguantar la tormenta y cuando me quiero dar cuenta, el carrito está completamente lleno, la recolección ha concluido. Ahora debo darme prisa para llegar a mi taller, porque aunque el Señor se tomó seis días para crear al hombre, yo lo iba a hacer en apenas una hora o dos.

PASO TRES: CREACIÓN

En una sola tarde había terminado. Allí estaba, tan sencillo y tan impresionante como el mismo sol. La sangre recorre cada una de mis extremidades y parece que el corazón me latiera por primera vez. Las lágrimas empiezan a amontonarse en mis ojos. Es todo lo que soñé y mucho más.

Preparaos para que vuestra vida cambie por completo. La humanidad nunca será la misma de nuevo. Se acabaron los desengaños amorosos, la frustración. Se acabaron los intentos de cambiar a un hombre que nunca cambiará. Os presento el futuro del amor. Os presento al único e inigualable...

¡EL OOBOT!

¿Estás en casa y quieres atención, pero te sientes agotado después de un largo día de trabajo? ¿Sueñas con el afecto de alguien, pero no tienes la energía para establecer la conexión necesaria? Vuelve tu sueño realidad con el Oobot. Olvida tener que buscar en Tinder y Happn lo que quieres en una pareja estable, ya que el Oobot cumple todos los requisitos. Viene equipado con piezas esenciales de la anatomía masculina y femenina, pero sin ano, porque como sabemos, ¡a nadie le gusta dar ni recibir mierdas de nadie!

¿Necesitas que te echen una mano... en algún sitio? Las caricias sensuales y el abrazo firme del Oobot te reconfortará. Simplemente ajusta los frenos y el Oobot puede aguantar absolutamente todo lo que le hagas. Esta conexión puede ir más allá de la piel, ya que el Oobot está construido con una estructura de sandía natural y realista, por lo que cada contacto será como la primera vez.

Y hemos tenido suficientes citas para saber que el sentido del humor puede ser motivo de ruptura, por lo que el Oobot está bien dotado en ese aspecto también.

Pero el Oobot no solo está hecho para complacerte. Ponte tus prendas más elegantes y llévalo a pasar un rato sobre ruedas, mientras aprovechas su conveniente sistema de transporte.

Ya sea una visita a los parques más bonitos o simplemente para disfrutar de un día en el acuario, ahora puedes hacer todo lo que habías soñado con tu pareja perfecta y hacerlo a tu manera.

No dudes en presumir de acompañante en los mejores restaurantes del mundo, ¡pero cuidado si eres celoso! Hombres y mujeres no lo quitarán ojo de encima.

De hecho, en algunos establecimientos te pueden llamar la atención alegando que el Oobot puede causar demasiado revuelo; es tan hermoso que su mera presencia haría que el restaurante desluciera en comparación. Pero debes acostumbrarte a esto. Ahora estás en otro nivel. Has escrito un nuevo capítulo en la historia de la humanidad. Eres dueño de un Oobot.

El Oobot estará disponible en tiendas en Navidad. Se entrega con papel de regalo.

@Oobahs