FYI.

This story is over 5 years old.

News

Este ex vendedor de ropa interior ahora vende armas ilegalmente

Los egipcios están buscando nuevas salidas para poder sobrevivir, en medio de una terrible crisis de desempleo.
24.6.13

El desempleo aunado a una rápida inflación ha dejado a muchos egipcios sin trabajo y sumergidos en la desesperación. La violencia y la inestabilidad política han estancado el turismo en Egipto, uno de los sectores más importantes en la economía de este país. Durante la época de Mubarak, antes de la Primavera Egipcia en 2011, la policía era más o menos omnipresente: oficiales en casi cada esquina, listos para actuar ante cualquier señal de desorden público, corrupción o infracción. Pero ahora, muchos ven a la policía como un grupo inepto, indisciplinado, corrupto o simplemente ausente; su desaparición de las calles ha dejado un vacío de poder que está siendo aprovechado por una nueva ola de crimen.

Bajo este clima de tensiones, las familias y negocios han optado por armarse ellos mismos. La permeabilidad de la frontera con Libia, junto con el saqueo de las estaciones de policía durante la revolución, inundó al país con un arsenal de armas. Me senté con Sayed, un ex vendedor de ropa interior que ahora se dedica a vender armas en Puerto Saíd, para averiguar más sobre un nuevo mercado que está creciendo en Egipto: las armas particulares.

Publicidad

VICE: ¿Cómo terminaste en este negocio?
Sayed: Empecé justo después de la revolución. Dada la terrible situación económica, algunos empresarios en Puerto Saíd estaban siendo víctimas de robo. Los criminales detenían los camiones con contenedores y robaban el cargamento. Así que no pusimos a pensar: tengo dinero en estos cargamentos, y podría perderlo todo en segundos. Decidimos que era momento de armarnos. Me dirigí a Arish [la ciudad más grande en la península del Sinaí], compré 600 mil libras egipcias [1,150,000 pesos mexicanos] de armas, regresé a Puerto Said y conseguí que tres criminales reconocidos vendieran mis armas. Paso a paso, nos convertimos en dealers de armas.

¿Cuántas y qué tipo de armas compraste con esa cantidad de dinero?
El arma más barata que puedes comprar es una marota [una especie de escopeta casera imposible de rastrear]. Esa cuesta unas 600 libras. Las pistolas estaban alrededor de los 6,500, pero ahora valen hasta 15 mil. Es una inversión. Las compras, las guardas y después las vendes a un precio más alto. Entre peor es la seguridad, más armas necesita la gente. El arma más grande que puedes comprar es la Girinof [una ametrallador MAG FN belga]. Esa cuesta entre 30 mil y 60 mil. La última pistola automática que vi, completamente nueva, era de Israel. Hay tres armas principales en el mercado: las automáticas israelíes, la pistola afgana—la conocen como "Bin Laden" –y la pistola Puerto Saíd.

¿Está hecha en Puerto Saíd?
No, realmente no sabes qué es ni de dónde viene, así que sólo le decimos Puerto Saíd.

¿Cómo llegan estas armas al país?
Fuentes y sub-fuentes. La gran mayoría vienen de Libia, Gaza, o estaciones de policía que fueron saqueadas durante la revolución. En el país, Arish es una fuente, Puerto Saíd es una fuente…

Publicidad

¿Cómo se distribuyen?
Hay guías beduinos con cada compra hecha en Sinaí. El vendedor consigue a un guía que lleva a los compradores de Arish a Puerto Saíd, a través del desierto y las montañas para evitar los retenes militares y a la policía. Pueden navegar las montañas con una facilidad que les permite desaparecer por completo.

¿De dónde vienen las armas?
Justo después de la revolución se sabía que la gran mayoría llegaban a Puerto Saíd a través de túneles desde la Franja de Gaza. Los dealers en Arish, ellos consiguen sus armas de Gaza. El último gran cargamento en Puerto Saíd, ese que generó todo el mercado, llegó de Libia. Fue justo antes del 26.

¿Quiénes son tus clientes?
Vendo principalmente a personas adineradas: empresarios que necesitan proteger sus tiendas. Si compras una marota, lo más probable es que seas un delincuente. Para comprar un arma de verdad tienes que tener dinero; necesitas tener algo que valga la pena proteger. Lo que tienes que proteger debe valer más que la pistola. Pero quienes compran una marota son aquellos que necesitan alardear, aquellos que necesitan robar algo. Por lo general son personas de los barrios pobres. En cada calle hay una casa con una pistola. Trabajo principalmente con criminales. Tener gente mala de tu lado es inteligente. Esto quiere decir que si paso algo serio, si atacan el mercado, tienes refuerzos. Aunque no seas una mala persona, al menos los tienes de tu lado. En cuanto a las personas buenas, mi trabajo me acercó a ellas en el mercado. Hago negocios con ellos a su nivel.

¿Tienes problemas con la policía?
Ahora hay más detectives en las calles. Ahora soy más discreto para esconder mis actividades.

Publicidad

¿La policía está al tanto de todo esto?
Deben saberlo. Por supuesto que saben.

¿Estás haciendo algo al respecto?
No.

¿Por qué?
Esa es una buena pregunta. El ex ministro de interior Ahmed Gamal El-Din tenía planes para combatir al crimen en todos lados. Su idea era acabar con todos los delincuentes en el lago Manzela [un refugio para los criminales de Puerto Saíd]. Antes, estaba ocupado por los criminales de Arish e incluso dealers de Hamas llegados desde Gaza, quienes viajaban hasta el lago Manzela para hacer negocio. Abdin los sacó de ahí y durante al menos 15 años, los pescadores recuperaron el lago para pescar. Pero después llegó Morsi y todo eso cambió, remplazó a Ahmed con Mohamed Ibrahim quien nunca hace nada y sólo deja que las cosas se pongan feas. Apenas lleva siete meses en el puesto y el lago Manzela ya está repleto de criminales una vez más. Ya no hay pescadores. La Hermandad Musulmana quiere que la inestabilidad esté en todos lados en Egipto. No quieren un país estable.

¿Por qué?
Si hay estabilidad en Egipto, la gente los obligará a dirigir mejor. La gente no estará ocupada con otros problemas.

Sigue a Max en Twitter: @SaxMiegelbaum