Por qué me fui de la ciudad para vivir en una choza de barro
Daniel Pike en su casa
Cultură

Por qué me fui de la ciudad para vivir en una choza de barro

Daniel Pike se marchó a los lindes del bosque de Merry Hill, cerca de Watford. Allí empezó a extraer barro de la ribera del río y empezó a construir una choza con sus propias manos.
5.5.16

Desde el cruel desalojo de generaciones enteras en viviendas de protección oficial al alquiler de zulos por 500 libras [600 euros] al mes, Londres se ha convertido en un lugar horrible para vivir, y todo apunta a que esto no hará más que empeorar.

¿Qué van a hacer los que viven en la capital británica cuando vengan a anunciarles que el alquiler de su piso compartido es ahora de 650 libras [800 euros] a la semana? ¿Adónde van a ir? Pues parece que una opción sería construirse una choza de adobe en el bosque, aunque incluso así las frías manos del panorama inmobiliario de la capital te acabarían alcanzando.

Publicidad

En 2012, tras sufrir una crisis nerviosa y perder su hogar, Daniel Pike se marchó a los lindes del bosque de Merry Hill, cerca de Watford. Allí empezó a extraer barro de la ribera del río y empezó a construir una choza con sus propias manos. Cuatro años después, Daniel ha logrado transformarla en un paraíso sostenible y que funciona con energía solar, palabras que harían babear a los agentes inmobiliarios de la bulliciosa capital.

La casa en un lugar "discreto e ideal" está construida con "grandes ladrillos de barro que Daniel extrajo de la ribera del río

Pero ¡oh, sorpresa! Ahora, el joven de 28 años ha sido amenazado con ser desahuciado. Generalmente, ahora vendría la parte en la que explico que la comunicación fue emitida por Capullos S.L. porque justo en esa zona quieren construir un centro comercial súper de lo más, pero esta vez no estamos ante el típico caso de desahucio de la zona metropolitana de Londres. En esta ocasión, el papel de villano despiadado lo interpreta Woodland Trust, una fundación sin ánimo de lucro para la conservación de las zonas forestales del Reino Unido.

La institución argumenta que es preciso estudiar detenidamente el posible impacto que la presencia de Daniel pudiera causar al entorno y a las otras más de mil zonas boscosas del Reino Unido. Según ellos, permitir que Daniel siga viviendo en los bosques podría "sentar un precedente que provocara que este tipo de ocupación se extendiera por otras zonas". De acuerdo, pero se mire por donde se mire, la idea implica derribar el hogar de una persona y dejarla nuevamente sin techo. Es un tema delicado.

Publicidad

Una cosa está clara: la casa es una creación de gran belleza, una verdadera hazaña, un hogar. El primer que ha tenido Daniel desde hace mucho tiempo. Por esos sus amigos han decidido crear un sitio web para recaudar fondos y evitar la demolición de la casa.

Cogimos la autopista M1 para conocer a Daniel y su hogar.

La despensa de Daniel, con baldas hechas también de barro

VICE: ¿Cuánto tiempo llevas aquí?

Daniel Pike: Pues casi cuatro años. Estuve dos años construyendo la casa y viviendo en ella mientras tanto.

¿Hubo algún momento en que sintieras la necesidad imperiosa de marcharte de Londres para siempre?

Hace años. He estado viviendo así gran parte de mi adolescencia, sin hogar, meditando y viviendo en tiendas de campaña en el bosque. El periodo más largo seguido fue de dos años. A veces era bastante estresante, sobre todo cuando llueve o hace frío y necesitas darte una ducha. El campamento en el que vivía fue atacado por unos gamberros, lo que me hizo querer volver a la civilización. Y lo hice, muchas veces, pero me volvieron a desahuciar. Es un ciclo que lleva mucho tiempo repitiéndose.

Daniel calienta el agua en el compartimento de la izquierda, bloquea el paso del agua y luego pasa el agua al compartimento aislado para darse un baño tibio

¿Cómo has desarrollado las habilidades para construir esta casa?

Dejé la escuela y me puse a trabajar en Tesco. Casi todo lo que he aprendido ha sido a base de ensayo y error. Ya he intentado construir cabañas antes, pero siempre salía mal, así que tuve que aprender. Pero cualquiera puede hacerlo; es solo cuestión de aprender. La naturaleza te enseña y tu te enseñas a ti mismo.

Publicidad

¿De dónde sale tu inspiración? ¿Creciste viendo Los Robinsones de los mares del sur o Rambo, o algo así?

Creo que gran parte de mi inspiración viene de las películas de Bruce Lee y de Dragon Ball Z que veía de pequeño.

¿Bruce Lee?

Me fascinaba su paz interior y su carácter tranquilo. Yo también practico artes marciales y doy mucha importancia a la meditación. Recuerdo algo que dijo: "Libérate de las formas, como el agua". Desde que lo oí, la frase se me ha quedado grabada en la mente. Y Dragon Ball Z también te enseña cosas sobre las personas y las cosas que nos hacemos unos a otros, sobre los sentimientos y la energía.

La cama de Daniel, con un colchón hecho de hojas, está elevada para evitar la humedad y los bichos, un truco que aprendió "viendo [el programas de supervivencia de] Ray Mears"

¿Alguna vez te han entrado ganas de marcharte, en el tiempo que llevas viviendo aquí?

No, no, no. Aquí estoy muy a gusto. Ha habido días malos, de estrés y depresión, pero nunca he querido irme. Este es mi hogar.

¿Cómo fue la última vez que hablaste con los de Woodland Trust?

Fue raro. El otro día vinieron y me dijeron algo completamente distinto a lo que les oí decir por la radio. En la radio dijeron, "No queremos desahuciarlo; si fuera así, ya lo habríamos hecho. Queremos sentarnos con él y buscar una solución". En cambio, la mujer que vino aquí me dijo directamente: "Te vamos a desalojar".

Ya.

Yo me reí y les dije: "Si acaso, eso lo decidirá un tribunal". Pero bueno, la cosa es que tenían dos discursos totalmente contradictorios.

Una trampa continua para roedores. Daniel tenía problemas con las ratas, que "causaban el caos" al roer los cimientos de la casa, se comían sus provisiones, se instalaban en su ropa y se cagaban por todas partes. Desde que fabricó la trampa, ha cazado a más de treinta roedores

¿Tienes dinero para ir a juicio?

Bueno, mi amigo creó una página para pedir donativos sin que yo me enterara. La última vez que entré había 600 libras [770 euros] y necesitaría 2.000 [2.600 euros]. Si no se logra el objetivo, no me dan nada. En cualquier caso, yo iré allí en una visita especial para defenderme. Son ellos los que se van a gastar todo el dinero y a hacer el papeleo. Yo solo tengo que ir y defenderme.

Publicidad

¿Has recibido algo de apoyo de la gente? ¿Qué piensan de que estés aquí?

No quieren que me vaya. Me ha visitado mucha gente, sobre todo personas que vienen al parque y hacen donativos a Woodland Trust, y me dicen que no quieren que me vaya, que esa política de Woodland Trust puede cambiarse y que les han enviado emails para hacérselo saber. Me apoyan mucho. Incluso ha habido un grupo que ha abierto una petición. Hay un chico que vive cerca y viene todos los días por aquí con su perro y conectamos mucho porque hemos vivido experiencias parecidas.

¿Qué mensaje pretendes transmitir? ¿Por qué lo haces?

Por la libertad. No hace falta que vivas en una choza de barro como yo; la cuestión es liberarse totalmente del sistema. Mi gesto representa una llamada a la puerta del Gobierno para decirles: "Se acabó. No voy a dejar que tiréis por la borda mi libertad".

¿Qué vas a hacer si te desalojan? ¿Cuál va a ser tu siguiente paso?

Es un ciclo. Ni siquiera me planteo la posibilidad, pero si ocurre y regreso a la sociedad, en menos de un año volveré a hacer lo mismo en algún otro sitio.

Sigue a Oobah en Twitter.

Sigue a Chris Bethell en Twitter.

Traducción por Mario Abad.