FYI.

This story is over 5 years old.

Reseñas

Nuestros vómitos y recomendaciones.
25.8.12

MEJOR ÁLBUM DEL MES:
INSTITUTO MEXICANO DEL SONIDO

PEOR ÁLBUM DEL MES:
THE CAST OF CHEERS

VARIOS ARTISTAS
Just Tell Me That You Want Me A Tribute To Fleetwood Mac
Hear Music/Concord

Se trata de una gran banda de rock, en la tradición setentera del término: aventaban televisores por las ventanas de los hoteles, amaban la promiscuidad, se atascaban cocteles de estimulantes y hacían grandes canciones del corazón con esperanza de cambiar el mundo. Eran rotundos en antros, teatros o arenas por igual. En México es difícil proclamarse true-fan de Fleetwood Mac sin que sea por motivos francamente hipsters o por ser un cuarentón y nostálgico, ya que tristemente, sólo se les reconocen cuatro o cinco temas, parados en los últimos escalones del top 600 del supermercado. De los que te gustan, hoy les homenajean muy dignamente MGMT, The Kills, Tame Impala, Antony Hegarty, Best Coast y Lykke Li. GÜILI DAMAGE

BILL FAY
Life Is People
Dead Oceans

El sabor de la derrota: ese que produce el Tonayan a la mañana siguiente parece siempre haber estado en la boca del gran Bill Fay. En su momento, a principios de los setenta, sus dos crepusculares discos estuvieron destinados a venderse en las gasolineras; era un desgraciado con un puñado de canciones esperanzadoras y una voz contundente que nunca tuvo nada… hasta que los hipsters de Williamsburg lo redescubrieron y empezaron a pagar 50 dólares por sus discos en eBay. Ahora, ya hasta lo estoy reseñando en VICE. Hoy, Fay vuelve por un pedazo de gloria, al igual que regresaron los demás, y lo hace por el mismo motivo por el que lo hicieron los Pistols o por el que yo compro Regaine®: queremos algo del pasado. Life Is People es el nuevo álbum de Bill Fay en 40 años y aunque su miseria puede ser más grande, su voz y talento permanecen intactos. Jason Pierce de Spiritualized debería sentirse amenazado. La sombra de Life Is People es enorme, la voz, los arreglos, la miseria, la batalla. La esperanza diluida día a día… es muy parecido a usar Regaine®, pues. JOSÉ ÁNGEL BALMORI

Deep Time
Deep Time
Hardly Art

Estas rolas son como maquetas de canciones que se medio mantienen en pie. Piensen en una actualización de Young Marble Giants, o en una versión más cotorra (y enana) de The XX. Lo que más van a escuchar cuando hablen de ellos son cosas como “minimalismo” o “economía de recursos”, que es otra forma de decir que su sonido tiene más huecos que un calcetín de indigente. No es que eso sea malo, aunque tampoco resulta particularmente chingón. Vamos a dejarla en que es un disquito (¿EP? ¿Miniálbum?) coquetón masomenillos, y que si hubiera una carita intermedia (o una no-carita) le pondría ésa. Pero como a esta hora no me caga la madre el prójimo, quedaría como se ve más arriba. ATAHUALPA ESPINOSA

SWANS
The Seer
Young God Records

Se dice que donde hubo fuego, cenizas quedan. Cursi, pero cierto. The Seer, de Swans, valida la reunión de la banda. Después de su ruptura en 1997, Swans —liderado por el maestro Michael Gira— regresó en 2010 con My Father Will Guide Me up a Rope to the Sky. Siendo cruel pero sincera, el disco está chingón pero para muchos fue el sucesor natural de Soundtracks for The Blind (1996). Ahora, The Seer es un álbum doble de un poco más de dos horas donde la banda reafirma su identidad musical que le ha caracterizado por 30 años. Aún así, la banda integra nuevos sonidos e instrumentación de músicos colaboradores. Sin descanso alguno, en The Seer se aprecia la manera prolongada de sus temas con interludios bañados en trémolos discretos y voces agudas. Una sorpresa grata fue el tema “Song For A Warrior” con la participación de la voz tan desgarrada y maravillosa de Karen O de los Yeah Yeah Yeahs. Es sorprendente escuchar la exuberante atención y detalle de Michael Gira en cada minuto de cada canción. La tenacidad de perfección. Solemne calma en interludios pero al mismo tiempo una crudeza absoluta. Lo que nos salta al oído a la primera son elementos no esperados. Instrumentación un poco fuera de lugar como una harmónica, clarinete e incluso unas campanadas. Sin embargo, lo que parece un cagadero de instrumentación se convierte en lo que verdaderamente distingue a The Seer del resto de la discografía de Swans. Una estética musical sólida e independiente de lo que hemos escuchado anteriormente de la banda. Un álbum representativo del renacimiento de Swans. Regresando a mi punto cursi, la llama de la legendaria banda no se ha apagado. MARTY PRECIADO

POTTY MOUTH
Sun Damage
Ride the Snake/Feeble Minds/Puzzle Pieces

De algún agujero de Massachusetts salen estas cuatro florecitas (Abby y Phoebe, guitarras; Victoria, tambores y Ally al bajo) que ya tienen cuatro grabaciones mínimas: Su sencillo debut Superfriends, el demo-EP Bad Bad (ambas del año pasado), el EP Sun Damage -de marzo de este año- y este mes, el tour cassete Big in Brazil, todo para descarga gratuita en su bandcamp. El cuarteto toca punk chingón, melódico, chatarrero y alegre. Hay momentos que recuerdan claramente al sonido Olympia, Wa. circa ’90, especialmente en el Sun Damage. Aquí suenan como las canciones taradas de Beat Happening y el tema “Girls XL” no puede ser más que un homenaje a Kim Gordon de Sonic Youth, quien tenía una marca de ropa con ese nombre… además, como son mujeres y punks hay que decir que también recuerdan a las riot grrls, aunque eso último nomás les dé en la madre. GÜILI DAMAGE

THE CAST OF CHEERS
Family
School Boy Error/Cooperative Music

En general, Family, el álbum debut de The Cast of Cheers, es fatal. La típica banda con ambición de igualar el sinnúmero de bandas con ese sonido indie-Britpop. Family es un disco sin individualidad. Diez temas de indie-rock con la voz idéntica al güey de Bloc Party. Acordes y guitarrazos que ni se esfuerzan por sonar propios de la banda. Un álbum con esa fórmula preconcebida para llegar al “éxito”. Bandas fabricadas con sonido, esencia y colorido artificial para coquetearle a la monstruosa industria musical. Bandas que en un par de años harán soundtracks para películas teen de Disney. O tal vez llenen estadios por sólo una canción repetitiva en la radio. Esas bandas.  MARTY PRECIADO

INSTINCT
Niki & The Dove
Sub Pop

Se cuenta que Malin y Gustaf estuvieron un buen tiempo diseccionando música pop en su estudio antes de dar vida a Nikki & The Dove; no sólo para indagar en sus mecanismos, sino para ver de qué manera podían añadirle un toque personal. La tarea era difícil porque tenían que llegar por lo menos a los estándares a los que nos han acostumbrado desde Lykke Li, Robyn y iamamiwhoami, hasta Fever Ray o incluso Peter Bjorn & John, esa banda de indie de espíritu popero. Y un día consiguieron crear el sello que los distinguiría: producción que alcanzara un sonido electrónico ambicioso aunada a esa voz peculiar, de tintes lastimeros, de Malin. Comenzaron los hits y las sorpresas. Eso fue hace un par de años. Hoy, aquellos hits fueron reunidos en este primer álbum. Pero la sorpresa se extinguió. Pongamos otra vez los discos de The Knife, y crucemos los dedos rogando que los proyectos de Karin Dreijer Andersson se multipliquen. JESÚS PACHECO

THE DARKNESS
Hot Cakes
Wind Up Records

Actualmente, el país está hecho un cagadero. Entre la depresión post electoral, el chingo de morros inconformes haciendo marchas y el desmadre que se ocasiona debido a esto, doy gracias porque The Darkness por fin está de vuelta con nuevo disco. ¿Apoco te imaginas atrapado en tu coche o el transporte público escuchando una bandita de esas súper clavadas? 
Tranquilo, tus amigos los interesantes no tienen por qué enterarse si escuchas algo simple y llevadero. Y es que esta banda no quiere cambiar la música ni intenta revolucionarla, es simplemente un grupo de güeyes que quieren pasarla bien y esto se refleja desde que suenan los primeros acordes del disco. 
Riffs de guitarra con un chingo de huevos, una buena voz y momentos de genialidad apareciendo entre rola y rola resumen este disco. Date un tiempo para no tomarte las cosas tan en serio, trépale el volumen y mueve la cabeza como si te la quisieras arrancar.  ALEJANDRO MENDOZA

DESCARTES A KANT 
Il Visore Lunatique 
Discos Intolerancia

Imagina que te refrescas bajo una cascada de pertenencia sentimental, proveniente de un disco sacado de un hospital psiquiátrico para músicos. Ahora castígate con un zape y recuerda que estás escuchando a una banda nacida y criada en México. Es su segundo long play, les tomó más de un año terminarlo, y básicamente, puedes considerarlo como un momento en el tiempo atrapado y resguardado para siempre dentro de una ola radial sonora digital. Algo así como una puesta en escena del soundtrack de tus últimos días de inocencia.
 
DAVID MURRIETA

SHACKLETON
Music for the Quiet Hour/The Drawbar Organ EP’s
Woe the Septic Heart

Prácticamente todo lo que escuchamos es un artefacto explosivo. Aún si podemos conciliar nuestras diferencias con el terrorismo sonoro, nunca tendremos la capacidad para dominar una explosión. No hay métodos para ello, ni preparación, ni nada, nada, nada. Escuchar Music for the Quiet Hour y The Drawbar supone cierta preparación para esa clase de explosiones, o mejor aún, preparación para que lo viene después de la explosión. Shackleton pretende que las personas escuchen la representación de esa experiencia. Quizá encontremos una cantidad enorme de destrozos, edificios en ruinas, cuyas paredes graffiteadas aún sobreviven, quizás nos encontremos sin una pierna; o alguna escena peor del más pretencioso cine europeo. Lo único seguro es que resulta imposible saber qué haremos con esa sensación helada de haber sido atravesados. Álbumes como éste no sólo te permiten conocer cada sampleo o beat, sino, de alguna manera muy trágica, todo el paisaje. Ustedes no creerían que existe, pero aquí hay un tono exacto para explotarse las entrañas.

LUIS ARCE

DEAD CAN DANCE
Anastasis
[PIAS] America

Con varios EPs en libre descarga que incluían varias canciones en vivo, Dead Can Dance comenzó a hacer apariciones fantasmagóricas desde finales del año pasado. Nos estaban preparando para su resurrección. Suponemos que no querían que saliéramos despavoridos al ver el zombi saliendo de la tumba —en la que nunca dejaron de llegar flores frescas— tras 16 añitos de rest in peace. Querían asegurarse de tenernos al alcance, lo suficientemente cerca para convencernos desde las primeras notas de Anastasis, de que el cadáver sigue vivo y con más fuerza que nunca para volvernos seres taciturnos.

JESÚS PACHECO

Instituto Mexicano del Sonido
Político
Nacional Records

Así como Serge Gainsbourg compró la Marsellesa sólo para reescribirla con milagrosas guarradas; Camilo Lara retoma en la rola “México” de su nuevo disco, Político el Himno Nacional Mexicano y nos hace justicia. ¿Recuerdan cuando nos desmayábamos en la primaria y nos sangraba la nariz por cantar los incomprensibles versos de Francisco González Bocanegra? Pues ahora, gracias al IMS, podemos bailar y disfrutar de esta reinterpretación que además hace una poderosa crítica de los símbolos patrios: “Verde de mota, blanco de coca, rojo tu sangre”. Lo mejor de todo, es que esto viene acompañado de los mejores invitados a las fiestas: cumbia, cha cha chá, danzón y sampleos que invitan a ponerte tus zapatos, planchar tu camisa más perrona y salir en busca de una nalguita para fiestear toda la noche. Sin duda, Político es un gran disco para exportar.

RUGBY

Rebeldes
Alex Anwandter
Nacional Records

Llamado el príncipe emergente del pop chileno, Alex Anwandter es de esos artistas que mucho tiempo antes de su debut discográfico formal ya han generado todo tipo de entusiasmos y acumulado seguidores en diversos puntos del planeta gracias a la ubicuidad que permite Internet. Así que Rebeldes y su aparición en el catálogo de Nacional Records significa más bien la oportunidad de llegar a un público más abundante, es decir, de la propagación de esas melodías de sencillez aparente y sensibilidad abundante reunidas en torno a un electropop y una estética de constantes referencias queer, que se cuelan incluso a su propuesta visual: el video para el sencillo "¿Cómo puedes vivir contigo mismo?" es un homenaje a Paris is Burning, documental de Jennie Livingston que es al mismo tiempo un retrato de la cultura de baile que de la escena lésbico-gay del Nueva York de los 80. Otro dato para la trivia y trazar la genealogía: Cristián Heyne, productor del disco, también se ha encargado de pulir discos de Gepe o de Javiera Mena.

JESÚS PACHECO