Una madurita explica por qué le gusta follar con yogurines
Cultură

Una madurita explica por qué le gusta follar con yogurines

Después de siete años de celibato para criar a su hijo, Tess decidió retomar su vida sexual con chicos jóvenes que fuesen capaces de satisfacerla y aguantar su ritmo.
4.5.16

Ilustraciones por Polly Williams

Tessa no es el estereotipo de madre. La última vez que nos vimos, estaba descansando un rato después de haberse tirado a un chico de 22 años que la estaba esperando en la habitación del hotel.

Tessa no es su nombre verdadero. Lo que sí puedo decir es que es una mujer de 49 años que fue célibe durante siete para centrarse únicamente en criar sola a su hijo de 15 años de edad. Ahora que su hijo se ha ido a vivir con su padre, Tessa dice que siente como si hubiera recuperado su vida. Ahora hace realidad todas las fantasías que se le ocurren con hombres más jóvenes que conoce a través de la página Toyboy Warehouse.

Mi libido nunca antes había estado tan despierta y eso es todo lo que buscan los hombres, aunque luego no me pueden seguir el ritmo

Todavía no hay un consenso científico claro sobre cuándo los hombres y las mujeres alcanzan la plenitud sexual y cómo podemos definir el deseo sexual de una persona más allá de los principios básicos de lo bien que se estimulan nuestras partes. Charlé con Tessa para saber más sobre la plenitud sexual, la satisfacción y la alegría secreta de que te lleguen paquetes de calzoncillos con abertura a la casa de tus padres.

VICE: Hola, Tessa. Empecemos por el principio. ¿Por qué te gustan tanto los hombres mucho más jóvenes que tú?
Tessa: Las mujeres alcanzan la plenitud sexual a los 40 años y los hombres, al final de su adolescencia. Es algo biológico, muy simple. La gente se ríe de el fetiche de las maduritas, pero yo creo que es algo muy lógico. Mi libido nunca antes había estado tan despierta y eso es todo lo que buscan los hombres —aunque luego no me pueden seguir el ritmo—.

Publicidad

¿Cuántos años tenía el chico más joven con el que has estado?
Como mi hijo tiene 15 años, me descoloca un poco estar con chicos demasiado jóvenes. Hace poco, un chico de 18 años me estuvo pidiendo que por favor le quitara la virginidad, pero tuve que decirle "Lo siento, pero no va a pasar". Me dio miedo. Además, ¿yo qué gano? Si tiene 18 y nunca ha tenido sexo, probablemente va a durar dos minutos y medio. No soy como los hombres, a los que les encanta "desflorar a las chicas". Solo necesito a alguien que tenga resistencia y energía. El chico más joven con el que he estado tenía 20 años y me lo pasé muy bien con él, aunque no conectamos mucho.

No me importa si son musculosos o no. El primer tipo con el que hablé en la página era un corredor de bolsa de 27 años y después de un año y medio por fin nos vimos. Y estaba en muy buena forma: tenía tableta y todo y era muy guapo. Pero llegó a mi casa y no hubo química. No me gustó.

¿Cómo es el sexo ahora en comparación con cuando cuando eras más joven?
Hice un par de tríos a los 19 y 20 años, pero no tenía idea de cómo manejar la situación y creo que no lo hice bien. Me gustaría volverlo a hacer ahora que ya sé exactamente cómo actuar. Es como en el trabajo: con el tiempo, se gana experiencia. Creo que las mujeres mayores somos de mente más abierta y también tenemos más confianza en nuestro cuerpo.

Él no paraba de decirme, "¿Crees que la gente piensa que eres mi madre". Y sí, en teoría podría ser su madre

¿Por qué dices eso?
Convivo con muchas modelos jóvenes en mi trabajo. Son muy guapas pero creo que muchas de ellas se preocupan demasiado por su apariencia y su cuerpo. No se dejan llevar. He hablado sobre esto con los chicos con los que me acuesto y algunos dicen que simplemente tienen un fetiche por las mujeres mayores. Otros se acuestan con mujeres de su edad, aunque muchas veces me dicen que están muy buenas pero que son muy aburridas.

¿Quién ha sido tu favorito para matar el aburrimiento?
En la página conocí a un chico polaco de 22 años que trabajaba en una fábrica del norte y tenía un físico impresionante —era culturista, levantaba pesas o algo así—. Casi nunca soy yo la que manda el primer mensaje en la página pero con él tuve que hacerlo. "Madre mía, eres impresionante", le escribí. Hablamos y me dijo que pronto era su cumpleaños y no tenía con quién celebrarlo. Le respondí que viniera a Londres y que nos viéramos en un hotel.

Publicidad

Llegué a la recepción una hora antes y pedí que nos llevaran una cubitera de hielo y dos copas de champán. Cuando llegó el servicio a la habitación, yo ya estaba lista —llevaba botas a la altura del muslo con tacones de 12 cm, medias, ligueros y guantes— y el pobre chico de la recepción quedó impactado. Estaba vestida como dominatrix. Por la expresión de su rostro, seguro que pensó: "Uy, es prostituta".

Cuando llegó el chico polaco, a las 3 de la tarde, entró en la habitación y empezamos a hacerlo sin decir una sola palabra. Terminamos a las 6. Hice una pausa de una hora para verte a ti y otros amigos en un bar a la vuelta de la esquina y después llevé al chico a un restaurante para cenar y brindar con vodka. Él no paraba de decirme, "¿Crees que la gente piensa que eres mi madre". Y sí, en teoría podría ser su madre. Después de eso, no nos volvimos a ver.

¿Solo te interesa el sexo o buscas algo más?
Me gusta mucho disfrazarme y tengo más de dos mil piezas de lencería, que me van muy bien porque los ligueros me cubren la cicatriz de la cesárea. Pero no me siento mal con mi cuerpo y me encanta usar prendas bonitas. Compro lencería casi cada semana. A veces la pido por internet y pido que la envíen a la dirección de mis padres. Mi pobre padre, con 85 años, me llama para decirme qué es lo que ha llegado.

¿Y cómo reacciona?
Me dice: "Te han llegado unas bragas abiertas por la entrepierna y un sujetador sin tela en la parte de los pezones". Probablemente cree que soy prostituta. El pobre es muy religioso. Me pregunto si es hereditario. Mi madre tiene 85 años y cuando le hablé del chico polaco y le enseñé una foto de su torso y de su pene, me dijo, "Estoy muy orgullosa de ti". A ella también le encanta el sexo. "A veces tu padre y yo lo hacemos antes y después de ir a la iglesia", me dice.

A veces me da la sensación de que soy un poco rara porque la mayoría de las mujeres de mi edad no hacen otra cosa que lavar uniformes y hacer tareas. Me alegra no tener que hacer eso. Quiero sentir y experimentar de todo antes de morir.

@helennianias / @pom_lette