La primera ola de calor de Sevilla en fotos
Cultura

La primera ola de calor de Sevilla en fotos

La capital de Andalucía es un verdadero horno estos días. Turistas y locales se protegen del sol como pueden. Y, a veces, ni siquiera pueden.
22.7.16

Al remojo en la plaza de España de Sevilla

Que los termómetros en Sevilla se pongan a 40 grados durante el verano no es una noticia nueva para los locales. Y para los turistas, al menos los que vienen de otras partes del país, ya saben dónde se meten cuando quieren visitar La Giralda en pleno mes de julio y con el Sol descargando toda su furia y mala baba sobre el asfalto. Algún guiri sí se puede llevar una sorpresa. Por eso, cuando quisimos retratar lo jodido que está siendo este mes de julio en nuestro país —en realidad, es como todos, pero de año en año se nos olvida—, localizamos a alguien que pudiera retratar la ola de calor a orillas del Guadalquivir.

Christian Lagata, andaluz que vive en la ciudad y la conoce muy bien, se dio un paseo tostándose al sol, en los momentos más crudos del día, con su cámara a cuestas. La cuestión era que no se quedara quieto, que persiguiera a los incautos hasta que cayeran presa de su objetivo.

La tarea no fue fácil, porque la ciudad, durante las horas centrales del día, se asemeja mucho más a un desierto que a un lugar habitado por seres humanos.

El paseo de la O

En este paisaje casi post—apocalípticio —aunque hermoso, todo hay que decirlo, y monumentalmente bello— la gente pulula buscando la sombra, incluso debajo de los puentes del río. Lugares que se vuelven perfectos para ver si uno puede recuperar el sueño que ha perdido (dilapidado) durante la noche anterior.

Ni siquiera en los bares, con una buena cervecita del sur en la mano, parece que la gente se atreve a asomar la cabecita para ver la que está cayendo ahí afuera. No hay datos contrastados, pero creemos que ayer en Sevilla no había ni Pokemons sueltos por la calle. Estaban todos a la sombra.

El puente de Triana

A falta de playa, a falta de mar cerquita, las fuentes son un buen lugar para refrescarse. Luego están los más valientes, que no quieren perder ni un minuto y salen con su palo selfie para inmortalizar su paso por la ciudad. Nos merecen todo nuestro respeto.

Aquí están las fotos de Christian que ilustran el desierto sevillano en julio.

Gente durmiendo debajo del Puente del Cachorro para escapar del sol

Orilla del Guadalquivir

Puerta de la Maestranza

Plaza de España

Plaza del Triunfo

Alameda de Hércules

Orilla del Guadalquivir

Orilla del Guadalquivir

Plaza de España

Jardines de Murillo

Parque de María Luisa