Este dildo es como un pene alien que te pone huevos dentro

El Ovipositor es básicamente un dildo enorme que deja gelatinas en forma de huevo en la cavidad corporal en la que lo introduzcas.

|
17 Agosto 2015, 3:48am

Todas las imágenes vía Primal Hardwere.

Hace poco, mientras buscaba juguetes sexuales raros por internet, me encontré el perturbador testimonio de una mujer que acababa de descubrir el Ovipositor, patentado por Primal Hardwere: uno de los juguetes sexuales más extraños y desafiantes que he visto. El Ovipositor es básicamente un dildo enorme que deja gelatinas en forma de huevo en la cavidad corporal en la que lo introduzcas. Los fans del Ovipositor aseguran que la sensación de expulsar un huevo extraterrestre baboso de su cuerpo es genial.

El dueño de Primal Hardwere es un hombre que insistió en que lo llamáramos Lobo Solitario. Originario de EUA y de edad desconocida, trabajó como albañil, en un local de comida rápida, fue modelo, tocó el órgano en la iglesia, fue carnicero y estudió medicina veterinaria en la Universidad de New Hampshire antes de decidir que quería vender enormes penes alienígenas que ponen huevos.

VICE: Hola, Lobo Solitario. La mayoría de los lectores no saben cómo funcionan los Ovipositores. ¿Podrías explicar en qué consisten?
Lobo Solitario: La idea es reproducir el acto de quedar fecundado con huevos. Si has visto las películas de Alien, sabes perfectamente a qué me refiero. A muchas personas les excita eso. Los juguetes no son más que tubos con forma fálica que se usan para insertar huevos de gelatina en el cuerpo. Hay un orificio en forma de embudo en la parte inferior, donde se colocan los huevos, que se insertan uno por uno hasta que salen por la parte superior.

El Ovipositor reproduce la sensación de quedar fecundado con huevos.

¿Cómo te metiste en esto?
Probé de todo: puse un restaurante y tenía muchos otros negocios de bastante éxito. Sin embargo, en todos mis trabajos, cuando llegaba a la cima, me daba cuenta de que ese era el límite. No me considero avaricioso, pero sí ambicioso y siempre trato de hacer lo mejor para tener más independencia y libertad para hacer todo lo que quiero.

¿Y para ti la libertad es ayudar a otras personas a insertar huevos en sus cuerpos para obtener placer sexual?
Seamos sinceros, hay cosas que siempre venden: comida, muerte y sexo. Primero hice mis incursiones en la industria de la comida y, después de ser gerente en tres restaurantes y poner uno propio, me di cuenta de que todos los días era lo mismo y que nunca iba a cambiar. La muerte en realidad no me interesa. Quería algo más divertido. Algo que rompiera la monotonía de la gente e hiciera que escupieran su café cuando les contara a qué me dedico.

Creo que lo has logrado.
Quería sacar a la gente de su zona de confort y hacer que se cuestionaran sus propias erecciones y bragas mojadas, que supieran que era posible cumplir sus fantasías.

El Ovipositor en acción.

¿Cuánta demanda tiene este producto?
Antes de Primal Hardwere, solo hacía modelos por pedido para los que no encontraban lo que querían en ninguna parte. Pero me encargaron varios Ovipositores y cuando publiqué un vídeo en YouTube para mostrar cómo funcionaban, la respuesta fue impresionante. Había cientos de personas que querían el suyo. No es mi fetiche pero gracias a él vi el potencial de esta nueva línea de productos.

¿Es peligroso meterse huevos de gelatina en el culo o en la vagina?
Todo hay que hacerlo con moderación. No somos médicos y no vamos a hablar sobre qué es seguro y qué no es seguro para el cuerpo porque depende de cada persona. Lo único que puedo decir es que los he probado varias veces en mi propio cuerpo y no me ha pasado nada pero, la verdad, cada persona conoce sus propios límites. Por ejemplo: los que más riesgo corren son los que tienen alergia a la gelatina. Si lo hacen bien, los huevos quedan firmes, viscosos, pero firmes, como los ositos de goma. Aunque el calor corporal los disuelve rápidamente.

¿Podrías describir al cliente promedio?
Son simplemente «personas». No puedo decir que haya un grupo específico o un estereotipo al que le gustan esta clase de cosas. A la gente le excitan muchas cosas además de lo que nuestras respectivas sociedades llaman «normal». Somos un nicho en el sentido en que ayudamos a cumplir los fetiches menos conocidos. Enviamos nuestros productos a todo el mundo, a razas diferentes, con religiones diferentes y culturas diferentes.

Me considero una persona de mente abierta pero, la verdad, no entiendo por qué a la gente le gusta esto. ¿Podrías darme un último argumento para venderme el producto?
Todo se puede ver desde varios puntos de vista, y los Ovipositores no son la excepción. A muchos les gusta imaginar que una criatura alienígena quiere dejar huevos dentro de su cuerpo. Puede ser intimidante o escalofriante para los que no sueñan con ser el portador voluntario o involuntario de un ser alienígena. Obtener placer sexual con algo tan diferente a un humano difumina la línea de nuestra propia humanidad. Pero algunos se mojan la ropa interior con solo hablar del tema.