FYI.

This story is over 5 years old.

Μόδα

Las joyas de la muerte

4.8.11

Por algún motivo, un sinfín de diseñadores de joyas piensan que utilizar huesos de animales, plumas y taxidermia en su trabajo es lo más revolucionario de todos los tiempos. De lo que no se dan cuenta es de que eso solo atrae a un pequeño contingente de estudiantes seudohippies que guardan poca o ninguna relación con los bloggers de moda. Lo que realmente deberían utilizar son huesos humanos y convertirlos en collares, brazaletes y anillos. Columbine Phoenix administra una compañía llamada Sunspot Designs que está especializada en joyería de estilo gótico, pero su línea Churchyard, que está hecha de restos humanos, esa es muy interesante. Le pregunté a Columbina de dónde saca esos huesos y quién compra su joyería.

Vice: Hola Columbine, ¿Cómo estás?

Columbine Phoenix: ¡Muy bien, gracias! Me tomé todo un fin de semana de descanso y, en tiempos como estos, eso es un gran lujo. Me estoy dando un capricho.

Publicidad

Qué bien. ¿Cuándo empezaste a hacer joyería?

Bueno, desde que era niña me encantaban las cosas brillantes. Mi hermano y yo jugábamos a los piratas, y nos robábamos los botones de brillantes de la abuela. Intenté seguir todas las modas en el instituto: remaches, brazaletes de hilo de la amistad y collares de cuentas, cosas así, pero pronto perdí el interés porque lo hacía todo el mundo. Empecé a hacer mi propia joyería con conchas, plumas, y lo que pudiera conseguir de la naturaleza. Siempre me han encantado los detalles, resaltar la belleza que ya está ahí, en lugar de grabar margaritas o algo así.

Supongo que los huesos humanos eran, lógicamente, el siguiente paso.

Sí. Un amigo en la escuela de medicina me dijo que en su departamento estaban consolidando su colección, y me preguntó si quería comprar huesos pequeños para mi trabajo. Me los enseñó y fue amor a primera vista: ¡marfil casero! Fue como ver las primeras fotos de la Tierra desde el espacio, algo así como “Esto somos nosotros. Todos nosotros. Cada uno de nosotros es un milagro viviente”.

¿Dirías que tu joyería es más una celebración de la vida que de la muerte?

Sí, aunque no los veo como opuestos. La muerte es parte de la vida. No puedes morir a menos que estés vivo, y si no muriéramos, muchos de nosotros no viviríamos.

Muy cierto. ¿Siempre te han llamado la atención cosas parecidas o esto de los huesos es una pasión nueva?

Publicidad

Me han llamado la atención siempre. Crecí a dos casas de un viejo cementerio y me encantaba sacar grabados y fotos de las tumbas más viejas. Escribí canciones y poemas sobre sirenas, gárgolas y fantasmas. Siempre me ha fascinado lo sobrenatural, pero de una manera respetuosa. Cazar fantasmas y revivir ancestros solo por algo de emoción carece de sentido para mí.

¿Te gustaba el goth o el black metal o esas cosas que van de la mano con eso de pasear por cementerios?

El goth. Incluso fui promotora de conciertos un par de años, pero por mi sentido del honor klingonesco (sí, me encanta la ciencia ficción) no pude hacer dinero por ser honesta. Siempre me atrajo más lo etéreo, su lado más neoclásico, aunque también me gustaban muchas de las bandas. También me gusta la música de edades mucho más tempranas, barroca o cosas eclesiásticas. ¿A quién no le gusta un poco de

Hildegard von Bingen? ¿No?

Seguro. Volvamos a los huesos. ¿De dónde son? ¿Andas por ahí saqueando tumbas?

¡No, no! Los consigo de fuentes educativas que, a su vez, los consiguen de escuelas médicas y museos que consolidan o actualizan sus colecciones, o adoptan esqueletos de acrílico, que son más uniformes y requieren menos mantenimiento. Es grandioso donar tu esqueleto a tu alma máter, pero si te destruiste el tobillo en la patineta a los 12 años, tal vez no sea la mejor forma de educar a un estudiante de anatomía.

Así que asumo que no hay registro de a quién pertenecían los huesos.

Publicidad

Exacto. En ocasiones hay gente que pregunta: “¿Sabes quién fue esta persona?”, pero ni siquiera sé si era hombre o mujer. Lo único que les puedo decir es que probablemente pertenecieron a una familia acomodada, ya que tuvieron la oportunidad de recibir una educación universitaria.

¿A qué te refieres? ¿Las personas educadas fueron las que donaron sus cuerpos a la ciencia?

No, estos no fueron donados para la ciencia, fueron donados para la educación. Ya sea instituciones universitarias o museos. Así que me imagino que por lo menos debieron estar expuestos a buenos recursos educativos como esos.

Me he dado cuenta de que las joyas que colocas dentro esconden un significado. ¿Qué significan para ti?

No fue exactamente planeado, la verdad. A veces un hueso sugiere una piedra en particular, o una piedra querrá ser parte de algún hueso. Si te tomas tu tiempo y eres respetuoso y silencioso, la belleza tiene un lenguaje propio que habla a través del tacto y las imágenes. Aunque creo que una de mis piezas favoritas fue una rebanada de turmalina color sandía, una de mis piedras favoritas que se cristaliza en círculos concéntricos, suspendida en el centro de una vértebra, donde debería ir la médula espinal. Le llamé Signal y tal vez haga otro parecido. Fue como el mensaje básico de la vida: desde la supervivencia hasta la conciencia, hasta cosas como bailar y trabajar, cosas que todos compartimos como seres humanos.

Publicidad

Cierto. ¿Quién compra tus productos? ¿Tienes clientes especiales?

Creo que la mayoría de mi joyería ósea la compran doctores, especialistas en imagenología y otros profesionales médicos, ya que aprecian el cuerpo humano como la hermosa obra de ingeniería que es. Entre el resto de clientes hay soldados que quieren intimidar a sus enemigos, y, por supuesto, personas que quieren usarlos en el club goth.

¿Sabes si tu joyería es popular en círculos paganos?

Creo que no. Muchos paganos, de hecho, se sienten incómodos. La cosa es que los diseños de huesos no son los más populares que hago, y se necesita un tipo especial de persona para apreciarlo. Es como una famosa tumba en Nueva Inglaterra: “Como me ves, te verás” y eso no le atrae a muchas personas. No todos tienen la libertad para vivir completamente para el día de hoy, y eso puede no ser tan cómodo.

¿Te han hecho encargos? ¿Gente que mande huesos de seres queridos o cosas así?

Solo una vez. Un amigo quería unos aretes de las muelas del juicio de su ex, y de hecho, es la única vez que he hecho algo sabiendo quién había donado la pieza. Abrió el paquete e inmediatamente dije: “Uy, bueno”, los pusimos en un jarrón con sal y conseguí incienso. Les di un buen baño de humo para liberar la energía atrapada. No terminaron bien. Pero, una vez limpias, quedaron unos aretes muy bonitos.

¿Tienes que hacerle una limpieza a los huesos antes de trabajarlos?

No, esa fue la única vez que sentí que había algo mal. A menudo me ofrecen huesos a mejores precios, pero nunca los acepto, porque probablemente fueron robados de una tumba. Esos, sospecho, podrían estar saturados de energía infeliz, y, por supuesto, no quiero alentar esa clase de comportamiento. Pero la mayoría de los huesos que recibo son de doctores, enfermeras, científicos y profesores: probablemente no son tan supersticiosos como para terminar como fantasmas. Nunca he sentido que tengo que hacerle una limpieza a los huesos que consigo de fuentes fiables.

JAMIE CLIFTON