FYI.

This story is over 5 years old.

Música

Una entrevista sin pelos a Frankie Rose

La líder de The Outs es fan de las pelucas y de Fleetwood Mac.
6.3.12

Es muy sabido que, antes de formar The Outs, Frankie Rose tocaba la batería en muchos grupos que molan. Entre ellos, Crystal Stilts, Vivian Girls y Grass Widow cuando aún se llamaban Shitstorm. Aunque todos esos grupos me molan y seguro que Frankie aportó mucho a cada uno, también hay algo que me haría sentir muy incómodo preguntándole a alguien sobre grupos que triunfaron a su manera sólo cuando ya no tocaba en ellos. Sería como preguntar a alguien que acaba de perder el tren que a dónde iba. En este caso, tres trenes.

Por eso, cuando quedé con Frankie por skype la semana pasada, me empeñé en no mencionar ni Brooklyn ni California ni el hecho de que su banda esté formada por chicas, optando por llenar los siguientes 20 minutos con preguntas raras sobre el rap, la música easy listening y, sobre todo, las pelucas.

Hola, Frankie. ¿Me escuchas bien? 

Publicidad

Sí, pero hay mucho ruido, estoy en la República Dominicana.

Hostias, qué suerte. ¿De gira o de vacaciones?

De vacaciones. Nunca he estado de vacaciones antes. Solo he ido de gira. Quería ir a un sitio tropical y no hacer nada.

¿Estás en un centro turístico?

Sí. Es de risa, porque no soy de la clase de personas que van a centros así. Estoy disfrutando de la piscina y de todo, pero me resulta extraño.

¿Te sientes como si estuvieras en El prisionero?

Empieza a ser así. Me siento como si la gente que me encuentro en el buffet fuera a pegarme una paliza. Y pasa una cosa, que cuando estamos haciendo cola, los camareros empiezan a dar palmas cuando es la hora de que podamos entrar. Es siniestro, no puedo con ello.

Parece intenso. El nuevo disco tiene un aire a Fleetwood Mac.

Rumors fue uno de los primeros cassettes que tuve.

¿Lo compraste o se lo robaste a tus padres?

La verdad es que no me acuerdo. Probablemente era de mi madre. También oía mucho a Phil Collins.

Pues yo tengo una pregunta sobre Phil Collins. ¿Has oído ese disco de tributo de canciones suyas en versión rap?

Tío, estoy muy al margen de todo eso. La última vez que escuché hip-hop fue cuando tenía 15 años.

Bueno, es igual. Phil Collins, como tú, toca la batería y canta. Y a diferencia de ti, él es calvo. Estaba pensando, ¿si tuvieras que decidir entre perder la habilidad para tocar la batería y quedarte sin pelo, que elegirías?

Publicidad

El pelo. Me resulta muy molesto. He estado pensando en dejármelo corto y llevar peluca. De verdad, mi pelo es molesto de la hostia. Lo llevo de largo hasta el culo y no quiero tener que seguir cepillándomelo, es un fastidio. No hay duda, me lo cortaría. ¿Tendría que quedarme totalmente calva?

Sí.

Bueno, supongo que lo llevaría bien. Me gustan las pelucas.

¿Pelucas o peluquines?

Los peluquines también molan, pero prefiero las pelucas.

¿Cuánto es lo máximo que has pagado por una peluca?

50 dólares. Nunca pagaría más de eso.

Es muy barato.

Me encantaría que se pusieran otra vez de moda, en los años 60 todo el mundo las llevaba. Ahora solo las lleva Nikki Minaj. Y Tyra Banks.

A mí me parece que los 60 están volviendo. Está toda esa conciencia social, lo del amor libre, y las drogas psicodélicas. También la portada de su disco es muy sesentera. Tiene un aire op-art.

La gente siempre dice que hago referencia al pasado y… Bueno, te voy a responder por separado.

Adelante.

Yo creo que la gente, en música, estaba totalmente influenciada por los 60 hace un par de años. Yo misma lo estaba, aunque diría que más por cosas como Spacemen 3 y grupos de los 80 que querían sonar como bandas de los 60. Y me parece bien, siempre que le des tu propio toque. Lo más popular fue la utilización de guitarras y amplis Fender, pero me parece que eso se está acabando. En fin, no creo que este nuevo disco esté influido por ese sonido. Hay muchas cosas en él, no sólo reverb.

Publicidad

Políticamente hablando, a mí me parece que los 70 fueron más revolucionarios que los 60, y que hoy simplemente estamos más al tanto de las cosas. No sé si es un revival de lo que pasaba en los 60, pero sin duda la gente siente ahora más la opresión, en especial las clases medias.

¿Y la portada?

Simplemente quería algo inofensivo. No estoy muy metida en el arte. Quise encontrar algo que encajara con el disco pero no lo etiquetara como un disco indie. Cuando pienso en indie lo asocio al término ‘mono’, y no creo que este sea un disco mono. Al menos espero que no.

Si algo es, es un disco con el que practicar sexo.

Un momento. ¿Has dicho que es un disco para el sexo?

Sí.

Ay, Dios. No eres el primero que me lo dice. Una gente me contó que se lo habían puesto mientras se lo montaban, y que se sintieron como si estuvieran en una película de John Hughes. Fue el mejor halago que nunca me hayan hecho. Así que, ¡gracias!

¿De nada? ¡Gracias Frankie!