Hablamos con algunos SHARP de Madrid

Estos skinheads son mayoritariamente antifascistas y escuchan punk de los 80 como Eskorbuto, La Banda Trapera del Río y La Polla Records

|
10 Junio 2011, 12:00am

La juventud española se está politizando de nuevo. A la fuerza, seguramente. Guarde o no relación directa con ello, los últimos dos años ha habido un marcado ascenso de los skinheads a ambos lados del espectro político en Madrid, con el fatal apuñalamiento del antifascista Carlos Palomino en 2009 todavía fresco en la memoria. Jóvenes que retoman la política polarizada de los 70 y expresan su identidad por medio de la moda skin británica.

Los skinheads con los que compartimos cervezas y whiskycolas e hicimos estas fotos, aparte de tener una pinta imponente, ven lo de ser skin como una estilo de vida más que una moda. “Uno no se hace skin, nace skin”, escuchamos repetidamente a lo largo de la noche. 

Facundo, de 20 años, y sus amigos Eva María, Íñigo, María, Marta y Borja forman parte de una banda que recorre los suburbios en los que se encuentran los squats y las plazas del centro de la ciudad, y se dedican a menesteres típicos de adolescentes como pimplar, drogarse y follar, pero con el aliciente extra de tener que cuidarse de las palizas policiales y de las peleas con neonazis.

Vice: ¿Qué significa para ti ser skin?
Facundo:
 En primer lugar significa ser de clase obrera. Soy pobre. Mi padre se gana la vida arreglando equipos de música y mi madre limpia casas. Me siento orgulloso de ello. El dinero no significa nada. 

¿Por dónde salís?
Solemos beber en plazas como Chueca o Argüelles, y cada vez más en squats y centros sociales como La Magdalena, La Cacique y el Dragón.

¿Qué tal lo lleváis con la policía?
España no es Londres, donde puedes vestir como te dé la gana. Aún es muy conservadora. Estuve hace poco en el País Vasco y la policía me metió una paliza.

¿Sólo por las pintas?
Sí. Tengo más probabilidades de que me paren y me cacheen que cualquiera que no sea skin. También es prácticamente ilegal ser SHARP en España. Dos de mis amigos se enfrentan a años de prisión y no han hecho nada malo. Sólo bebían en la calle a las 2 de la mañana. Es todo un montaje de la policía. Con las elecciones a la vuelta de la esquina, hay muchísima más policía en las calles y los squats están siendo desalojados. Las cosas se están poniendo duras aquí en Madrid, también con los fascistas.

¿Qué proporción de skins fachas calculas que habrá?
Entre la comunidad skin de Madrid yo diría que el 70% somos antifascistas y el 30% neonazi. Eso sí, hay algunos barrios por los que yo no puedo pasar: Pinto, Alcalá de Henares, San Sebastián de los Reyes y La Moraleja no son seguros para mí. Son los suburbios donde tienes más posibilidades de encontrarte neonazis. Madrid es zona de guerra. Tienes que estar siempre alerta y tener cuidado de con quién te mueves. Siempre hay alguien dispuesto a apuñalarte o a romperte una botella en la cabeza. 

¿Qué música escuchas?
Punk de los 80, más que otra cosa. Eskorbuto, La Banda Trapera del Río, La Polla Records… Ahora todo es mucho más fluido, la gente escucha punk y HC a la vez que reggae. Pero creo que hay cosas que no deberían mezclarse, como ese nuevo género llamado Reggae contra el Comunismo, un reggae racista y totalmente chiflado. Eso sí, es una escena pequeña en comparación con la de los mods nazis, que están en todas partes. ¡Es contradictorio! Creo que deberías saber en qué estás metido y sentirte orgulloso de ello. He estado en conciertos de Oi! pero no me pone los pelos de punta. Joder, el soul y el reggae skinhead es lo que me mola de verdad.

Read the rest at Vice Magazine: CON SKINS EN MADRID - Vice Magazine