Este artículo se publicó hace más de cinco años.
música

Vota a DJ Kun

Se presenta a las elecciones de la SGAE.

por Iago Fernández
20 Mayo 2013, 6:48am



“Ponle un poco de sabor aquí, ponle un poco de sabor allá. Quiero que te acerques más a mí. Ponte a disparar. Ram Pam-pán Pam-pán”. Parece que fue ayer cuando DJ Kun bailaba este jitazo, con sus trencitas, su boina de Kangol y su barba perfilada. Pero no fue ayer, no. Hace ya 15 años de eso y -mientras planea sacar una reedición de aquel disco- el músico de origen argentino se dedica al negocio del bailoteo stripper y se presenta a las elecciones territoriales de la SGAE. Si gana, promete recaudar los derechos de todas las canciones que aparecen en películas porno.

VICE: ¿Dónde hay que meter mano en materia de derechos de autor?
DJ Kun: Pues para empezar, en la tele. ¿Tú has visto lo que suena ahí? Si pagasen derechos por todo lo que suena, esos programas y realities serían más caros que una superproducción de ciencia ficción. He llegado a escuchar Michael Jackson y Madonna en alguno de ellos.  Además si lo regulamos bien, las productoras se plantearán usar canciones de músicos y grupos de aquí que les saldrían más barato. La época de encargar informes a la fundación de Urdangarín y contratar al primo del Dioni ya pasó. Ahora es la época del sentido común. También hay que meter mano en el porno. Y en mil sitios más.

¿En el porno?
Con los derechos de esas pelis hay una especie de tabú. Yo le regalé una canción a Torbe para un dvd que se llamaba Misión en Torrelavega y lo primero que haré si salgo elegido es preguntar cuánto dinero ha generado eso. Torbe es un tío que ha sabido jugar muy bien sus cartas. Nunca puedo quedar con él porque está constantemente reunido con sus abogados. Me ha enseñado facturas con muchos ceros.

Me sorprende que no hayas salido en ninguna película porno.
No lo he hecho, pero sólo por respeto a mi madre. De momento con mi local de pole dance es suficiente. El porno es una industria que tiene mucho peso. El gasto de hacer una peli porno no es nada comparado con una producción normal, y de Hollywood ya ni te cuento. Hace poco estuve en una mansión de un publicista que hace porno y me la juego a que gana mucho más con el porno que con su trabajo, digamos, normal. Como te decía antes, Torbe es un ejemplo de todo esto.

Torbe me recuerda un poco a Kiko Rivera. Sé que también lo conoces a Kiko.
Sí, nos conocimos en un concurso de strippers en el que estaba de jurado. Kiko es un tío con mucho talento. Un tío que hace música de verdad. Me enseñó cosas que compuso para la virgen de Triana. Yo mismo le aconsejé que probara como DJ pero esperaba más de él. Toca la batería, la trompeta… pero se ha conformado con pinchar una colección de loops de librería aprovechando el tirón mediático. No ha querido ser artista. Escuché en Ana Rosa Quintana que ya está quemado de pinchar en el Buddah bar.

Los dos tenéis madre artista.
Sí, creo que eso es lo que nos empujó a las discotecas.

Y a la pasión por la música disco.
Sí. Hay más gente apasionada por la música disco de la que parece. Rosa es una de ellas. Rosa de España. Es increíble, para una mujer que no habla inglés, lo perfecto que canta todos los clásicos de los setenta. Es una diva impresionante. Estábamos juntos en una cafetería de Ópera el día que se murió Donna Summer. Se nos caían las lágrimas. Pero, claro, su manager la lleva por el terreno de las tonadilleras españolas y le da igual si ahora Daft Punk imponen que la música disco sea un éxito. La colaboración que hice con ella triunfó en iTunes y no hicieron videoclip ni nada.

No sé, igual no se respeta tanto por el rollo hedonista y frívolo ¿no?
Claro, el funk al menos tiene el rollo político y reivindicativo. Bootsy Collins, George Clinton... La música disco no. Cuando yo entré en el panorama, haciendo disco estábamos Georgie Dann y yo. Después llegó King África. Nos desprestigiaban. A mí en Warner me pidieron que por favor no me llamara DJ porqué les daba mucha vergüenza.  

Los capos de las discográficas nunca han sido unos lumbreras.
Lo peor es que siguen estando los mismos de siempre. El sector evoluciona, todo el mundo sabe que nos dirigimos a una nueva era porque la música va siempre por delante de la industria y, sin embargo, las decisiones las siguen tomando los mismos de siempre. Es absurdo porque, si antes el artista se quedaba con un porcentaje ridículo de la obra, tenía cierto sentido por los intermediarios que hacían un trabajo de distribución, diseño, etc. Pero, ¿ahora? ¿A cuento de qué se quedan con un 40% o 60% del derecho de una canción por transformarla a un formato de mierda y colgarla en internet para que la gente lo escuche en un aparato de mierda con unos auriculares blancos de mierda? Es como una tomadura de pelo. ¡Qué insulto a la música! Steve Jobs nos ha jodido pero bien. Le ha dado bombones a los cerdos.

Bueno, Steve Jobs y alguno más.
Sí, claro, muchísimos más. Por ejemplo Rupert Murdoch, con MySpace, tampoco nos hizo un gran favor. A veces pienso que Rupert Murdoch es Murdoch el del Equipo A de viejo. Él y otros como él han dejado que los informáticos y la tecnología se carguen una industria bien organizada. Coherente. Es inevitable digitalizar la música pero han hecho mucho más daño ellos que, yo qué sé, Napster. El emepetrés, con la codificación digital, puedes controlar tu tema y saber exactamente a dónde llega. Y es lo que están haciendo los americanos, que les da igual que te compres o no el disco porque si te descargas un tema y lo intentas utilizar en una película o YouTube te van a localizar y el dinero no va para ti, va para ellos. En esto a la SGAE todavía le queda mucho camino por recorrer.

Con la Ley Sinde todo irá bien...
De repente no hay polémica y nos van a aplicar a lo tonto esta ley que se queda a mitad de camino en todos los sentidos. Llega tarde y mal. Y desaparece la copia privada, que estaba muy bien. Porque si tú comprabas un cedé tenías todo el derecho a hacerte una copia de seguridad y meterte tus empetrés en un cedé. Y esto ahora lo van a evitar. Es absurdo. Es ponerle puertas al campo. 

Y si volvemos a un formato físico para reporducir música, ¿cuál eliges?
¡Con el minidisc! El mejor invento de la historia de la música. Dura más que un vinilo, pero no pasa de la hora, el sonido es digital y no se deteriora. Mis minidisc no fallan a día de hoy porque están en una carcasa cerrada como un diskette. Yo en mi casa tengo un minidisc multipista, de ocho pistas, y lo uso para mis directos y no falla. Quince años después. Mientras que mi colección de miles de cedés no puedo decir lo mismo, porque al menos quinientos están rayaditos y no los puedo reproducir. Y los vinilos hay que tenerlos en una cámara isobárica para que no se te rayen.

Se suelen estropear los malos. Si se raya uno de Justin Bieber tampoco pasa nada.
A mí me gusta. Justin Bieber es un buen músico. Y rapea que te cagas.