FYI.

This story is over 5 years old.

Fotos

Selección de “In the light of darkness”

Inmediatamente después de la des-trucción del World Trade Center, la fotoperiodista Kate Brooks se fue directa a Pakistán, donde se aseguró un punto de vista privilegiado desde el cual poder ver las repercusiones geopolíticas y militares de los ataques...
2.9.11

Jóvenes libaneses observan ataques aéreos israelís desde una colina con vistas a Beirut al inicio de la Guerra del Líbano de 2006.

Inmediatamente después de la destrucción del World Trade Center, la fotoperiodista Kate Brooks se fue directa a Pakistán, donde se aseguró un punto de vista privilegiado desde el cual poder ver las repercusiones geopolíticas y militares de los ataques del 11-S. Durante los diez años siguientes, Kate documentó incansablemente el caos de las insurgencias, guerras y revoluciones por toda la región. Sus viajes la llevaron a Irán, Irak, Afganistán, Yemen, Libia, Líbano y otros países marcados por la inestabilidad y el conflicto. El entorno en el que se movía Kate—y el hecho de ser mujer— la obligaron a ser astuta y valiente. Una vez evitó meterse en problemas en un puesto de control fronterizo colocando estratégicamente tampones y ropa interior en sus maletas, esperando que esto evitara que los agentes de aduana egipcios registraran su equipo y sus fotografías. Su trabajo ha aparecido en Time, Newsweek, New Yorker y otras publicaciones, y su próximo libro, In the Light of Darkness (a la venta este otoño a través de Schilt Publishing), recopila algunas de sus fotos más impactantes junto a una serie de escritos personales donde des-cribe su viaje desde el Pakistán del cambio de milenio hasta los alzamientos todavía en curso de la Primavera Árabe.
Unas 135 personas fueron asesinadas en un atentado con coche bomba contra la tumba del imán Ali en Najaf. El objetivo del ataque era un importante clérigo chiíta y sucedió cuando los fieles estaban saliendo después de las oraciones del viernes.
La sangre fluye por las calles después del ataque contra la tumba del imán Ali.
Las pruebas de varios atentados se recogen y clasifican en las oficinas del FBI en Bagdad.
Fuerzas americanas lanzan bengalas mientras sobrevuelan el sur de Afganistán.
Afganos escalan los muros de un estadio para atisbar el primer partido de fútbol en público tras el colapso del régimen talibán. Los talibán utilizaban el estadio para llevar a cabo ejecuciones públicas.
Una superviviente de un ataque con ácido en un refugio en Islamabad. El ácido suele usarse para desfigurar y matar a mujeres en disputas relacionadas con el honor. Si se le condena, el hombre recibe una sentencia de unos pocos meses.
Los escombros que dejaron unos ataques aéreos israelíes en el sur de Beirut.
Soldados libaneses se reúnen tras un ataque aéreo israelí. Durante la Guerra del Líbano de 2006, el ejército libanés recibió órdenes de no luchar.
La periodista de la televisión libanesa May Chidiac sobrevivió a un ataque con coche bomba el 25 de septiembre de 2005. Perdió un brazo y una pierna en el atentado.
La general Khatol Mohammadzai, primera mujer paracaidista de Afganistán, era la mujer con el rango más alto en la fuerza aérea de Afganistán cuando los talibán la obligaron a pedir la baja con una indemnización de despido de 13 dólares al mes.
Sospechosos de ser mercenarios retenidos en un punto de control rebelde en la carretera entre Benghazi y Tobruk.
Revolucionarios libios hacen pósters en una de las habitaciones de la antigua oficina de seguridad interna de Gaddafi en Benghazi.
“Os damos la bienvenida a la tierra libre de Libia”, en las paredes de un edificio en un complejo militar, junto a nombres de personas y tribus.