'Comida No Bombas' combate al capitalismo con comida gratuita

FYI.

This story is over 5 years old.

'Comida No Bombas' combate al capitalismo con comida gratuita

Fui a la última intervención del colectivo Comida No Bombas en la Ciudad de México. El objetivo: cocinar con comida regalada para alimentar a los maestros de la CNTE en su plantón en la Secretaría de Gobernación.
4.7.16

Es un día más en el mercado Medellín, en plena colonia Roma en la Ciudad de México. Los marchantes pasean gustosos entre los puestos de ingredientes sudamericanos, helados cubanos y mariscos. Afuera, el cielo se ha nublado y las luces se encienden para que la fruta y la verdura sigan reluciendo.

De pronto, una perturbación en el ambiente. Una vibra de solidaridad y resistencia se apropia de muchos locales. Pronto se distingue de dónde proviene: el colectivo Comida No Bombas ha llegado para solicitar a todos su colaboración, una vez más.

comidanobombas-8-LOW

Foto cortesía de Comida No Bombas.

El colectivo apareció en 2012 como una forma de rebelarse contra el capitalismo. Es parte de un movimiento a nivel mundial que rescata los desperdicios alimenticios que nuestro sistema económico emite en grandes cantidades, luego los cocina y los saca a la calle, libres de costo. "Es una protesta contra la guerra y todos los demás gastos del gobierno, que no atienden las necesidades del pueblo", nos comentan sus representantes en México, cuyos nombres no aparecerán en esta nota a petición expresa. "Somos un colectivo", argumentan.

comidanobombas-5-LOW

Foto del autor.

Comida No Bombas se rige bajo tres principios:

  • No pagar por ningún ingrediente. Confiar siempre en la solidaridad de los demás, al mismo tiempo negando uno de los instrumentos principales del capitalismo: el dinero.
  • Usar sólo ingredientes veganos. Ser solidarios también con otras especies animales.
  • Cocinar todos los ingredientes. Sí, es más fácil dar un plátano o un jitomate. Pero el gesto de cocinar para alguien es uno de los mayores regalos de Comida No Bombas a la gente menos afortunada.

comidanobombas-3-LOW

Foto del autor.

El procedimiento es el siguiente: días antes del evento, el colectivo lanza una convocatoria en Facebook para reunirse, generalmente en el Mercado Medellín. En la fecha convenida, los miembros del colectivo, más la gente que haya acudido gracias a la convocatoria, recorren todos los pasillos del mercado para rescatar la fruta y la verdura que ya no se vendió, y que los locatarios donan gustosos a la causa.

comidanobombas-4-LOW

Foto del autor.

Una vez que se ha reunido una cantidad considerable de ingredientes, se cocinan en un lugar previamente convenido (puede ser la casa de alguien, un centro cultural, alguna cocina improvisada, etc). Al final, esta comida se reparte libre de costo.

comidanobombas-6-LOW

Foto del autor.

Comida No Bombas ha lanzado convocatorias para alimentar a indigentes del metro Hidalgo, a los maestros en plantones y a los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, entre muchos otros. Siempre habrá quien lo necesite.

LEE MÁS: La comida como acción política en México

comidanobombas-7-LOW

Foto cortesía de Comida No Bombas.

Según datos de Oxfam México, 1 de cada 4 mexicanos padece hambre a causa de la pobreza. Unicef ofrece datos poco alentadores: la desnutrición crónica en niños de 5 a 14 años es de 7.25 por ciento en las poblaciones urbanas, y la cifra se duplica en las rurales. Comida No Bombas lucha contra estas cifras tan alarmantes. Al mismo tiempo, busca crear conciencia para que se invierta más en programas para nutrición, y no en políticas de guerra que generen aún más hambre, como bien lo indica el nombre de su movimiento.

comidanobombas-9-LOW

Foto cortesía de Comida No Bombas.

En la última convocatoria, creada para alimentar a los maestros del CNTE (el sindicato más grande de maestros mexicanos disidente), quienes estuvieron en plantón en la Secretaría de Gobernación, se han reunido alrededor de 40 kilos de frutas y verduras, más unos 15 kilos de arroz y frijol. El colectivo ahora acude a la cocina de una biblioteca para picar y cocinar.

comidanobombas-10-LOW

Foto cortesía de Comida No Bombas.

Se hace lo que se puede con jitomates, berenjenas, cebolla y plátanos. La cocina es un espacio íntimo en el que los aromas nos recuerdan que alimentar al otro es un gran acto de solidaridad. No es que los maestros del CNTE no tengan qué comer, sino que Comida No Bombas muestra su solidaridad repartiendo comida casera rica y hecha fuera del sistema capitalista.

LEE MÁS: Cómo comer bien hurgando en los basureros de México

El evento termina cuando los platillos finalmente llegan a quienes los necesitan. Pronto habrá otra convocatoria, que se publicará en Facebook, para quien desee apoyar a la causa, sobre todo en especie.

Sigue a Pablo en Twitter: @pispiration.