arte

Artesanía Seri: Misticismo esculpido en materiales prehispánicos

Nos olvidamos que en medio del desierto de Sonora, frente a la isla más grande  de México, con el mar de Cortés como aliado, los seris (comcáac) contribuyen a  la riqueza artesanal del país. 
6.4.16

Fotografías por la autora.

Un mapa de México lo coloreamos con los alebrijes oaxaqueños, con las piñas  verdes de cerámica de Michoacán, con los árboles de la vida del Estado de  México, con el barro hidalguense o con las emblemáticas chaquiras del arte  huichol de Nayarit en calaveras, animales y representantes de los dioses.

Nos olvidamos que en medio del desierto de Sonora, frente a la isla más grande  de México, con el mar de Cortés como aliado, los seris (comcáac) contribuyen a  la riqueza artesanal del país. Esculpen madera centenaria de palo fierro con  vidrio y se tarden uno o dos años en terminar una canasta tan hermética que en  otros tiempos servía para conservar la comida como un refrigerador. Concluir  una canasta sigue siendo el pretexto para celebrar entre danzas y vino de  pitahaya.

Publicidad

Los alebrijes y las figuras huicholes encapsulan los colores de su naturaleza: la  variedad en tonalidades y formas de los animales en la selva Lacandona; los  manglares y bosques de Nayarit. Del desierto, la artesanía toma forma en colores  áridos y en figuras monocromáticas oscuras como sus montañas.

La personalidad de los norteños es dura y sencilla, las cosas se dicen directas, las  plantas son bastones con espinas y el sol pega sin intermediarios. Es de ahí  donde nace la madera de la artesanía. Esta flora abarca el desierto de Sonora en  su totalidad: Baja California, California, Arizona, Sonora y un fragmento de  Chihuahua. El árbol nace blancuzco acompañado de variedad de cactáceos. Un  poco más al sur, en los ocho pueblos legendarios yaquis, también están rodeados  de ella y la trabajan.

El palo fierro es la única madera que no flota. No le entra polilla porque no tiene  betas ni poros. Una fogata con su material puede durar horas y horas y más  horas. El mismo proceso de artesanía la protege: no se puede manejar si no está  muerta. Antes (y si alguien lo sigue haciendo ya es contra la ley) cortaban la  madera y la dejaban secar 5 años para apenas comenzar a esculpir.

La canasta seri viene de la corteza de torote preparada por mujeres. Aparte de  que toma tiempo porque es un trabajo manual, también es porque si rechina  mientras la señora teje significa la mala suerte. Lo recomienza hasta que ella  sienta el momento adecuado.

La realidad actual seri es que los hombres se están enfocando en el negocio de la  pesca y dejan el palo fierro para otra ocasión y cada vez hay menos fiestas de  canastas porque las mujeres se distraen en factores de la civilización.

Los talleres con motosierras aprovechan la inactividad de los indígenas para  hacer equipos de hasta 16 personas, como "El Magnate" en Hermosillo, y elaborar  los gustos del cliente. El comprador se aleja de las figuras tradicionales de cactus,  delfines, halcones, flora y fauna de la cultura sonorense para pedir osos, ángeles  y elefantes. No nos queda más que agradecerles por estar salvando la artesanía del  desierto, aunque sea con detalles con dremel.

De las canastas, todavía no hay cabeza empresaria que las haya empezado a  crear con máquinas en vez de la tradicional aguja de hueso de venado. En los  museos están expuestas como tesoros difíciles de conseguir. No necesitan  terminar una canasta para mover los tobillos envueltos en capullos de mariposas y  chaquiras. Les queda su Año Nuevo el 1 de julio y las primeras menstruaciones de las  niñas seris en sus "Fiestas de la Pubertad" para tomar vino de pitahaya y lanzar al  cielo melodías de sus antepasados, del pez mariposa, o del toro suelto de los  españoles.

Relacionados:

Artistas internacionales rinden tributo a los estudiantes desaparecidos de México

Un homenaje a las lenguas indígenas mexicanas con cortos animados

Contactos estéticos: La artista que crea impresionantes obras con sus cicatrices