FYI.

This story is over 5 years old.

arte

Descubre el erotismo gay japonés del pasado

Estos dibujos japoneses altamente sugerentes se venden como churros en la semana asiática de Nueva York.
17.3.16
Miyagawa Choshun (1683-1753), A Rare and Important Nanshoku (Male-Male) Shunga Handscroll. Imagen cortesía de Bonhams.

Este artículo incluye contenido explícito. 

En el ambiente prestigioso de una casa de subastas, un encuentro sensual entre un hombre mayor con su sexi concubino puede que sea lo último que esperarías encontrar (dependiendo, por supuesto, de la casa de subastas). Sin embargo, por un precio estimado entre 31.000 y 39.000 euros podrías llevarte una rareza del erotismo homosexual japonés en la subasta que Bonhams celebrará durante la semana asiática de Nueva York.

Publicidad

Tinta y colores vivos pintados sobre seda, A Rare and Important Nanshoku (Male-Male) Shunga Handscroll es una pieza textil inusual creada por el artista japonés Miyagawa Choshun, que se remonta al periodo Edo japonés del siglo XVIII. Se trata de un makimono con más de 10 viñetas que ilustra un encuentro romántico —y en ocasiones picantón— entre dos amantes masculinos, una fantasía sexual raramente encontrada en esta popular forma de arte japonés de la época.

9 Miyagawa Choshun (1683-1753) - A Rare and Important Nanshoku (Male-Male) Shunga Handscroll.jpg

Miyagawa Choshun (1683-1753), A Rare and Important Nanshoku (Male-Male) Shunga Handscroll. Imagen cortesía de Bonhams.

Jeff Olson, uno de los expertos en arte de Bonhams, adquirió la pieza tras descubrirla en una colección personal donde había quedado enterrada desde 1970. “Es bastante raro encontrar una pintura como esta hoy en día”, dice Olson. “Existen, pero no de la misma forma que antes”.

El erotismo japonés, o shunga, se representa en una variedad de estéticas y escenarios para permitir que el espectador que disfrute de su fantasía. Ahora tenemos internet para eso, pero sin haber WiFi durante la época del Edo, estos grabados eróticos eran populares entre mujeres y hombres de todas las clases, ofreciendo una vía de escape particular para aquellos que habían crecido sujetos a una educación más estricta. El estilo humorístico y fluido seguramente se vio influenciado por otras formas de arte japonés, como el anime.

“Estos son muy eróticos”, dice Olson a The Creators Project. “La diferencia que he encontrado en estas pinturas, cuando las comparo con las que representan a parejas heterosexuales, es que se presta menos atención a los genitales”.

11 Miyagawa Choshun (1683-1753) - A Rare and Important Nanshoku (Male-Male) Shunga Handscroll.jpg

Miyagawa Choshun (1683-1753), A Rare and Important Nanshoku (Male-Male) Shunga Handscroll. Imagen cortesía de Bonhams.

Olson explica que el shunga por lo general pone mucho énfasis en los “aspectos más sucios”, con una representación del pene mayor que en la vida real. Sin embargo, A Rare and Important Nanshoku (Male-Male) Shunga Handscroll muestra un intercambio teatral entre un hombre mayor y su amante afeminado, lo que era una actividad comúnmente aceptada en la sociedad japonesa de la época.

3 Miyagawa Choshun (1683-1753) - A Rare and Important Nanshoku (Male-Male) Shunga Handscroll 2.jpg

Miyagawa Choshun (1683-1753), A Rare and Important Nanshoku (Male-Male) Shunga Handscroll. Imagen cortesía de Bonhams.

“Parece prestarse una mayor atención a la propia relación”, dice Olson. “Vemos un cierto grado de ternura entre los dos personajes, lo que creo que refleja cómo estas relaciones, iban más allá de lo sexual”.

Aunque está claro que hay una relación sexual, también se pone mucha atención en la ropa, el atuendo expresivo del joven una vez más subraya la especie de abandono que la pieza podría haber intentado transmitir.

1 Miyagawa Choshun (1683-1753) - A Rare and Important Nanshoku (Male-Male) Shunga Handscroll.jpg

Miyagawa Choshun (1683-1753), A Rare and Important Nanshoku (Male-Male) Shunga Handscroll. Imagen cortesía de Bonhams.

“El propio grabado está muy bien pintado”, dice Olson. “Pero los delicados makimonos no habrían durado mucho sin los cuidados oportunos”.

Además de los problemas de mantenimiento generales, Olson cree que el hecho de que Japón abriera sus puertas a occidente también implicó una importante retirada de los makimonos eróticos. “Japón tenía mucha ansia por recibir al resto del mundo”, explica Olson. “Todo el mundo se sentía animado a adoptar el estilo occidental, así que a partir de ese momento todo lo asociado con la tradición japonesa empezaró a desaparecer”.

Publicidad

Cualquier cosa que se considerara contraria al gusto victoriano —en especial las representaciones homosexuales— se volvieron tabú, y este tipo de fantasías quedaron relegadas a la privacidad de los hogares para que nadie las pudiera descubrir, hasta ahora.

Traducción de Rosa Gregori.

Artículos relacionados:

Guro: el arte erótico de terror de la rebelión japonesa

Los vestigios eróticos que Franco no pudo enterrar

Una exposición explora el arte feminista erótico