víctimas de las trampas

El dopaje ha robado más de cien medallas a olímpicos limpios

Lydia Valentín acaba de recibir el oro olímpico en halterofilia de Londres 2012, pero durante la competición no pudo disfrutar de su momento en el podio por culpa de los tramposos. La lista negra no acaba aquí.
22 Noviembre 2016, 9:48am
Lydia Valentín solo ha subido una vez al podio de unos Juegos Olímpicos, pero en realidad se ha llevado tres medallas. Imagen vía Reuters

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Lydia Valentín acaba de conseguir la primera medalla de oro de la halterofilia española en unos Juegos Olímpicos. Parece un sinsentido, ya que es noviembre y hace meses que pasaron los Juegos de Río. El dopaje, sin embargo, tiene estas cosas. Ella es la última víctima de las coronaciones olímpicas retroactivas, y es que el Comité Olímpico Internacional (COI) todavía está cazando a atletas que se doparon en Londres 2012 y Pekín 2008.

Cuatro años después del cierre de la competición olímpica en las islas británicas, el COI ha confirmado que las tres atletas que subieron al podio en la categoría -75kg por delante suyo usaron sustancias ilegales para aumentar su rendimiento. Así que Valentín, acaba de pasar de ser cuarta, a oro olímpico. Y no es el único caso de la historia.

Un total de 59 atletas medallistas han sido cazados durante o después de la competición por culpa del dopaje, y 30 de ellos fueron campeones olímpicos. Esta alargada lista de tramposos incluye a referentes como los atletas Marion Jones y Tyson Gay, el ciclista Lance Armstrong, y a dos españoles, el también ciclista Jaime Huélamo y el esquiador de fondo Johann Juanito Mühlegg.

Hay otra lista, sin embargo, que todavía duele más: la de damnificados, deportistas limpios que compitieron contra tramposos y no han podido subir al podio por culpa de las malas praxis de sus rivales. Según una investigación de este verano de The New York Times, 54 medallistas de bronce, 41 platas y 25 oros perdieron la oportunidad de saborear su éxito en la ceremonia de entrega de premios olímpica.

Lydia no está sola, y es la número 26 en la lista de damnificadas por el oro. El COI todavía podría darle otra alegría, y es que en Pekín 2008 podría llevarse la plata si se confirman otros casos de dopaje pendientes de resolución.