Así se vivió la marcha por la legalización de la mariguana en la CDMX

Ojos rojos, sonrisas perpetuas y humos espesos.
7.5.17

Desde hace 17 años el Movimiento Cannábico Mexicano ha salido a las calles exigiendo la liberación de la mariguana el primer sábado de mayo bajo la convocatoria de la Marcha Mundial por la Liberación de la Mariguana. Este año la marcha se desarrolla de manera simultánea en más de 35 países y en nuestro país en 7 ciudades: Guadalajara, Mérida, Monterrey, Querétaro, Torreón y Ciudad de México para exigir el fin de la prohibición, el reconocimiento de nuestros derechos y diversos modos de acceso libre y seguro a la planta para que no implique tener que acudir a la clandestinidad, incluido el autocultivo individual y asociado.

Publicidad

Desde hace más de 15 años las demandas siguen sin ser escuchadas y el gobierno no sólo mantuvo la política de prohibición sino que en 2006 declaró una guerra contra el narcotráfico que ha desencadenado en una espiral de violencia que hoy sigue afectando a todo el país pues la estrategia no ha cambiado. En el ámbito legislativo ha habido avances, o bueno, se han dado pasos mas o menos en la dirección que exige la sociedad. En 2009 se aprobó una ley que buscaba diferenciar a personas usuarias de narcomenudistas, y aunque en espíritu parecía una buena propuesta que quería descriminalizar el uso de la planta, en la realidad facilitó y aumentó la corrupción y persecución de las y los usuarios de cannabis porque ahora si te tuercen, la policía puede amenazarte de presentarte como narcomenudista ante el ministerio público ya que es su palabra contra la tuya a la hora de definir si portas o no la cantidad legalmente permitida para uso personal.

En 2016, tras la Sesión Especial de Naciones Unidas sobre Drogas, el poder ejecutivo mexicano presentó una iniciativa de cannabis que se sumaba a las que ya habían presentado antes diversos partidos políticos asesorados, hasta donde se les permitía, por organizaciones de sociedad civil. Todas esas iniciativas se metieron a un colador para separar las cosas que les parecían duras y la cámara de senadores emitió una resolución tibia y limitada a cannabis medicinal. Apenas el pasado 28 de abril esta iniciativa se aprobó en cámara de diputados permitiendo (cuando entre en vigor) el uso medicinal de los derivados farmacológicos de la cannabis de acuerdo a las normas y políticas públicas que determine la Secretaría de Salud para permitir la investigación científica y la producción nacional (de productos farmacológicos). Además, permite la comercialización, exportación e importación de productos derivados del cáñamo y cambia al THC (en concentraciones menores al 1%) a ser considerado un estupefaciente con amplios usos terapéuticos que constituye un problema menor para la salud pública. Esta iniciativa NO permite la siembra, cultivo, posesión, distribución y/o consumo de la mariguana en forma vegetal con ningún fin, así sea medicinal

En todos estos años, el movimiento ha crecido y es cada vez más amplio y diverso, y la marcha se ha vuelto un espacio de encuentro entre comunidades. La marcha es liderada por el Movimiento Cannábico Mexicano, que involucra a comunidades, colectivos y personas usuarias de cannabis con fines médicos, terapéuticos o recreativos, pero también marchan otras víctimas de la guerra que declaró el gobierno, familiares de personas desaparecidas, pacientes que necesitan cannabis para fines medicinales, y personas solidarias con la causa, que se suman frente al clima violento y de corrupción exigiendo políticas de regulación y construcción de paz.

La Marcha Mundial de la Mariguana ha cobrado fuerza principalmente en Latinoamérica, frente al boom mediático del 4/20 heredado de la cultura anglosajona. En las ciudades más importantes de nuestra región salen decenas de miles de personas a exigir la paz frente a la guerra, con la regulación integral de la cannabis como el primer paso necesario. En el espíritu de la planta, es un día de rolar, compartir, construir y encontrarrnos, hoy estas distintas comunidades marchan juntas y hoy fumar un porro en las calles se vuelve el acto mas puro de desobediencia civil y acción ciudadana para decir que la prohibición y la guerra no son en nuestro nombre y no responden a nuestros intereses.

Aquí una fotogalería con algunos de los personajes que desfilaron por las calles de la ciudad con los ojos chiquititos y la sonrisa a tope.