Publicidad
Motherboard

Los cuatro billones de personas que aún no están en línea

Es fácil olvidar que más de la mitad de la población del mundo aún no tiene acceso a internet.

por Victoria Turk
19 Diciembre 2014, 4:20pm

​Addis Ababa, Etiopía. Imagen: neiljs/Flickr

Cuando hace 25 años fue lanzada la web tenía el potencial de crear equidad: un lugar donde todos, sin importar sus antecedentes, podían tener una voz. Pero un cuarto de siglo después y pese a que el acceso a Internet parece un derecho humano fundamental para algunos de nosotros, idea que apoya su creador Tim Berners-Lee, casi la mitad del mundo sigue fuera de línea.

El índice web, un reporte anual recolectado por la Fundación Berners-Lee, evalúa el estado del acceso a la web y sus usos alrededor del mundo. La versión 2014-2015 celebra la "igualdad de oportunidades" que representa la web en algunos lugares, pero también establece una dura realidad: que esta igualdad no es igualmente accesible. La Union Internacional de Telecomunicaciones (ITU, por sus siglas en inglés) estima que más de 4 billones de persona todavía no tienen ningún tipo de acceso a Internet.

Por supuesto que estos 4 billones no están dispersos al azar en distintos países y grupos demográficos. La mayoría son pobres, son mujeres y viven en países en desarrollo. Ellos son quienes más necesitan que sus voces sean escuchadas.

"Las tendencias actuales sugieren que estamos a medio camino entre una web 'para todos', una que fortalezca la democracia y ofrezca iguales oportunidades, y una web del tipo 'el que gana se lleva todo', que concentra el poder económico y social en las manos de unos pocos" dice el reporte.

Los rankings del índice web califican el "beneficio económico, social y político que los países ganan con la web". Dinamarca está en el primer lugar, seguido por los vecinos escandinavos Finlandia y Noruega. El Reino Unido, hogar de Berners-Lee, está en cuarto lugar y Estados Unidos en el sexto, después de Suecia. En el último lugar del índice está Etiopía, seguido de Yemen y Malawi. ¿Notan una tendencia? Como escribe el autor del reporte, hay una importante correlación entre el índice web y el ingreso per capita del país.

Nueve de cada diez personas, dentro de los 4 billones que no están en línea, viven en países en desarrollo.

Nueve de cada diez personas, dentro de los 4 billones que no están en línea, viven en países en desarrollo. La razón es simple: una conexión de banda ancha en un país rico cuesta menos del 1 por ciento de las ganancias promedio. En los países pobres es de casi un cien por ciento.

Hemos visto cómo el costo de una conexión puede afectar la división digital, incluso dentro de los países ricos, entonces no es sorpresa que el acceso sea tan limitado cuando hablamos de lugares donde grandes extensiones de la población viven bajo la línea de pobreza.

Toda esta situación es como la gallina o el huevo, se ha demostrado que aumentar el acceso a Internet lleva a incrementar la actividad económica. El reporte también dice que los niveles de educación se correlacionan con el ranking de empoderamiento económico a través de la web.

Otro factores, que no son el dinero, también juegan un rol importante. Las mujeres son menos proclives a estar conectadas que los hombres. Cifras que aparecen en el reporte indican que en los países en desarrollo hay 16 por por ciento menos de mujeres conectadas respecto a los hombres. Esta tendencia también ocurre en países en desarrollo pero a menor escala; alrededor del mundo el 37 por ciento de las mujeres usan internet y el 41 por ciento de los hombres.

Quizás lo más preocupante es que estas tendencias no muestran señal de mejora. El índice web sugiere que el crecimiento en el uso de Internet se está tornando más lento, con sólo un cinco por ciento de aumento en los países encuestados. Para ser justos con los países al final de la lista, Etiopía y Malawi están dentro de los países que mostraron un crecimiento importante en el acceso, cerca de un 20 por ciento.

La división digital aun es fuerte y el acceso universal a la web es la más importante recomendación de la Fundación Web. Pero incluso si vives en un país donde el acceso a internet es casi un derecho, no hay que dormirse en los laureles. Todavía existen preocupaciones como la neutralidad de la red, la vigilancia y la censura, todas parte de esta web en la que 'el que gana se lleva todo'.