Cambio climático

Venecia podría desaparecer bajo el agua dentro de un siglo

La Ciudad de Agua podría hundirse si no dejamos de joder el planeta.
10.3.17

(Foto de arriba: Juliette Gibert, vía)

Mientras que los vuelos de bajo costo como Ryanair han hecho de este lugar un hervidero de turistas con cara de langosta que publican historias de Snapchat desde las góndolas, visitar Venecia podría requerir de un snorkel si continuamos contaminando el aire con mierda. De acuerdo con un nuevo informe sobre el cambio climático, Venecia estará bajo el agua dentro de un siglo si no se frena la aceleración del calentamiento global y si no se instalan defensas contra inundaciones.

Publicidad

La ciudad flotante se convertirá en la Atlántida (si la Atlántida fuera real y llena de bella arquitectura), porque se pronostica que para antes de 2100 el mar Mediterráneo podría subir hasta 140 cm, según la investigación.


Relacionado: Diez artículos de VICE News sobre el cambio climático que deberías leer


Se espera que el mismo aumento del nivel del mar inunde una costa de 176 millas de largo en el norte del Adriático y partes de la costa oeste de Italia, debido a las emisiones de gases de efecto invernadero. El informe, publicado en Quartenary International, también afirmó que hasta 5.500km2 de llanuras costeras se inundarán antes de 2100.

"La pérdida subsiguiente de terrenos afectará el medio ambiente y las infraestructuras locales, lo que sugiere que los planificadores de la tierra y los responsables de la toma de decisiones deben tener en cuenta estos escenarios para la gestión costera consciente", dijo el autor principal, Fabrizio Antonioli. "Nuestro método desarrollado para la costa italiana se puede aplicar en todo el mundo en otras áreas costeras que se espera que sean afectadas por la entrada marina debido al cambio climático global".

El equipo también cree que 33 áreas en toda Italia en particular están en riesgo. La investigación también afirmó que el nivel del mar aumentó 32 centímetros durante el último milenio, lo que hace que el aumento pronosticado en los próximos 100 años parezca bastante aterrador.