Salud

Estas personas tienen los corazones más saludables del mundo

Y ¿adivina qué? Comen carbohidratos. Muchos carbohidratos.
17.3.17

Los campeones en salud vascular viven en las profundidades de las selvas de Sudamérica. Según un nuevo estudio publicado en The Lancet, los Tsimane, un pueblo indígena que vive un estilo de vida preindustrial en la Amazonia Boliviana, tienen las arterias más saludables que cualquier otro grupo que haya sido estudiado. Tienen la menor prevalencia de ateroesclerosis coronaria (endurecimiento de las arterias), y los investigadores compararon la "salud vascular" de un Tsimane de 80 años con la de un estadounidense de cincuenta. Saber la diferencia radical entre los dos podría ofrecer pistas sobre un estilo de vida saludable para el corazón.

Publicidad

Los investigadores sugieren que a diferencia de los estadounidenses el endurecimiento de arterias entre los Tsimane fue cinco veces menos común, se ve reflejado en las diferencias del estilo de vida y la dieta. Eso no es tan sorprendente, dada la frecuencia con la que los médicos recomiendan "la dieta y el ejercicio" cuando se trata de la salud cardíaca.


Relacionado:  Perdí un kilo en dos días con la dieta sexy de la piña


Pero el estudio va más lejos, ya que plantea que el pueblo de Tsimane es más sano porque ha mantenido dietas y estilos de vida de subsistencia. Sus métodos son comer menos grasas saturadas y carbohidratos no procesados más ricos en fibra; esto significa no fumar, comer peces silvestres, y estar activo durante todo el día. Con la caza, la recolección, la pesca y la agricultura, los hombres promedio deben hacer de seis a siete horas al día de actividad física; para las mujeres, son de cuatro a seis horas.

La dieta de los Tsimane es saludable, también, está basada en carbohidratos no procesados, de alta fibra tales como arroz, plátano, mandioca, maíz, nueces y frutas. Es bajo en grasa, con la proteína que contiene la carne animal.

En resumen, los Tsimane son casi el ideal para la salud del corazón. En cambio, la sociedad contemporánea, es mucho menos activa: las poblaciones industriales gastan el 54 por ciento de sus horas de vigilia siendo sedentarias, en comparación con sólo el 10 por ciento entre los Tsimane. Hay más fumadores y las dietas son mucho menos saludables. El contraste es tan marcado que los investigadores sugieren agregar a la lista de los factores de riesgo para enfermedades del corazón, la pérdida del estilo de vida de un Tsimane. (Actualmente, la lista incluye la edad, el tabaquismo, el colesterol alto, la presión arterial alta, la inactividad física, la obesidad y la diabetes).


Relacionado:  Por qué nuestra dieta de Año Nuevo nunca funciona


Eso sugiere que sería prudente tomar en cuenta la lección de los Tsimane: mantente activo, no fumes, y mantén bajos tu presión arterial, el azúcar en la sangre y colesterol LDL. La genética también puede jugar un papel importante, aunque los investigadores creen que los hábitos alimenticios y de ejercicio son más importantes; de hecho, ya que el desarrollo económico y las carreteras provocan cambios en la dieta de los Tsimane (con un mercado cercano que les ofrece aceite de cocina y azúcar) los niveles de colesterol entre las personas han comenzado a subir. Su estilo de vida está cambiando muy rápido. Esperemos que podamos aprender de ellos antes de que enfrenten los mismos problemas de salud que el resto de nosotros.