copa del rey

James Rodríguez se reconcilia con la afición del Real Madrid

James Rodríguez se vistió de Cristiano y lideró la goleada del Madrid en la Copa del Rey.
04 Enero 2017, 10:35pm

Los octavos de la Copa del Rey le dieron a James Rodríguez el oxígeno suficiente para reconciliarse con el madridismo después de sus "polémicas" declaraciones en el Mundial de Clubes. El colombiano marcó un doblete al Sevilla en el partido de ida y, al momento de ser reemplazado, el Bernabéu se rindió ante su actuación con una sinfonía de aplausos y ovaciones.

Leer más: Se cumple un año de ensueño para "Zizou" al frente del Real Madrid

De los "siete días para pensar bien todo" en el Mundialito, James pasó a convertir en dos ocasiones el día de hoy para encarrilar al Madrid a los cuartos de final. El primer tanto fue una prueba absoluta de la calidad que posee el 10 en su pierna izquierda.

BOMBA: James Rodríguez, puede irse de Real Madrid, interesados:
Chelsea: 71M€, MUFC, Juve, Inter y PSG. — 100% Fichajes Fútbol (@FichajeGoleador)19 de diciembre de 2016

El colombiano tomó un balón recuperado cerca del medio círculo del área grande del Sevilla, condujo el balón hacia la banda derecha para generarse el espacio necesario y clavar su disparo al poste más lejano de Sergio Rico.

¡QUÉ GOLAZO DE JAMES RODRÍGUEZ! — Madrid Sports (@MadridSports_)4 de enero de 2017

Su segunda anotación del partido se dio por medio de los once pasos a un minuto del descanso. James engañó a Rico, quien se lanzó a la derecha y sólo pudo expresar su frustración levantando el brazo derecho. La ovación que el 10 blanco se llevó al ser sustituido le enchina la piel a cualquiera.

¡Ovación espectacular del Santiago Bernabéu a James Rodríguez! — Madrid Sports (@MadridSports_)4 de enero de 2017

¿Reconciliación? Por el momento sí. Pero no olvidemos que la grada del Bernabéu siempre espera el mejor esfuerzo de sus jugadores, y si James quiere regresar al nivel de su primera temporada tendrá que hablar menos y aprovechar los pocos o muchos minutos que Zidane le dé en la cancha. Después de algunos meses, por fin el colombiano podrá dormir tranquilo sabiendo que hizo lo que mejor sabe hacer con un balón a sus pies.