Un portero del Southampton encaja un penalti monstruoso de su hijo el día de su jubilación

Sonnie, un chaval de 11 años, fue el encargado de meter el último gol de su carrera a su padre Kelvin Davis, que se retiró del fútbol tras un partido de homenaje organizado por el Southampton FC.

|
20 Mayo 2016, 12:40pm

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Es una putada que te toque ser la gran estrella en el día de tu homenaje... y que al final quien termine saliendo en los medios sea tu hijo.

Esto es precisamente lo que ocurrió la semana pasada: el Southampton FC montó un partido de homenaje a su portero Kelvin Davis, que tras una década en el club había decidido retirarse. El encuentro enfrentó al primer equipo actual del club inglés con una selección de futbolistas que habían ayudado a la entidad a ascender de categoría en los últimos años.

Entre los invitados destacaban figuras como el gran Matt Le Tissier o Rickie Lambert, pero también había una... er, joven promesa: Sonnie Davis, el hijo de Kelvin, de 11 años. A medio encuentro, uno de los jugadores actuales del Southampton cometió un penalti —totalmente accidental y sin ninguna intención, por supuesto— en el minuto 90... y el elegido para ejecutarlo fue Sonnie.

Teniendo en cuenta la edad de Sonnie, podemos decir que el penalti estaba más que bien tirado. El partido acabó con 5-4 para el equipo actual de los Saints, así que la escuadra de nuestro joven héroe pringó... pero eh, al menos Sonnie siempre podrá burlarse de su padre diciéndole que le marcó el último gol que encajó en su carrera.