Noticias

Algunas universidades en Estados Unidos dan terapia psicológica postelectoral a sus estudiantes

Una estudiante y una instructora (la primera en San Francisco, la segunda en Nueva York) nos contaron de qué se trata.
13.12.16

Foto de portada: Evan Vucci AP / Press Association Image.

Grupo de apoyo / Eduardo Arocha.

En el fondo, yo sabía que Donald Trump iba a ganar. Nadie me creyó. "¿Cómo crees que va a ganar?", me decían a quienes yo confesaba mi presentimiento. Lo mismo decían del presidente de mi país, Enrique Peña Nieto, cuando era candidato: que no tenía posibilidades, que era ridículo pensar que podría ganar. Hoy es presidente de México como Donald Trump de Estados Unidos.

Publicidad

Trump será el próximo presidente de Estados Unidos y, salvo que ocurra algo extraordinario, no hay nada que el mundo pueda hacer para impedirlo.

Como ya sabemos, Trump ganó con 306 votos de los 270 necesarios para llegar a la Casa Blanca. Incluso ganó en estados donde hay un montón de inmigrantes: Texas, Florida, Arizona, los estados sureños de Estados Unidos. Es curioso cómo ganó en los estados que antes eran llamados confederados.

Conversaba con Carolina Arévalo, estudiante mexicana del City College de San Francisco, California. Ella no es estudiante de intercambio: vive y trabaja en Estados Unidos. En el andar intentábamos resolver el mundo de la nueva escena geopolítica que se está erigiendo en el siglo con el coronamiento de Donald Trump como, lo que algunos piensan, presidente del mundo.

––¿Viste la gorra roja de Trump en una vitrina como si se tratara de las joyas de la reina? Era como si lo fueran a coronar–– me dijo.

–– ¿Pues que ser el presidente de Estados Unidos no es casi lo mismo que ser el rey de mundo?–– respondí.

La gorra en la vitrina a la que hacemos referencia fue una imagen post apocalíptica ampliamente difundida por CNN desde el lugar donde daría su primer discurso tras la victoria.

Esto y más platicábamos en el ir y venir mientras ella se dirigía a su terapia de estrés postelectoral.

Eso es lo que acaban de leer.

–– ¿Terapia postelectoral? ¿Qué es eso? Digo, ya sé, el nombre lo dice todo, pero ¿sí es eso?–– estaba asombrado.

Publicidad

Toda esta situación electoral preocupa mucho en escuelas y universidades de Estados Unidos: la tensión, la incertidumbre y el miedo generado a raíz de las elecciones, hacen que esas instituciones teman una afectación en el desempeño escolar de los estudiantes. Por eso, las escuelas han tomado cartas en el asunto, enfocándose en el impacto que esto está teniendo en la mente de los alumnos.

Charlas con consejeros, terapias y sesiones de autoayuda son algunas de las medidas tomadas por algunas instituciones educativas estadounidenses. Han creado terapias de estrés postelectoral, algo similar al shock postraumático, donde el paciente (el estudiante) es asistido, cuidado, vigilado y ayudado para superar el impacto de saber que Donald Trump va a ser su próximo presidente, con todo los temores que esto conlleva, y superarlo de la manera más sana posible.

/ Carolina Arévalo.

Carolina me cuenta que las escuelas e instituciones educativas en San Francisco, al ser una ciudad santuario, que ofrecen beneficios, protección y derechos a los indocumentados, así como la oportunidad de que estudien. San Francisco es una, Chicago es otra y Nueva York es otra. "No te piden papeles, no te investigan, solamente necesitas el deseo de querer estudiar, inscribirte y pagar".

Los alumnos cobijados por este beneficio, me dice ella, tienen miedo.

"Hay muchos alumnos asustados, porque ellos son ilegales o sus padres son ilegales. Creo que temen por la seguridad de sus familias. Los mismos profesores, al ver a los alumnos temerosos y ansiosos, los animan a organizarse, a tomar acción, a hacer marchas. Yo creo que la comunidad se siente más unida con lo que está pasando: ves mucha hermandad", concluye Carolina.

Publicidad

Además de asistir a las terapias de estrés postelectoral, recomiendan complementarlas con trabajo en casa, como atenerse a una rutina, dormir las horas suficientes, comer bien, hacer ejercicio regular, hacer actividades que les apasione, limitarse en el uso de alcohol y otras sustancias, pasar tiempo con la familia y amigos y limitarse a la hora de debatir sobre temas políticos, son las medidas que recomiendan los consejeros.

Otro tipo de apoyos brindados es la tolerancia y la flexibilidad en algunas asignaturas con las entregas de tareas y exámenes.

Del otro lado de Estados Unidos, en Nueva York, hablé con Maritza Infante, consejera en Samuel Gompers High School, en el Bronx, una escuela pública en donde la lucha entre las pandillas por el territorio es cosa de todos los días.

Maritza es originaria de Santo Domingo, República Dominicana: es inmigrante al igual que medio Nueva York. Es ciudadana estadounidense y, aunque ya tiene más de 30 años viviendo en Nueva York, su alma sigue siendo dominicana.

"Al día siguiente de las elecciones tuve bastantes crisis con los estudiantes. Ellos no dicen por qué están actuando de la forma que actúan, pero yo sé que les está pasando algo por sus mentes, tienen una preocupación, y la forma de ellos de demostrar eso es comportándose mal en los salones de clase", me dijo Maritza. "Muchos son chicos que vienen de familias de inmigrantes, donde los padres no tienen papeles; digo, ellos sí porque nacieron aquí. Pero la deportación masiva aterra".

Carolina Arévalo.

¿A quién está afectando más: a los estudiantes latinos o a los negros?

Latinos, claro. Pero a todos.

Publicidad

¿Qué pasa con los negros?

La mayoría de mis estudiantes son hispanos. Lo que sucede es que los estudiantes afroamericanos son nacidos y criados aquí, ellos no son inmigrantes, ellos se sienten muy seguros acá y saben que no los van a deportar.

Pero no todo es la deportación, también está la discriminación y el racismo que al parecer se va agudizar con el gobierno de Trump.

A los africanamericans no les importa tanto porque de todas maneras siempre se han sentido discriminados. Forma parte de su herencia. Es algo que traen desde la época de la esclavitud de sus antepasados.

¿Cómo se financian estas terapias? ¿Quién las paga?

El programa se financia con la cuota que cada inicio de semestre aportan los estudiantes. Cualquier estudiante (local o internacional) puede recibir esta ayuda.

¿Cómo funciona?

Básicamente se trata de venir a hablar con un counselor acerca de cómo te sientes con la situación electoral, hablar de tus miedos. Hablan con los licensed clinical social workers y ellos evalúan su caso y los remiten con terapeutas. Dependiendo de cada caso es la duración de las terapias.

Tengo un grupo de estudiantes que los estaba preparando para aplicar al programa DACA y ahora todos tienen miedo, muchos ya no van a aplicar, dicen que ya no van a ir a la univesidad, que tienen que ver primero qué va a pasar después de que Trump tome el poder en enero. Sus familias están muy preocupadas porque después de que terminen High School no van a tener nada que hacer, porque a la universidad no pueden ir, y no les van a dar un trabajo si no tienen seguro social.

Publicidad

***

DACA es un programa que inició Barack Obama en 2012 para ayudar a los estudiantes indocumentados a que soliciten ayuda financiera en la universidad y evitar la deportación. El programa estaba ayudando a muchos estudiantes, de buenas notas, que tienen un récord limpio, sin antecedentes criminales. Aplicaban y si eran elegibles, les daban ayuda financiera para la universidad y permiso de trabajo por dos años. Terminado el periodo había que renovar.

Las terapias postelectorales no son ofrecidas en todo Estados Unidos, éstas son brindadas por las escuelas de los estados donde principalmente ganó Clinton y donde hay mucha población inmigrante. Por ejemplo, toda la costa este de Estados Unidos que fue azul: California, Nevada, Oregon y Washington tienen este programa.


En Twitter, Chema está como @_chema.