Delgados y con pinta de preadolescentes: así son los nuevos actores porno

Jordi, el niño polla, se ha convertido en todo un referente de esta nueva ola de actores porno.

|
21 Febrero 2017, 5:00am

El pasado octubre, el estudio de cine porno Reality Kings publicó una escena bajo el anodino título "Rock Hard". En ella, la veterana Phoenix Marie —una actriz en sus treinta años que lleva diez en el porno— aparece haciendo estiramientos después del ejercicio hasta que su "hijastro" interrumpe su rutina con los estruendosos acordes de su guitarra eléctrica en el garaje. Hecha una furia, Phoenix baja a decirle cuatro cosas al joven y ahí conocemos a Conor Coxxx (enlace no apto para la oficina), un chaval de veintipocos años, extremadamente pálido y delgado y con melena, a quien la actriz le saca casi una cabeza. Mientras abronca a Coxxx, Phoenix se da cuenta de que al chico le excita la violencia verbal, así que lo desnuda, manosea y azota como si fuera un muñeco de trapo; incluso lo pone del revés y ambos hacen un 69 de pie. La escena, sin duda, llama la atención por lo atípico del intercambio de roles y del físico del actor.

Coxxx no parece el típico actor porno, algo que él mismo reconoce sin problemas: "Sé que no tengo las pintas ni la altura de los otros actores, y siempre he aparentado ser varios años más joven de lo que soy", afirma.

El cuerpo del joven, desde luego, rompe todos cánones de la industria: su figura no se cierne imponente sobre la de su pareja de escena, ni emana masculinidad normativa; y de hecho, él es el dominado y manejado por una mujer de estatura media. Pero Coxxx no es el único: cada vez son más populares los actores porno con un perfil similar al suyo, como Jordi "El Niño" PollaSam BourneBuddy Hollywood y un elenco de jóvenes cuyos vídeos se están convirtiendo en un fenómeno en los sitios porno especializados en escenas con MILF y BBM (siglas de big beautiful women). Este cambio se debe, en parte, a la evolución que ha experimentado el porno, más abierto a la diversidad en el físico.

Lee: Un día con Jordi, el niño polla, una de las promesas del porno español

En el porno nunca ha habido una homogeneidad absoluta en lo que respecta al físico de los hombres, si bien no hay duda que existe un arquetipo de imagen masculina en la cultura estadounidense, hasta el punto de que este se menciona como causa de baja autoestima de muchos hombres. El actor porno Logan Pierce reconoce que "los actores suelen ser una proyección de la 'masculinidad'", porque el porno comercial va dirigido principalmente a satisfacer las fantasías de los hombres, y añade que últimamente, ese ideal ha cambiado y se ha pasado de los hombres hipermusculados a aquellos con una figura igualmente definida pero más delgada y mayoritariamente considerados guapos.

Conor Coxxx con Charlee Chase. Foto de Conor Coxxx

Coxxx se planteó entrar en el porno después de seis años tocando en un grupo llamado Last Relapse y ante la imposibilidad de pagar el alquiler. Probó suerte siendo muy consciente del ideal al que se enfrentaba. "Esperaba que al estar bien dotado se interesaran por mí y me dieran trabajo estable", explica. Finalmente, lo que empezó como una solución a su insolvencia acabó convirtiéndose en profesión.

Stella Cox es una de las mayores estrellas porno del momento y ya ha hecho varias escenas con jóvenes que encajan en este nuevo perfil de actor. En su opinión, este cambio de tendencia responde a la necesidad de innovar  y buscar situaciones y escenarios provocadores para poder seguir obteniendo ingresos en la industria del porno.

El género MILF ha resultado ser un mercado estable para los actores delgados y atípicos como Coxxx, quien ya ha recibido numerosos elogios por parte de chicos que aseguran sentirse más identificados con sus escenas no idealizadas que con las del porno clásico. Cox, por su parte, asegura que tampoco le entusiasma el perfil tradicional de actor porno y confía en que la mayor diversidad de físicos contribuya a hacer el porno más atractivo para el público femenino.

El Dr. Roberto Olivardia, psicólogo de Harvard especializado en el estudio de la imagen del físico masculino en relación con las convenciones culturales, coincide en que las escenas de porno con actores con un físico no ideal como el de Coxxx resultan más atractivas para el usuario medio porque le resulta más fácil proyectarse en ellas. "Mostrar diversidad de hombres solo puede beneficiar a la industria del porno", afirma. "Cuantos más hombres se identifiquen con el actor, mejor".

Pese a que el arquetipo masculino tradicional sigue dominando en la industria pornográfica, la tendencia poco a poco está empezando a cambiar gracias a jóvenes como Coxxx y Polla. Ahora los tipos flacos son tan sexualizables como cualquier otro, y su coexistencia junto a los clásicos sacos de músculo contribuye a hacer del porno un mundo más interesante y diverso.

"Estoy segura de que esto es solo la punta del iceberg", señala Cox.

Sigue a Mark Hay en Twitter.

Traducción por Mario Abad.