FYI.

This story is over 5 years old.

Cómo es cocinar para una estrella pop en su gira

Dejé mi trabajo de restaurantero y me registré con una compañía que enlistaba a chefs a salir de tour con músicos, como Kathy Perry y Paul McCarthy.

Cuando tenía 23 años trabajaba como chef en Londres. Un día mi mejor amigo de esa época –quien también era chef- salió de tour con Madonna para cocinar para su equipo. Luego de tres meses, volvió con las historias más locas, y supe instantáneamente que tenía que seguir sus pasos. Dejé mi trabajo de restaurantero y me registré con una compañía que enlistaba a chefs a salir de tour con músicos.

Katy Perry comía coles de Bruselas todos los días.

Publicidad

Mi primer trabajo no fue muy rock and roll: Mis primeras semanas en el trabajo fue en un tour con el cantante de ópera Andrea Boccelli. No sabía mucho sobre él además del hecho de que es ciego. Una semana más tarde me enviaron al tour de Crowded House por un mes y medio. Mis padres solían escucharlos hace mucho tiempo y yo apreciaba su música. Aún cuando el tour no salió de los límites del Reino Unido, me divertí mucho. Los rumores son verdaderos: los ingleses, escoceses y galeses pueden beber más que nadie que haya conocido. Cuanto más rural es el área, mayor es la cantidad de alcohol que la gente consume y menos los dientes que tienen.

La pasé muy bien con el equipo. Además el hijo del cantante Neil Finn y su banda eran la banda de soporte. Estos chicos eran de mi edad y siempre fumábamos mucha mota juntos detrás del bus de tour.

Crowded House era una banda muy divertida con la que trabajar. Los miembros de la banda estaban genuinamente interesados en lo que yo les cocinaba y me dieron mucha libertad en el asunto. No estaban haciendo dieta y no había ningún alimento que no les gustara. Desafortunadamente, no hay muchos artistas que sean así. A la mayoría de los músicos no les gusta consumir nada grasoso, salado o dulce. En otros tours luego de este, solía cocinar dos comidas: una para el equipo y otra para el artista o banda. En ese entonces los "súper alimentos" no eran muy conocidos, aunque muchos artistas ya les gustaba las comidas que consistían en nueces, semillas, vegetales hervidos, y quínoa. Sí disfruté el hecho de que Katy Perry comiera coles de Bruselas todos los días. Cuanto más grande era el equipo, más cantidad de comida podía cocinar, así que en una oportunidad hice un cerdo asado. O pasteles espaciales.

Publicidad

Mi primer tour europeo fue con Supertramp. Su música puede ser descrita como una pesadilla musical y los miembros de la banda no son muy buena onda. En ese tiempo, Supertramp ya no era popular, y me pareció que querían hacer un último gran tour para hacer todo el dinero posible. Luego de cada show, inmediatamente se subían a un taxi hasta su jet privado. Nunca vi a gente como Katy Perry o Paul McCartney hacer eso.

Dónde cocinaba mis comidas era siempre una sorpresa. Preparé comida en el camerino, detrás del escenario, y hasta en un corredor. Si tenía suerte, había un espacio aparte en donde tenía una cocina. La tercera parada de Supertramp fue un anfiteatro en Verona, Italia. Tuve que armar mi cocina contra las paredes de este edificio increíblemente hermoso, y luego una hora despues de la cena, empezaron su show. Tan pronto como empezaron a tocar, empezó a llover. Puede que suene mal, pero aún disfruto pensar en ese momento. Cada noche tenía que soportar su música espantosa. Hasta el día de hoy mis manos tiemblan cuando escucho la canción "Dreamer". Tengo que admitir que admiraba su estilo de vida rock 'n' roll: volaban alrededor del mundo en sus aviones privados y los llevaban en limosinas llenas de champaña a todos lados.

Tan pronto como empezaron a tocar, empezó a llover. Puede que suene mal, pero aún disfruto pensar en ese momento. Cada noche tenía que soportar esa música horrible.

Publicidad

Cuando empecé como un cocinero de músicos, me encantaba el tour bus. Tiene todo los que puedas necesitar: alcohol, múltiples TVs con consolas de juegos, comida, películas, y todo de la mejor calidad. Dormir sucedía en una forma muy irregular, y se hacían guerras de iPods. Al final del tour, el bus lucía como si Mötley Crüe hubiera estado allí por meses. El baño era posiblemente el espacio más limpio de todo el vehículo, ya que hacer "del número 2" en el baño estaba estrictamente prohibido. Cuando estás atrapado en un pequeño lugar con otras persona el olor a mierda digamos que no era muy agradable.

En una oportunidad cuando casi prendo fuego el bus con una botella de ajenjo. Si lo bebes correctamente, debes poner un cubo de azúcar en una cuchara especial que se balancea sobre una copa, y servir el licor por encima (contenido alcohólico 80 por ciento) y luego prendes fuego el azúcar antes de mezclarla con la bebida. Aparentemente, ya había volcado una gran cantidad de licor en la mesa porque se prendió fuego luego de que preparara muchos cócteles, por suerte pude apagar las llamas rápidamente usando una toalla. Habían drogas en grandes cantidades. Cada lugar tenía una persona encargada, quién sabía en dónde podría encontrar cosas específicas: alimentos y narcóticos. Al encargado se le daba una lista de compra que tenía las drogas deseadas.

No soy un santo pero ya no me interesaban mucho las drogas a ese punto de la gira. Lo único que hacía ocasionalmente era fumar mota. Esta también era la razón por la que dejé de salir de gira. No me malinterpreten: los artistas no se pasaban todo el día fumando o aspirando pero la mayoría de las personas responsables de los servicios en la gira se pasaban drogándose. Es un hecho muy conocido que a los chefs les gusta tomar y drogarse y los chefs de gira llevan el asunto a un nivel más allá. Mientras que las leyendas del rock and roll se quedan comiendo quínoa los del equipo están todos súper drogados.

Aunque no todo era diversión. Trabajé por 18 horas al día y sólo pude descansar cuando conducíamos a nuestro próximo destino. Mis días libres eran muy buenos pero solitarios. Veía las mismas caras todos los días en estadios, buses y teatros así que cuando tenía un día libre intentaba no verlos. La compañía de producción nos daba bastante efectivo además de nuestro salario y usaba ese dinero para ir a restaurantes con estrellas Michelin. En la actualidad no hago tanto dinero y ya no puedo ir esos restaurantes. Dudo que vuelva a hacer tanto dinero como chef nuevamente.

En su libro Kitchen Confidential, Anthony Bourdain escribió: "Tu cuerpo no es un templo, es un parque de diversiones. Disfrútalo lo más que puedas". Muchos miembros del equipo tomaron ese consejo demasiado literal. Es un estilo de vida que atrapa fácilmente, pero es también muy poco saludable. Luego de dos años, decidí que hasta allí había llegado y no me quería volver como algunas personas a las que conocí. Prefería ser un tipo normal que vive una vida normal, o tanto como eso fuera posible para un chef.