FYI.

This story is over 5 years old.

Actualidad

Mr. Robot: Una colección de sutiles referencias contemporáneas

Cientos de espejismos que pasan desapercibidos en forma de déjà-vus.
31.8.16
Capturas del primer trailer de Mr. Robot por el autor

En estos tiempo, en nuestra generación, tenemos muy pocas cosas que son verdaderamente nuestras; vivimos un momento en el que la misma identidad y estética se remonta al pasado. Es reflejo de algo ya vivido. Las mayores tendencias culturales (fuera del swag y el reggaetón, pienso yo) son refritos u homenajes a movimientos ya existentes, sus eternos retornos. Y de estos últimos hemos visto muchos, en la moda, con el estilo rocker de los 50's; en la música, con el glorioso regreso de lo emo, clasiquísimos como Green Day y Blink 182 nos regalan nuevos éxitos, y varios ejemplos más.

Publicidad

En el tema del cine, hemos tenido a grandes maestros del homenaje, que rescatan temáticas o estéticas y las usan como plataforma para nuevas y geniales creaciones. Tenemos, por ejemplo, exponentes como las Wachowskis, quienes han tomado como base, como masa madre, clásicos de acción orientales, como Tai Chi Master y Fist of Legend; también ciencia ficción: Blade Runner y Total Recall. A su vez, está Quentin Tarantino, quien ha ido desde las mismas referencias, hasta rendir homenaje a los clásicos del western.

Pero hay otro sector. Aún con películas como Avengers y X-Men, que son una escandalosa explosión de efectos especiales, existe una buena cantidad de producciones que se siguen enfocando a la técnica y la actuación. La narrativa en el cine no ha muerto, simplemente no está en el lugar que nos alumbran los reflectores. Y como este cine, los productores y la audiencia buscan una alternativa, una experiencia de la misma calidad, pero más duradera: las series.  Hemos visto el maravilloso impacto que han tenido éxitos como Mad Men, Breaking Bad, House of Cards o The Office, series que por varias razones se incrustaron en la mente del público, dejando huella en la historia de la televisión; sin embargo, ¿qué pasa cuando la nostalgia llega a la pantalla chica, o al servidor de streaming? Mr. Robot.

Esta serie ha llegado a apoderarse del público, al punto de crear una fanbase tan fuerte como la de Game of Thrones. Aunque son completamente distintas, cada una en su sección, en su género, se ha encargado de rendir homenaje, ya sea por medio de la asimilación de estilo, la parodia, o algún otro recurso intertextual. Stranger Things es un collage de referencias a los clásicos ochenteros, y podemos verlo en todo: tomas, vestuario, escenario y música; Pero por su lado, Mr. Robot se ha encargado de seguir las líneas temáticas sobre tres o cuatro ejes principales, con muchas otras referencias más sutiles.

Publicidad

Mr. Robot, sus principales referencias no son tan lejanas como las de la otra serie. Ésta es una serie sobre descontento social, ansia de mejora, de liberación, de anarquismo, y la búsqueda de un sujeto común por ayudar al mundo a salir de las garras del gran monstruo que los oprime. Como se dijo arriba, ésta se va desplazando sobre ejes principales; lo podemos percibir desde el inicio, cuando nos recibe con pantalla negra la voz del narrador/personaje principal, Elliot, comenzando a contarnos la situación que vamos a presenciar. Aquí encontramos dos referencias: Fight Club, necesariamente, cuando al inicio el narrador nos dice qué hace con una pistola en la boca, después reflexiona para decirnos que debe remontar para que entendamos su historia. A su vez, recordamos Memento de Christopher Nolan, contraparte de David Fincher (Fight Club), donde el personaje principal le habla a una voz sin rostro del teléfono, contándole la situación por la que está pasando. A su vez, tenemos la trama principal, del sujeto que odia las grandes corporaciones, y quiere acabar con ellas (en este caso es una sola) para que el crédito de la gente baje a cero y se liberen económicamente; También tenemos a la personalidad “débil”, al más racional, arrepintiéndose de las acciones, mientras su otro yo lleva los planes al final. Tenemos también una clarísima semejanza a V for Vendetta, con el primer mensaje que manda Mr. Robot en su máscara; el siguiente mensaje en una pantalla gigante interviniendo la señal oficial; y las protestas de la gente a pie, con todos usando la misma máscara, nos recuerda claramente a la gloriosa toma de V cuando por fin explota el Parliament.

Publicidad

Por último, en cuanto a los principales, tenemos al antagonista de nuestro Elliot/Mr. Robot, y la película en la que está basado: American Psycho. Tenemos al personaje importante en un gran corporativo, alguien obsesionado con los lujos, con la música (aunque este, a diferencia de Patrick Bateman, al parecer se obsesiona con la clásica), el sexo (con prácticas poco comunes) y por su físico. Ambos personajes son obsesivos, egocéntricos y se dejan llevar por su propia locura hasta llegar a puntos de no retorno; sin embargo, Tyrell Wellick se ve encantado con el trabajo de Elliot y su grupo de hackers clandestinos, y los apoya. Lo vemos sumergirse en un mundo muy distinto al suyo, como The Narrator se va metiendo al mundo sin reglas de Tyler Durden.

Además de estos principales, podemos encontrar muchas otras referencias. Tenemos, por supuesto, a Hackers, un grupo clandestino de expertos en computadoras que intentan combatir a un genio malvado; más específico, está el enigmático whiterose, quien necesariamente nos recuerda a Razor and Blade. Podríamos también agregar a Trainspotting, con los discursos irónicos de Elliot, parecidos a los de Renton, sobre cómo llevar una vida “normal”, y probablemente en el curso de su desintoxicación, donde ambos protagonistas la pasan verdaderamente mal. Nos topamos a su vez con algunas referencias a The Matrix, fuera de las temáticas principales que hemos abordado, como el descontento social y la rebelión al sistema establecido, tenemos varias secuencias parecidas a la persecución de Neo, entre otras; por último mencionaré Requiem for a Dream, en que, además del uso de drogas y la música, en los momentos en que Elliot y Harry se dan sus dosis, podemos ver pequeños cortes de imágenes muy precisas, cortando la droga, la pupila dilatándose, etc., así como el sonido de las acciones pasando a primer plano.

Publicidad

A pesar de ser para todo público y estar tan bien hecha, existe una generación que encuentra un paraíso discreto de nostalgia en cada episodio.

Relacionados:

American Horror Story anuncia una nueva atracción en los Universal Studios

¿Cómo serían los 80 con las redes sociales de hoy en día?

Strangify: La plataforma que convierte cualquier texto en un misterio …