Identidad

Algunos hospitales enseñan sexo a los adolescentes mediante emojis

Los nuevos anuncios en las redes sociales para informar sobre pruebas de ETS, pruebas de embarazo y planificación familiar incluyen emojis de berenjenas y melocotones.
25.7.16
Image via Twitter

Los educadores sexuales de Nueva York creen que han encontrado la clave para conseguir que los adolescentes utilicen sus servicios de salud sexual: los emojis.

Una nueva campaña emprendida por el servicio de salud y los hospitales de Nueva York ha empezado a usar estos familiares iconos en sus anuncios en las redes sociales dirigidos a informar a los adolescentes neoyorquinos sobre los servicios de salud confidenciales que hay a su disposición. Según las leyes del estado de Nueva York, no se requiere permiso de los padres para que los adolescentes accedan a estos servicios y el servicio sanitario y hospitalario de la ciudad de Nueva York espera que su campaña con emojis incremente la concienciación y el uso. Con los jóvenes de entre 12 y 21 años como objetivo, estos anuncios incluyen un enlace al sitio web del servicio sanitario para jóvenes donde los adolescentes pueden consultar los servicios disponibles en los centros situados por toda la ciudad, incluyendo pruebas de ETS, pruebas de embarazo, planificación familiar, contracepción de emergencia y mucho más.

La campaña ha recibido algunas críticas por parte de personas preocupadas por que la sutileza de los anuncios —que incluyen pájaros y abejas, el mono tímido y, por supuesto, melocotones y berenjenas— podría no ofrecer una comunicación suficientemente clara a los adolescentes de Nueva York, especialmente a aquellos para los que el inglés es su segundo idioma. Pero el Dr. Richard Zapata, gerente de divulgación y educación sobre salud pública, explicó al New York Times que los adolescentes que formaron parte de los grupos experimentales dijeron que esas imágenes lograban captar su atención.

La Dra. Logan Levkoff, educadora sexual, dice que cree que la campaña posee el potencial de ser muy efectiva. "Mi opinión es que deberíamos utilizar todos los tipos posibles de comunicación para enviar mensajes positivos y saludables sobre sexo y sexualidad", afirma, "de modo que si no utilizamos las redes sociales nos estaremos perdiendo una excelente oportunidad". También dice que el uso de emojis podría hacer que los adolescentes se sientan más inclinados no solo a fijarse en la campaña, sino también a confiar en ella.

"Que los adultos empleen el humor con los jóvenes de este modo, de forma que reconocen que sí, que hay cosas en torno al sexo y la sexualidad que son graciosas, es un gran paso", afirma. "El sexo y la sexualidad son muy importantes y maravillosos y conllevan cierta responsabilidad, pero también incluyen diversión y humor y, si no reconoces esos momentos ocasionales, te estás perdiendo algo".

Esta campaña parece hacerlo de un modo que puede tener sentido para los adolescentes. "El lenguaje de los emojis sigue teniendo una ligera connotación de código secreto", afirma Levkoff, "porque no todos los padres saben lo que representan la berenjena o el melocotón, o cualquier otro emoji que haga referencia a lo mismo. Así que creo que es una forma en cierto modo codificada de decir a los más jóvenes que les escuchamos, que les comprendemos y que estamos aquí para ellos".

Sin embargo, también es importante que los adultos traten de conectar con los adolescentes y los jóvenes en torno al tema de la salud sexual. La educación sexual en EE. UU sigue siendo deficitaria y, como resultado, los adolescentes muchas veces están desinformados o reciben información errónea acerca de las prácticas sexuales saludables.

Como educadora sexual, Levkoff cree que su prioridad es ayudar a los padres y a los adolescentes a comunicarse abiertamente sobre estos temas, pero la realidad es que "con mucha frecuencia los padres no han proporcionado a los adolescentes ninguna información sobre sexo y sexualidad, o lo han hecho de forma crítica y negativa", lo que disuade a los adolescentes de pedir a sus padres consejos sobre salud sexual o acceder a los servicios. Pero una campaña así puede ayudar a animar a los adolescentes a que busquen apoyo en otras fuentes.

"Cuanto más sinceros seamos en torno a todos los aspectos del sexo, incluyendo las cosas más tontas, más realistas seremos", afirma. "Creo que cuando los jóvenes consiguen que un adulto sea suficientemente sincero como para hablar con él de cualquier cosa, resulta increíblemente empoderante para ellos saber que son merecedores de una conversación auténtica".